Belén Esteban y Mila Ximénez, cara a cara

Por Diezminutos.es
Photo credit: telecinco

From Diez Minutos

Tres meses ha pasado Mila Ximénez encerrada entre las cuatro paredes de Guadalix de la Sierra y no ha sido una experiencia nada fácil. En varias ocasiones manifestó sus ganas de abandonar el concurso entre lágrimas y hasta gritos de desesperación, sin embargo, consiguió llegar a la gran final aunque no se hizo con el maletín. Pero tras meses aislada, toca enfrentarse a la realidad y escuchar todo lo que se ha dicho sobre ella y sobre su participación, y hay cosas que no le han gustado nada. Si algo no esperaba era que su compañera y amiga Belén Esteban no hubiera sido un fiel apoyo, es por eso que cuando ha escuchado que hasta pidió su expulsión, le ha sentado realmente mal. Pero tras varios reproches y dardos envenenados, ha llegado la hora de su reencuentro.

Belén y Mila se reencontraban este sábado en el 'Deluxe' en un cara a cara que ha resultado ser de lo más tenso. "Creo que estás siendo muy injusta conmigo", soltaba Belén nada más sentarse frente a su compañera, y entonces empezaron los reproches.

Mila no podía entender por qué Belén ha calificado su concurso como "una mierda", algo por lo que Belén le ha pedido perdón: "Me parece una palabra fea, pero asumo que pedí tu expulsión... Yo aposté por Adara".

Photo credit: telecinco

"Me sentí en corral ajeno, era gente muy joven", confesaba Mila, "no sabía qué estaba haciendo ahí". Algo que Belén conseguía entender a la perfección, y es que si alguien sabe de la dureza del concurso es ella. Además, entre reproches, Belén quso dejar claro que "nunca te he llamado 'hija de p**". Al parecer, Mila le envió un audio el pasado 3 de enero en el que reprochaba a Belén haberla insultado.

"Me duele más lo que diga Belén de mi que lo que pueda decir otra persona", declaraba Mila, "cómo iba a pensar que la que me estaba poniendo a parir eras tú". "Se me rompió el alma al ver que habías pedido mi expulsión", desvelaba Mila.

Photo credit: telecinco

Pero mientras una se defendía de las acusaciones, otra recriminaba sus dolores y decepción, llegó Jorge Javier para solucionar el problema y pedir un abrazo de reconciliación... ¡Y así fue!