Belén Esteban entra en Sálvame desde videollamada

Por Diezminutos.es
Photo credit: Gtres

From Diez Minutos

Belén Esteban, junto a su compañera Lydia Lozano, se han tenido que quedar estos días en casa como muchos españoles para prevenir el contagio. Lydia se llevaba encontrando unos días mal, con algún que otro síntoma, por eso ha preferido guardar cuarentena y no ir a trabajar. Lo mismo a hecho Belén que al ser paciente de riesgo, ha querido refugiarse en su casa hasta que pase esta tormenta. La colaboradora televisiva es diabética y por indicación de sus médicos, va a estar lo más aislada posible, a pesar de no tener síntomas de coronavirus.

Photo credit: Telecinco



En su caso, es muy importante no exponerse bajo ningún concepto a situaciones que puedan llevarla a contagiarse, por lo que con buena actitud y responsabilidad, asume con resignación la cuarentena. Belén ha entrado por videollamada a Sálvame y ahí ha contado que ella está encantada de estar en casa, que por ahora no está agobiada porque tiene mil tareas que hacer. Pero a nuestra princesa del pueblo sí que le angustia algo, su madre. Mientras Belén se encuentra en su domicilio de Paracuellos de Jarama, Mari Carmen Menéndez está pasando esta dura situación en Benidorm con el resto de su familia: "Estoy más preocupada por mi madre, porque está en Benidorm".

Photo credit: Telecinco

Belén también le ha confesado a Jorge Javier que echa mucho de menos ir a trabajar. A ella le encantaba esa rutina y ahora le falta algo. "Es la primera vez que he llorado por no poder estar allí". La colaboradora ha reconocido estar "bien", aunque "inquieta", por el cuidado que debe poner para no exponerse al COVID-19. "Al ser diabética, tengo que tener mucho cuidado. Mi endocrino ha sido muy insistente: no tengo que salir para nada, para nada, para nada". Belén está aprovechando para hacer mil tareas del hogar, incluso actividades para entretenerse como leer, hablar por teléfono, cocinar. Esperemos que pase esto pronto y verla otra vez como siempre.