Agua caliente del grifo, ¿se puede usar para cocinar?

Mónica De Haro
·4 min de lectura

Preparar infusiones con agua caliente del grifo o utilizarla para hervir más rápido los huevos o la pasta es bastante común, pero puede esta práctica ahorrativa no sea una buena idea a tenor de las últimas noticias publicadas. ¿Qué dicen los especialistas?

Getty
Si se usa directamente el agua caliente del grifo, depende de la instalación que uno tenga en casa, es más fácil que arrastre elementos de sus tuberías, explica Joan Grimal, investigador del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua.(Foto: Getty)

“De entrada, y en general, es mejor hacerlo con agua fría y después calentarla con la cocina porque así uno ve lo que hace”, explica Joan Grimal, investigador del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA-CSIC), en declaraciones a la Cadena Ser.

¿El motivo? El agua caliente del grifo arrastra impurezas de las tuberías no aptas para el consumo. Así lo ha explicado Elena Pérez, bioquímica y nutricionista del Centro especializado en Nutrición Celular Futurlife21, en Espejo Público (A3), quien además destaca que tanto el plomo como el mercurio y una serie de metales pesados son perjudiciales para la salud, especialmente en la infancia.

“Antiguamente nadie cogía el agua caliente porque se sabía que las cañerías eran de plomo y pvc y muchas veces ese agua estaba retenida en termos que llevaban ahí bastante tiempo”, ha añadido la nutricionista.

Aunque la mayoría de las tuberías en estos tiempos son de PVC, hubo una época en la cual todas eran de plomo, pero el precio del material y el tiempo que lleva la instalación llevaron al cambio.
Aunque la mayoría de las tuberías en estos tiempos son de PVC, hubo una época en la cual todas eran de plomo, pero el precio del material y el tiempo que lleva la instalación llevaron al cambio.

Aunque la mayoría de las tuberías en estos tiempos son de PVC, hubo una época en la cual todas eran de plomo, pero el precio del material y el tiempo que lleva la instalación llevaron al cambio.

Entran en el organismo por ingestión o inhalación

Ante la duda de si estos metales pesados pueden pasar a nuestro organismo a través de la piel, duchándonos con agua caliente, la experta lo aclara: "Por la piel no se absorben los metales pesados, solo se introducen en el organismo a través de la ingesta y la respiración".

Sabemos que el agua fría disuelve poco y el agua caliente disuelve más los componentes. Es una evidencia. Si en una casa hay tuberías de plomo, es más fácil disolver un poco de plomo en el agua si se hace con agua caliente. Si en la casa no hay tuberías de plomo, el impacto es menor, pero también existe riesgo cuando están fabricadas con hierro, cobre o distintos tipo de PVC.

"El monómero de cloruro de vinilo tampoco es que sea bueno para salud. Se pueden disolver estos monómeros y si el agua está caliente se disolverán más. A base de pasar agua, se irán eliminando y habrá menos. Las tuberías de policloruro de vinilo o cobre son más inertes que las de plomo”, aclara Grimal.

Sabiendo todo esto, lo recomendable sería “cocinar con agua fría que disuelve poco los monómeros del plástico y calentar en una olla que es un recipiente que está previsto para esto y, en la actualidad, son materiales inertes que disuelven poco los metales. Así, se controla mejor el proceso y se sabe mejor lo que se hace”, afirma el químico.

¿Afecta realmente a la salud?

El consumo de estas sustancias neurotóxicas puede influir en el desarrollo de enfermedades del sistema nervioso central y periférico, hiperactividades e incluso causar problemas digestivos, apunta Pérez.

Para contrarrestar los efectos de estos metales, la especialista recomienda recogerla siempre en frío y calentarla posteriormente en una olla. También sugiere tomar frutos secos y semillas ayudan “porque absorben sus toxinas y no entran en el intestino”.

Sin embargo, el científico e investigador Moisés Canle, profesor de Química Física en la Universidad de la Coruña, no está de acuerdo con esta teoría y ha utilizado Twitter para exponer su punto de vista.

“El agua de abastecimiento corre fría por kilómetros de tuberías, y es sólo en el último tramo, desde el calentador o caldera al grifo donde, si acaso, corre caliente. Normalmente se trata de un tramo muy corto, con un tiempo de permanencia muy pequeño”, cuenta el investigador.

“Los materiales de los que se han hecho los tubos, en el pasado y ahora, son extraordinariamente poco solubles...” continúa, dejando claro al final que “el agua de grifo es segura, sana, barata, sostenible” y que no "disuelve" nada de los tubos.

¿Bebes agua del frigo o embotellada? ¿Alguna vez usas el agua caliente para cocinar?

Más historias que pueden interesarte:

Trihalometano en el agua potable: 1.500 casos de cáncer al año

¿Qué pasaría si sólo pudieras beber agua sucia?

Beber agua ‘cruda’, una nueva moda que puede poner en riesgo la salud