Basta Paz Padilla: cada uno hace su duelo como quiere y puede

·8 min de lectura

Paz Padilla ha regresado a Sálvame tras unos días de ausencia que han hecho correr ríos de tinta. Y es que la presentadora no atraviesa su mejor momento televisivo tras el fracaso del concurso A simple vista en Cuatro. No obstante, la gaditana ha aprovechado su vuelta para defender con uñas y dientes a Mediaset y destacar que será la presentadora de las Campanadas junto con Carlos Sobera.

Ahora bien, dejando a un lado las explicaciones de la humorista sobre por qué no ha presentado el magacín de Telecinco durante las últimas semanas, lo que más ha llamado la atención de los espectadores es que haya vuelto a dar una lección sobre la muerte en pleno directo. En esta ocasión, molestando incluso a Mayra Gómez Kemp quien acudió al plató y habló del dolor que le ha producido el fallecimiento de su marido.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

En su vuelta a Sálvame Paz Padilla quiso echar por tierra los rumores sobre la contradicción que manifiesta Mediaset con ella, sin embargo, se convirtió en tendencia de las redes sociales por otra razón. Y es que Mayra Gómez Kemp la dejó a los pies de los caballos subrayando que no comparte las opiniones de la comunicadora sobre cómo llevar el duelo por el fallecimiento de su marido.

La mítica presentadora de Un, dos, tres... responda otra vez aún está inmersa en el duelo tras la pérdida de su marido Alberto Berco que falleció el pasado mes de enero en Madrid a los 91 años. Mayra Gómez Kemp y su pareja, que perdió la vida a causa de un fallo en el corazón, llevaban 48 años casados y para la también actriz era su pilar fundamental, además del amor de su vida.

En su visita al plató de Sálvame con motivo del Día Mundial de la Televisión (celebrado el pasado 21 de noviembre), Mayra Gómez Kemp reconoció que, a sus 73 años, atraviesa uno de los peores momentos de su vida. “La pandemia nos ha convertido a todos en ermitaños. Estamos peor educados. Estamos más malhumorados. Yo tengo mucha rabia dentro. Que tengamos que vivir tan distantes los unos de los otros. Ahora mismo yo te he visto llegar y te veo tan guapa, te veo tan bien, que tenía ganas de abrazarte y no podía. No podemos dar mal ejemplo”, comentó primeramente a la presentadora.

En este contexto, Paz Padilla quiso recordar la pérdida que ha sufrido la invitada este 2021, haciendo recordar al público que la tragedia también tocó en su propia puerta dado que perdió a su marido Antonio Juan Vidal el 18 de julio de 2020 a causa de un cáncer cerebral: “Yo sé que tú estás pasando por un momento en el que yo también lo estoy pasando porque eso no se supera nunca”. Así, la humorista empujó a Mayra Gómez Kemp a desnudar sus sentimientos delante de las cámaras: “(Estoy) muy sola. Echando mucho de menos. Y, sobre todo, viviendo de recuerdos. De buenos recuerdos. No es fácil decir adiós a alguien. Solo fueron 48 años, se dice rápido”.

En este punto, la presentadora de Sálvame le recordó que “aceptar no es olvidar. No tenemos que olvidar”. Una afirmación con la que coincidió la invitada, asegurando que “si toda la vida es sueño y los sueños, sueños son, el volver a revivir los buenos momentos es volver a vivirlos otra vez”. Sin embargo, la humorista le subrayó que “si vives del recuerdo quiere decir que vives del pasado”.

Una lección de las habituales que suele impartir Paz Padilla en directo y que molestó a Mayra Gómez Kemp: “No. Yo vivo en mi presente. Mi presente es cuidarme por la gente que me quiere. Yo al principio pensé: ¿Y si salgo a la calle sin mascarilla? La idea me rondó. Porque así no será culpa mía. Pero después dije: no. Mi hermana no se lo merece”.

A Paz Padilla le chocó que la icónica presentadora quisiera enfermar, argumentando que “no era tu momento, era el de él” y haciéndole reflexionar sobre cómo le gustaría a su marido verla. “El querría un mundo sin pandemia. Pero eso no existe. Estamos en plena pandemia. La pandemia sigue ahí”, remató Mayra Gómez Kemp evitando que la presentadora le llevara a su terreno.

De cualquiera manera, Paz Padilla siguió insistiendo sobre el tema de la muerte y recordando a la invitada los dos cánceres a los que se había enfrentado. Asimismo le preguntó: “¿Por qué vivimos de espaldas a la muerte? Porque cuando una persona tiene una pareja le sucederán dos cosas: o vivirás un divorcio o la muerte de tu pareja”.

Igualmente, cuando Mayra Gómez Kemp reconoció que sentía cierto consuelo de que su marido hubiera fallecido en casa y acompañado, Paz Padilla quiso ir un paso más allá con sus palabras diciendo que todo el mundo muere solo. A la muerte te tienes que enfrentar solo. Hay mucha gente que sufre porque un familiar suyo no se pudieron despedir y están anclados en ese dolor”.

Pero hay más ya que, a medida que avanzaba la entrevista (ya con los colaboradores también es escena), Paz Padilla insistió tanto en su discurso de aceptación de la muerte que Mayra Gómez Kemp señaló "yo no aceptaré nunca que me falte mi marido. Yo no soy tú. Tú puedes aceptarlo, yo no. Porque no. Porque lo amo, porque lo sigo amando, lo echo de menos, me falta su olor, me falta su contacto. Me falta que me la mano".

Si bien Paz Padilla no se dio por vencida, Kiko Hernández echó un capote a la invitada diciendo que “es su forma de pensar. Yo lo entiendo. Si ella se siente bien así, y pensando eso, no la vamos a cambiar”.

Esta charla entre Mayra Gómez Kemp y Paz Padilla provocó un aluvión de mensajes en la red social del pájaro azul, con internautas echando en cara a la presentadora de Sálvame que una vez más utilizara el programa de las tardes de Telecinco como altavoz para compartir su modo de vivir el duelo por la muerte. Sin embargo, que rasgara en el dolor de su invitada y pusiera el foco otra vez en su forma de afrontar la pérdida refleja que la gaditana sigue sin hacer frente a las quejas de los espectadores que le piden que entienda que cada persona afronta la pérdida como quiere o, incluso, como puede.

Y es que no es de ni lejos la primera vez que Paz Padilla mete la pata cuando aborda el tema de la muerte. Pese a que la vuelta televisiva de la presentadora tras la pérdida de su marido rompió los audímetros y generó un aplauso generalizado, dado que en Sábado Deluxe mostró las herramientas que empleó para superar el duelo, lo cierto es que de un tiempo a esta parte la andaluza más que compartir su modo de seguir adelante lo que hace es imponer sus reflexiones.

Por ejemplo, Paz Padilla no estuvo fina tras la muerte de Álex Lecquio el 13 de mayo de 2020. La humorista comentó en Sálvame que aunque unos padres, en este caso Ana Obregón y Alessandro Lecquio, nunca estén preparados para perder a un hijo hay que aceptar la pérdida. De hecho, aseguró que ella acababa de pasar por un trance parecido dado que el 11 de febrero de 2020 tuvo que decir adiós a su madre de 91 años.

Apenas unos meses después, en noviembre de 2020, Paz Padilla volvió a cubrirse de gloria en la cobertura de la muerte del padre de Irene Rosales. La colaboradora Chelo García-Cortés comentó que la mujer de Kiko Rivera estaba destrozada, puesto que apenas unas semanas atrás también se había tenido que despedir de su madre, y Paz Padilla le regañó por no aceptar la muerte y entender que no es más que parte de la vida: “No juzguemos a los demás ante la muerte como tú vives la muerte. Es un señor que está enfermo. Ella sabrá muy bien cómo gestionar la muerte de su padre pero no pongamos etiquetas por el hecho de que haya un fallecimiento”.

Pero hay más ya que este mismo año a Paz Padilla le llovieron las críticas por instar a su propia compañera Lydia Lozano a que profundizara en la pérdida de un familiar delante de los focos. Jorge, el hermano de la colaboradora, falleció por coronavirus tras 45 días ingresado en el hospital y la humorista quiso ahondar en detalles. “No quiero hablar de esto. ¿Lo puedes entender?”, le pidió la tertuliana aunque la gaditana siguió en sus trece.

De esta manera Paz Padilla ha vuelto a llevarse otro desaprobado por la imposición de su manera de lidiar con el duelo. La actriz y presentadora mantiene un discurso de desapego que ha derivado en la publicación del libro El humor de mi vida y una versión teatral homónima con una creencia y discurso que, en cierto sentido, se han convertido en parte de su figura pública.

Sin embargo, el imponer su manera de vivir el duelo -por muy acertada que sea en algunos momentos o para ciertas personas- comienza a superar lo aceptable al tratarse de algo tan personal como el proceso de decir adiós a un ser querido. Un proceso doloroso que, al final, cada uno lleva como quiere o puede por más consejos que se escuchen por el camino. Después de todo, depende de cada uno trabajarlo como mejor le haga sentir.

La forma en que Padilla impone sus ideas contagian la sensación de que se trata de la única manera de hacerlo, haciendo que su postura resulte agotadora e incluso suene irrespetuosa al insistir en ello. No dudamos que Paz pretende ayudar después de todo, pero insistir e imponer su forma de vivir la muerte de un ser amado sobre quien está sufriéndolo a su manera, no suena acertado.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente