Una banda cavó un túnel para robar un banco en Roma: uno de ellos quedó atrapado y tardaron ocho horas en rescatarlo

·4 min de lectura
Roma; robo; banco; mundo
El operativo de rescate en Roma - Créditos: @HANDOUT

ROMA.- Era un plan maestro, pero tuvo un final lamentable. Una banda estaba cavando un túnel en Roma, aparentemente para robar un banco ubicado cerca del Vaticano, pero uno de sus miembros quedó atrapado ayer cuando se derrumbó una parte del asfalto y tuvo que ser rescatado en un extenso operativo que cautivó a los italianos.

Los bomberos tardaron ocho horas en llegar hasta el punto seis metros debajo de la calle Innocenzo XI en Roma donde se encontraba el hombre, en un operativo que comenzó, tras un llamado a la policía. El sospechoso fue operado y está próximo a recibir el alta médica, mientras que otras tres personas fueron detenidas ayer cerca del lugar del hecho.

El túnel excavado empezaba en un comercio vacío que había sido alquilado recientemente.

“Todos pensábamos que estaban renovándolo”, dijo una vecina, Michele.

Los periódicos italianos, por su parte, destacaron que el túnel donde se encontró a este hombre está cerca de dos bancos.

El caso tuvo una amplia difusión en lso medios italianos. “La banda del pozo”, tituló el diario Corriere della Sera. La Stampa informó: “Cavaron un túnel para robar un banco y uno de ellos acabó enterrado”.

La policía declaró que había detenido a cuatro personas en relación a estos hechos, incluido el hombre atrapado. “No excluimos la posibilidad de que se trate de ladrones”, afirmó un portavoz de los carabinieri de Roma.

El hombre atrapado

El “hombre-topo”, como lo llaman los medios italianos, es un romano de 33 años que dijo llamarse Andrea Grassi.

Según se reconstruyó, en medio de las excavaciones se desprendió un trozo de asfalto y lo dejó atrapado a unos 6 metros de profundidad. Un llamado a la policía alertó sobre una persona atascada en un túnel en la calle Innocenzo XI, cerca de la basílica de San Pedro.

Roma; robo; banco; mundo
El rescate del "hombre-topo" - Créditos: @Giorgio Farolfi

“¡Ayúdenme, por favor, libérenme!”, decía el hombre, desesperado, a los rescatistas que llegaron al lugar con unidades especiales para intentar salvarle la vida. Finalmente lograron sacarlo unas ocho horas después de comenzado el operativo, con una excavadora con la que abrieron un túnel paralelo. Los bomberos recibieron aplausos de las numerosas personas que se habían aglomerado alrededor del pozo.

El sospechoso fue trasladado al hospital Gemelli, donde fue operado y estabilizado, y hoy mismo podría recibir el alta. El sospechoso será interrogado en los próximos días. Está acusado por daños y derrumbe negligente, igual que las otras tres personas que fueron detenidas ayer cerca del lugar del pozo.

“¿Cuánto costó salvar a un presunto ladrón que se había metido en un túnel bajo la calle Innocenzo XI, en Aurelio, quizás para robar de la bóveda de un banco a unos 300 metros de distancia? Al menos 70.000 euros, que serán sustraídos del bolsillo de los contribuyentes. Una parte del botín de un robo que pudo ser millonario, a ejecutarse el fin de semana de Ferragosto”, dice hoy el diario Corriere della Sera.

Detenidos

Tres cómplices que lograron salvarse del derrumbe fueron detenidos por los carabinieri en las inmediaciones del pozo. Todos tienen antecedentes de robo.

Dos de ellos, dos hombres napolitanos de 46 y 57 años, fueron liberados hoy, a la espera del juicio. “Íbamos manejando por casualidad y accidentalmente vimos a un niño pidiendo ayuda y cuando vimos el túnel en el piso nos asustamos y nos fuimos”, dijeron en su declaración.

Roma; robo; banco; mundo
Los bomberos, durante el operativo de rescate

Los dos están acusados de no haberse detenido mientras iban a bordo de un jeep y de haber embestido un patrullero que los seguía. El juicio está fijado para el próximo 20 de diciembre.

El tercer detenido es de Roma, como el “hombre-topo”.

En los próximos días también se escuchará al propietario del local vacío de donde comenzó la excavación y que había sido alquilado recientemente.

La investigación central apunta a que la banda quería asestar un golpe en uno de los dos bancos ubicados cerca del túnel y que estaban aprovechando que la ciudad está prácticamente vacía por el fin de semana largo, debido al feriado del 15 de agosto.

Agencias AFP y ANSA