"Beate y Serge Klarsfeld. Un combate contra el olvido", un cómic justiciero

·4 min de lectura

Madrid, 21 nov (EFE).- El cómic "Beate y Serge Klarsfeld. Un combate contra el olvido" se estudia en Francia en universidades y colegios, y el motivo es porque se trata de una obra necesaria para la memoria histórica ya que sus protagonistas son unos "superhéroes humanos" que se han batido el cobre para acabar con los nazis.

Los cazadores de nazis más famosos del mundo, así están reconocidos Beate y Serge Klarsfeld, esta pareja que desde los años 50 han viajado por todo el mundo en contra de esos nazis que, auspiciados por gobiernos dictatoriales, han vivido, y algunos aún lo hacen, "una vida asentada, súper lujosa y con nuevas identidades", lamenta en una entrevista con Efe Sylvain Dorange, el historietista de este cómic cuyo guión ha hecho el historiador Pasca Bresson.

Por eso, la vida del matrimonio Klarsfeld es un libro de "amor y justicia", una historia que Bresson conocía desde su adolescencia gracias a sus abuelos y que muchos años después, en 2018, se puso a escribir para recordar cómo fue esta la lucha que ambos emprendieron de manera solitaria contra la "Shoá" (el término hebreo utilizado para referirse al Holocausto).

Una lucha que les ha llevado a sentar en el banquillo a verdugos como Klaus Barbie, Kurt Lischka o Herbert Hagen, aunque se les escapó Alois Brunner.

Así, este cómic, reconocen ambos, viene también a luchar contra el actual "aumento del negacionismo y la extrema derecha": "Es muy importante hablar de todo lo que ha sucedido en el pasado y es destacable que en este cómic no se habla de la II Guerra Mundial, sino que se habla de la posguerra y hay pocas obras que hablen de esto", advierte Bresson.

Y es que, lo que Beate y Serge hicieron a partir de los años 50 fue perseguir no sólo a los antiguos nazis y criminales de guerra, sino también a los colaboracionistas franceses. "Los dos han hecho un gran trabajo sobre la memoria para que el antisemitismo no se olvide, y lo han hecho con pequeños recursos", recuerda el historiador y guionista.

Según relata la obra, este "combate" comienza por Serge Klarsfeld, el "verdadero instigador" ya que su padre -judío- fue asesinado en el campo asesinado en Auschwitz. Aunque no fue hasta 1960, tras conocer y enamorarse en París de Beate, una alemana que "desconocía bastante lo que había pasado en su país", cuando esta lucha comenzó.

"Serge es quien la introduce en todo lo que había sucedido y está claro que su amor, y el amor que había en su círculo, fue el que hizo posible que se empezara este trabajo. En cierta forma es como si el destino los hubiese reunido para llevar a cabo este propósito y la primera vez que los conocí me impresionó ver aún chiribitas de amor en sus ojos", cuenta Bresson.

Y fueron estas entrevistas las que sirvieron de "fuente de inspiración" al historiador, quien durante cinco meses les visitó cinco veces al mes tanto en su casa de París como en la de la Bretaña.

"Luego hice mucho trabajo de investigación propio por mi cuenta, lo que me ha divertido mucho es al final escribí la obra como si fuera una novela negra", explica.

Pero, advierte para aquellos que se enfrenten por primera vez a la vida de estas dos personas, en "realidad" lo que Beate y Serge querían era obtener el "reconocimiento" por parte del Estado francés de que esos crímenes llevados a cabo por los nazis se habían "cometido".

"Nunca se tomaron la justicia por su cuenta, lo que querían eran llevarlos ante la justicia. No pienso que fuesen superhéroes, eran muy humanos porque al fin y al cabo lo que hace es dar la vuelta al mundo buscando a estos nazis. Son súperhumanos", califica.

Ganadores del premio al Mejor Cómic Europeo en el Festival de Cómic de Múnich, ambos reconocen que lo que más les has gustado al sumergirse en estas vidas ha sido el hecho de que estos dos luchadores por la justicia nunca se han "rendido". Pero, al contrario, lo que más les ha indignado ha sido comprobar cómo los responsables del gobierno francés pusieron "palos en la rueda" cuando estaban persiguiendo a Klaus Barbie.

Pilar Martín.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente