Banqueros centrales escriben réquiem por estrategias inflación

·3 min de lectura

(Bloomberg) -- Están aumentando los riesgos de que el mundo esté cambiando a un régimen de mayor inflación, lo que obliga a los banqueros centrales a ir contra sus estrategias de los últimos 20 años.

Ese fue un mensaje clave del presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, y sus homólogos europeos el miércoles mientras debatían cómo abordar las persistentes presiones de los precios y un crecimiento más lento.

“No creo que vayamos a volver a ese entorno de baja inflación”, dijo la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, en el foro anual del BCE en Sintra, Portugal.

“Hay fuerzas que se han desatado como resultado de la pandemia, como resultado de esta enorme crisis geopolítica que enfrentamos ahora, que van a cambiar la imagen y el panorama en el que operamos”, dijo durante un panel de discusión de 90 minutos moderado por Francine Lacqua, de Bloomberg Television.

Sus comentarios, junto con los de Powell y del gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, significan un posible cambio en la práctica de la política monetaria. Durante años, el principal enemigo que enfrentaron los banqueros centrales fue una inflación demasiado baja, lo que los llevó a implementar tasas de interés cercanas a cero y enormes compras de bonos para impulsar sus economías durante las recesiones y las débiles recuperaciones.

El enemigo común ahora son las fuertes presiones de los precios, que han subido a máximos de 40 años en EE.UU. a medida que cadenas de suministro enredadas por la pandemia y la invasión rusa de Ucrania hunden las predicciones de que serán fugaces, lo que obliga a los banqueros centrales a pisar el freno: la Fed aumentó las tasas de interés en 75 puntos básicos este mes, el mayor aumento desde 1994, y señaló que podría hacer lo mismo en julio.

Para Powell y sus colegas, si se concluye que una inflación subyacente corre el riesgo de aumentar y desarraigarse del objetivo de 2% de la Fed, eso podría significar un cambio de política aún más agresivo de lo que sugiere su pronóstico de junio.

Esa perspectiva, que ya muestra la medida más hawkish de la Fed desde la década de 1990, proyecta que las tasas aumentarán otros 175 puntos básicos este año y alcanzarán un máximo de entre 3,75% y 4% en 2023. Sin embargo, al año siguiente, los funcionarios apuntan a leves recortes de tasas a medida que el crecimiento se modere y la inflación vuelva a retomar su rumbo hacia la meta.

El titular de la Fed advirtió sobre una “redivisión del mundo en bandos geopolíticos y económicos rivales, y una reversión de la globalización” que podría resultar en una menor productividad y crecimiento.

Ya se puede observar el riesgo de una escasez más duradera a medida que el mundo se reordena. Las tasas de inflación en EE.UU., el Reino Unido y la eurozona están muy por encima de sus objetivos y la preocupación es que eso pueda persistir a medida que se reconfiguran los patrones de producción y comercio global.

Durante décadas, las economías avanzadas disfrutaron de los beneficios de la globalización. En la terminología de la banca central, las expectativas inflacionarias estaban ancladas y eso hizo posible que los bancos centrales permitieran que los mercados laborales funcionaran mejor. El acceso a mano de obra extranjera también perjudicó el poder de negociación de los trabajadores, lo que socavó aún más la inflación, pero con un costo social, ya que los salarios se estancaron.

“Los últimos diez años fueron hasta ahora el apogeo de las fuerzas desinflacionarias que enfrentamos”, dijo Powell. “Ese mundo parece haber desaparecido ahora, al menos por el momento. Ahora vivimos con diferentes fuerzas y tenemos que pensar en la política monetaria de una manera muy diferente”.

“Estamos comprometidos y lograremos que la inflación baje al 2%”, dijo Powell. “Es muy probable que el proceso implique ciertas complicaciones, pero la peor complicación surgiría como consecuencia de no abordar esta elevada inflación y permitir que se vuelva persistente”.

Nota Original:

Central Bankers Write Requiem for Low-Inflation Strategies

More stories like this are available on bloomberg.com

©2022 Bloomberg L.P.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente