Belén Esteban demuestra que presentar un talk show le viene grande

Cuando Sálvame empezó, a Belén Esteban le gustaba identificarse a sí misma como copresentadora del formato, a pesar de que era una colaboradora, con mucho peso, pero colaboradora al fin y al cabo. Desde la pasada semana, sin embargo, tal título es mucho más cierto, pues capitanea una sección del programa llamada Lo de Belén, donde charla con todo tipo de invitados. El espacio es un talk show, una vuelta de tuerca a programas como El diario de Patricia que cada día tiene un tema diferente, pero a Belén Esteban le viene muy grande, tal como dejó constancia este jueves.

Y no hablamos por su dificultad para leer el cue, la pantalla en la que los presentadores ven todo lo que tienen que decir mirando a cámara, pues estos problemas son ya clásicos en Belén. Nos referimos asu falta de empatía al hablar con algunos de los invitados, como le ocurrió ayer con Debbie Serrano, una chica transexual de 23 años que contó su viaje personal.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

La forma de introducir el tema por parte de Belén no pudo ser más desafortunado: “Tú naciste en un cuerpo de niño”, le dijo a la invitada, quien comenzó a contar así su vida, desde que en su infancia pedía muñecas por Navidad.

El pie ofrecido por la Esteban destila un mensaje antiguo, muy desfasado en materias de identidad de género. Durante años los colectivos de personas transexuales nos están enseñando a los comunicadores a tratar estas cuestiones, y en este caso, hay que destacar que el cuerpo en el que nació la invitada siempre ha sido el mismo, se haya sometido o no a procesos de cirugía o reconstrucción. Si es una mujer trans, nació con el cuerpo de una chica trans, no en el de un niño. Tampoco ayudaba el faldón del programa, “Nací como un chico y a los 13 tuve el valor de decirle a mi familia quién era realmente”, frase que la invitada no dijo en ningún momento como tal. Debbie no se tomó a mal en absoluto la frase de Belén Esteban de haber nacido “en el cuerpo de niño”, pero de haber tenido a otra mujer transexual frente a sí, otro gallo podría haber cantado.

Más allá de este momento, Belén sigue demostrando que no es presentadora de televisión, que todo lo bien que funciona como colaboradora se le vuelve una losa cuando se pone sola frente a la cámara. Es torpe realizando las preguntas, le cuesta lanzar una cuestión sin recular; parece que no cree en sí misma, se queda pequeña.

MADRID, ESPAÑA - 23 DE MARZO: Belén Esteban asiste a la presentación del libro '50 a mis espaldas ya mí me importa un bledo
MADRID, ESPAÑA - 23 DE MARZO: Belén Esteban asiste a la presentación del libro '50 a mis espaldas ya mí me importa un bledo" el 23 de marzo de 2022 en Madrid, España. (Foto de David Benito/Getty Images)

A esto le sumamos que no sabe controlar los tiempos televisivos (habla cuando están aplaudiendo y no se escucha lo que dice, por ejemplo) y estaría mucho más perdida si Jorge Javier no estuviese habitualmente a su lado salvándole los muebles. A veces, Vázquez se vuelve su peor enemigo y le roba la escena, cuando la interrumpe para lanzar algunos de sus chascarrillos o dardos, según corresponda.

Hay que destacar que, durante algunos días, ha dado la sensación de que Lo de Belén era un salvavidas para el programa. Según datos facilitados por la consultora GECA, el talk show conseguía una ligera subida de cuota de pantalla respecto al resto de Sálvame Naranja, pero igual todo esto ha sido un espejismo. Y es que Sálvame realmente tiene en estos momentos una situación muy complicada, pues sus audiencias se han hundido por completo.

En la tarde del miércoles Sálvame Naranja marcó mínimo histórico en miles de espectadores al anotar una media de 1.102.000 espectadores, pero es que el jueves volvió a bajar hasta 1.092.000 seguidores, firmando así un nuevo mínimo. En Antena 3 Tierra Amarga consiguió su segunda mejor cuota histórica, con un 18,2%, y consiguió una ventaja sobre Sálvame de 5,6 puntos, la mayor distancia que había logrado hasta la fecha.

Así pues, todo parece indicar que Belén Esteban no tiene la llave del éxito que tanto está buscando Telecinco con Sálvame. A la vista está que las apuestas que se han realizado en las últimas semanas han sido fallidas, quizá porque han confiado en gente como la ganadora de Gran Hermano VIP, que antaño fue un imán para las audiencias, pero ya no. De hecho, hace mucho que Telecinco dejó de gozar de sus ‘belenazos’, aquellas entrevistas que arrasaban en audiencias. A la Esteban el género del talk show le viene muy grande, y atendiendo a los datos, igual muy pronto Lo de Belén desaparece, porque a la vista está que el nuevo Sálvame no está gustando más que el viejo.

Más historias que podrían interesarte: