Balones de Oro y de hojalata

Estoy harto de quienes se pasan el día diciendo que el periodismo va de mal en peor. No todo es involución, chiringuitización y ruina, cenizos. Cuesta dar con ellos, pero hay breves destellos para el optimismo. Por ejemplo, con el Balón de Oro. No sé si el INE podrá documentarlo, pero tengo la convicción de que la calidad de vida de los españoles aficionados al fútbol ha mejorado de forma sustancial en los últimos años, a medida que el debate sobre el dichoso trofeo de ‘France Football’ se ha ido difuminando.

No hace mucho, la pugna de Cristiano Ronaldo y Leo Messi por la dichosa pelotita dorada era tema casi diario de debate en los medios. No hacía quince minutos que había terminado una semifinal de Champions y los comentarios se empezaban a alejar del partido para discutir si el resultado acercaba al premio a uno u otro. La Liga, por supuesto la Copa y hasta la mismísima Champions se vaciaron: sólo tenían sentido en función de si podían influir o no en el Balón de Oro, un premio de premios que concentraba la temporada y permitía individualizarlo todo: la gloria para uno y, aún más importante, la miseria para otro.

Este martes, Messi aparecerá sonriente en las portadas de ‘Mundo Deportivo’ y ‘Sport’ (escribo esto nada más terminar la gala, pero hasta Roberto Gómez podría adelantarlo sin temor a equivocarse). En esos dos diarios nadie cuestionará esta vez los métodos del certamen. Por supuesto, esto no siempre ha sido así. En 2006, cuando el agraciado fue Fabio Cannavaro -fichado sólo unos meses antes por el Real Madrid-, las cosas eran bien distintas. ‘Sport’ rebautizó el premio como “el “Balón de Hojalata”. Semanas después, el FIFA World Player pasó a ser el “Farsa World Player” y el propio Cannavaro, que no andaba muy fino, derivó en “Cannamalo”. Para que luego digan que no hemos mejorado. También es verdad que nos reímos menos.

El hombre de hojalata necesitaba un cerebro.

A falta de una portada incendiaria este martes en ‘As’, una de sus grandes firmas, Tomás Roncero, trató de reverdecer viejos tiempos en la retransmisión de Mega. Su presencia junto a Pedrerol, Buyo y el Lobo Carrasco en las galas del fútbol ha alcanzado casi tanto arraigo como la de Ramón García en las campanadas. No descarto, de hecho, que para el próximo The Best el Lobo empiece a salir con capa.

Tras conocer el premio a Messi, en el Teatro Chatelet de París se proyectaron algunas de sus mejores jugadas del año. Roncero no resucitó el Balón de Hojalata, pero le faltó poco. “Eso lo hace hasta Bale”, farfulló tras un gol de falta. “Eso lo ha aprendido de Sergio Ramos”, murmuró tras un penalti a lo Panenka. Panenka, imagino, también lo aprendió de Ramos.

Para Roncero, cualquier jugador del Real Madrid es capaz de hacer lo mismo que el seis veces ganador del Balón de Oro. Y no me refiero sólo a los actuales. De hecho, no se explica por qué ‘France Football’ no ha entregado al Real Madrid un Balón de Oro colectivo. Sólo así habría tiempo material de que Roncero atinara con todas sus predicciones en una década larga.

[19-X-2007] “Robinho es más completo que Messi. […] Ya sé que la pulga es un solista único, capaz de hacer cosas con el balón sólo al alcance del mejor Maradona. […] Sólo al alcance de un potencial Balón de Oro. Lo será en 2009” [Tomás Roncero / As]

[25-I-2008] “Observen las importantes diferencias entre el ruidoso cumpleaños que celebró Ronaldo al poco de llegar al Real Madrid en su casa de La Moraleja y el fantástico guateque que ayer le organizó AS al futuro Balón de Oro del año 2008. Robinho me recuerda cada vez más a Raúl. Sin que nadie se me ofenda” [Tomás Roncero / As]

[4-I-2012] “Ya sé que para la votación del Balón de Oro del año 2012 no llega a tiempo. El próximo lunes está cantado que le darán a Messi su galardón en la Gala de Zúrich, pero si el premio llega a retrasarse un par de meses más me da que Benzema le hubiera roto la quiniela a más de uno. Que sí, señores, Que no me he vuelto loco. Que les insisto en que si sigue en esta progresión, en la Gala de Zúrich del año 2013 hay un montón de oro concentrado en un balón que tiene destinatario: KARIM BENZEMA” [Tomás Roncero / As]