El Barça ataca a la misma velocidad que defiende: pasando de todo

Leo Messi trata de superar a Toño y Rubén Vezo durante el partido. (Foto Joan Valls/Urbanandsport /NurPhoto via Getty Images)

Quique Setién llegó al Camp Nou con la vitola de revolucionar un equipo que, pese a estar más que vivo en todas las competiciones, necesitaba un giro en el devenir de su temporada para volver a enamorar con su juego. Con una propuesta inicial más controladora y contemplativa y otra más agresiva, ofensiva, veloz que la de Valverde, el Barça ha cambiado tanto su forma como su fondo, pero cuando ha querido ir más allá, el sistema azulgrana se ha partido hasta convertirse en un conjunto muy vulnerable en fase defensiva.

¿Cómo puede ser el Barça así de profundo y vertical sin sufrir tanto al perder el balón? La pregunta retumba como un tambor en la cabeza del técnico cántabro, quien ya ha modulado su radical propuesta inicial hasta pintar al equipo con tonos ‘valverdianos’. En este sentido, la circulación del esférico del Barça ha mejorado y el engranaje permite al club azulgrana mover el balón mucho más rápido que antes, pero el equipo aún no está preparado para recuperar el balón tras perderlo.

El Levante recupera el balón en su propio campo, nadie presiona al poseedor del esférico mientras que el Barça de dividie y deja un 3vs3 en defensa.
Como nadie aprieta al jugador levantinista con el balón, pueden lanzar hacia sus atacantes.
El Barça se rompe y el Levante goza de oportunidades claras para marcar.
De nuevo, el Barça pierde el balón y el equipo se vuelve a partir en dos, dejando a la defensa desprotegida.
El Levante se planta en campo rival sin que nadie presione al jugador con el balón, por lo que pueden ir progresando sin problema alguno.

Como muestran las imágenes, el Barça tiene un plan para tener la pelota, pero no uno eficiente para hacerse de nuevo con el balón tras perderlo en pocos segundos. En este sentido, a causa de la falta de energía a la hora de presionar y la descoordinación azulgrana exhibida para ser verticales sin estar demasiado alejados del balón, el Levante pudo salir jugando en largo y en corto tras aprovechar los diversos desbarajustes defensivos culés.

Gracias a ello, el conjunto valenciano pudo salir con el balón controlado hasta asentarse en campo rival, ya que la falta de Arturo Vidal en el centro del campo -entre otros motivos- permitió a los visitantes progresar sin apenas oposición en una segunda parte marcada por las continuas llegadas del Levante. Al Barça le faltan muchos matices defensivos para tratar de reducir las distancias entre jugadores y cerrar las puertas a los pases contrarios.

Así, el Camp Nou pudo vivir un enfrentamiento entre un equipo en construcción en plena fase de pretemporada sin margen para el error, el Barça de Setién, y otro conjunto con múltiples recursos coletivos e individuales ofensivos para hacer mucho daño a cualquier rival de la Liga.

Con ello, el conjunto levantinista supo sacar rédito de la débil transición defensiva azulgrana para encontrar situaciones de desequilibrio de 1v1 en los extremos y exponer el sistema defensivo con movimientos de ruptura muy agresivos.

Si bien el técnico cántabro ya ha dado muestras de ser consciente de las debilidades de su sistema y de las necesidades de verticalidad y desborde que necesitaba su circuito de pases, aún no ha sido capaz de tratar de controlar a los diferentes rivales a los que se ha enfrentado. Probablemente, el Barça no tenga tiempo material para desarrollar la compleja propuesta de Setién en tiempo récord, pero deberá encontrar el equilibrio entre lo que es y lo que quiere ser.

En definitiva, la gran asignatura pendiente de Quique Setién será tratar de cuidar su vulnerable transición defensiva antes de afrontar un mes en el que jugará en San Mamés, Benito Villamarín y San Paolo y recibirá a Getafe, Real Madrid y Real Sociedad en el Camp Nou. Rivales de altura para poner a prueba a un equipo que acaba de empezar a andar y el que ya se observan visos positivos, pero donde la debilidad defensiva representa un déficit competitivo. La hora de la verdad ya ha llegado.

Más historias que te pueden interesar: