Benedicto XVI siente "vergüenza" por los abusos y "examinará" las acusaciones de inacción

·3 min de lectura
Benedicto XVI, en la Plaza de San Pedro, en 2014.  (Photo: Andrew Medichini via AP)
Benedicto XVI, en la Plaza de San Pedro, en 2014. (Photo: Andrew Medichini via AP)

El papa emérito Benedicto XVI examinará en los próximos días el informe de la archidiócesis de Múnich que le acusa de no haber actuado en el pasado en al menos cuatro casos de abusos y expresó su “cercanía” a las víctimas.

El secretario personal del pontífice emérito, monseñor Georg Gänswein, explicó hoy al portal Vatican News que Benedicto XVI ha tenido conocimiento del mencionado informe esta misma tarde.

“En los próximos días examinará el texto con la atención necesaria. El papa emérito, como ya ha repetido varias veces durante los años de su pontificado, manifiesta su conmoción y vergüenza por los abusos a menores cometidos por clérigos”, sostiene Gänswein.

El papa alemán, de 94 años y que vive recluido en el monasterio Mater Ecclesiae del Vaticano desde su renuncia en 2013, expresó “su cercanía personal y su oración por todas las víctimas, algunas de las cuales ha conocido con ocasión de sus viajes apostólicos”.

El documento encargado por la archidiócesis de Múnich a un equipo de abogados, presentado hoy, atribuye a Benedicto XVI no haber actuado al menos en cuatro casos conocidos ocurridos en la época en que era cardenal y arzobispo de Múnich y destaca que ha rebatido “contundentemente” estas acusaciones.

Asimismo el informe contempla casos de abusos sexuales ocurridos en el seno de la Iglesia católica en esa archidiócesis desde la postguerra y hasta prácticamente la actualidad.

Antes de acceder al pontificado con el nombre de Benedicto XVI, el cardenal Joseph Ratzinger fue arzobispo de Múnich entre 1977 y 1982, cuando el papa Juan Pablo II (1978-2005) le nombró prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (antiguo Santo Oficio) en el Vaticano.

En dos de los casos atribuidos al periodo en que Ratzinger estuvo al frente de esa archidiócesis, los abusos fueron presuntamente cometidos por dos clérigos que prestaban asistencia espiritual y contra los cuales no se actuó.

Los responsables del informe consideran “poco creíble” la reacción del ahora papa emérito rechazando esas inculpaciones y sostienen, en cambio, que por parte de Ratzinger no hubo “ningún interés reconocible” en actuar frente a ellos.

Asimismo, se muestran convencidos de que Ratzinger tuvo conocimiento del caso del párroco identificado como Peter H., quien en 1980 fue trasladado del obispado de Essen al de Múnich tras haber sido acusado de pederastia y que en su nuevo destino siguió cometiendo abusos.

“Remordimiento” del Vaticano

El Vaticano expresó hoy su “vergüenza” y “remordimiento” por los casos de abusos a menores por parte del clero y afirmó que “dará la justa atención” al documento de la archidiócesis alemana.

El portavoz vaticano, Matteo Bruni, emitió hoy una nota en la que afirmó que “el Vaticano considera que debe dar la justa atención al documento”, pero preciso que “por el momento no conoce el contenido”. “En los próximos días, tras su publicación, lo podrá ver y podrá oportunamente examinar los detalles”, añadió.

Además, el Vaticano quiso “reiterar el sentimiento de vergüenza y el remordimiento por los abusos sobre menores cometidos por el clero. La Santa Sede asegura su cercanía a todas las víctimas y confirma el camino que ha emprendido para tutelar a los pequeños, garantizándoles espacios seguros”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente