Barcelona exhibe una mirada poliédrica sobre el cerebro desde las humanidades

·3 min de lectura

Barcelona, 26 jul (EFE).- La exposición "Cerebro(s)", en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB), propone una mirada poliédrica sobre este órgano, que combina el punto de vista del arte con dibujos originales de Santiago Ramón y Cajal, primeras ediciones de René Descartes, inventos de científicos visionarios como Leonardo Torres Quevedo, cómics y películas, y proyectos de centros científicos.

La directora del CCCB, Judit Carrera, ha señalado este martes en la presentación que esta exposición "se produce en un contexto de explosión del conocimiento sobre las mentes no humanas, y en el marco de unos avances científicos y tecnológicos acelerados que generan tanta admiración como inquietud".

Algunos científicos, continúa Carrera, hablan de un "nuevo renacimiento" y otros, más cautos, alertan de "los riesgos de una división de la humanidad entre los superhombres, con capacidades aumentadas, y la población que no tenga acceso a las prótesis tecnológicas, y advierten también de los peligros derivados de que "gobiernos y grandes tecnológicas puedan jaquear la mente para convertirla en un nuevo espacio de control político o en objeto de consumo".

La exposición, que es una coproducción con la Wellcome Collection de Londres y la Fundación Telefónica, que la llevará a Madrid el próximo diciembre, aborda, según Carrera, "uno de los grandes debates políticos de nuestro tiempo desde la intersección entre la ciencia y las humanidades".

A lo largo de la exposición, que estará abierta al público en el CCCB desde mañana miércoles y hasta el 11 de diciembre, se explora cómo el arte, la ciencia y la filosofía han estudiado y representado en la historia este órgano complejo y fascinante.

En la exposición, comisariada por el físico y biólogo Ricard Solé y Emily Sargent (Wellcome Collection), se presentan unas 300 piezas, entre ellas obras de artistas como Tomás Saraceno, Ivana Franke, Patrick Tresset, Joan Fontcuberta, Greg Dunn, Roc Parés, Laramascoto, Shona Illingworth o Xavi Bou.

Junto a la obra plástica, se puede contemplar material histórico, como dibujos originales de Santiago Ramón y Cajal, ediciones de época de Vesalius o Descartes, inventos y maquinarias de científicos visionarios como Torres Quevedo o Lady Ada Lovelace.

Ricard Solé ha subrayado que "Cerebro(s)" es también "una reivindicación de la figura de Ramón y Cajal, que "ha sido maltratado por España, frente a figuras como Pasteur en Francia o Darwin en Reino Unido, y aquí no se ha conservado ni su casa natal".

"Cajal es muy importante no solo por el descubrimiento de la neurona, sino por lo que intuyó, y no es un científico del pasado, pues cada vez que se habla de neurociencia se cita a Cajal", apunta el comisario.

El recorrido expositivo comienza con la sección "Materia", en la que se analiza cómo el estudio de los cráneos fósiles y el arte rupestre desvelan la aparición de la mente simbólica.

Al inicio de este primer apartado, que evoca un gabinete de curiosidades, se presenta parte de la extensa colección de la Wellcome Collection, así como diferentes analogías tecnológicas: el cerebro como telar, calculadora mecánica, red eléctrica o telefónica, o como ordenador.

En un segundo apartado, "Mente", se analiza el cerebro y la conciencia como procesos donde la memoria es un elemento fundamental, "probablemente el atributo más importante de nuestro cerebro", señala Solé.

También se pone el acento en el estado actual de la neurociencia y en las exploraciones filosóficas y éticas que algunos artistas hacen a partir de este conocimiento, entre ellos los autorretratos del artista William Utermohlen, afectado por Alzheimer.

La muestra concluye en una tercera sección, "Otras mentes", que habla de inteligencias artificiales alternativas y reflexiona sobre la posibilidad de la existencia de otras inteligencias, como las del pulpo, las colonias de hormigas que serían como un cerebro líquido, células simples que resuelven problemas matemáticos complejos o robots biológicos sin cerebro que muestran comportamientos básicos.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente