Balenciaga, el creador de la Alta Costura

Hijo de un pescador y una costurera, Cristóbal Balenciaga nació en 1895 en Guetaria (Guipúzcoa) en el seno de una familia humilde. Su pasión por la moda despertó muy pronto, ya que con sólo trece años convenció a la marquesa de Casa Torre de su talento. Ella, que conocía su afán creativo, le retó a copiar uno de sus vestidos más exclusivos y le dio un trozo de tela, y él lo hizo con tanta maestría que la marquesa se convirtió en su mecenas.


En 1914, abrió en San Sebastián su primera tienda, y con el estallido de la Guerra Civil se trasladó a París, desde donde conquistó tanto a la alta sociedad como al resto de diseñadores. La mismísima Gabrielle Chanel dijo de él: es el único de nosotros que es un verdadero couturier”.

A medio camino entre diseñador y escultor, sus diseños eran verdaderas obras de arte que jugaban con las formas y los volúmenes, con un acabado perfecto. No se limitaba a dibujar sus creaciones (como hacen muchos diseñadores de moda), sino que tenía un dominio absoluto de la costura y de los tejidos.

[Relacionado: Diane Kruger, una lección de estilo]


De hecho, él mismo definió al milímetro cómo debería ser el trabajo de un modisto en su cita más famosa: “Un buen modisto debe ser arquitecto para los patrones, escultor para la forma, pintor para los dibujos, músico para la armonía y filósofo para las medidas”.

Marlene Dietrich (quien declaró que jamás ninguno de sus vestidos necesitó un retoque) y Greta Garbo fueron algunas de sus más célebres seguidoras, además de la reina Fabiola de Bélgica y la Duquesa de Alba, que le eligieron para crear sus trajes de novia.


El único de sus diseños que se produjo de forma masiva fue el uniforme de las azafatas de Air France, poco antes de que decidiera retirarse del mundo de la moda tras el boom del prêt-à-porter. Es uno de los nombres más grandes de la moda, y sin duda el más grande de origen español. Su legado ha servido de inspiración para muchos otros creadores, y está a disposición de quien quiera disfrutarlo en el museo que lleva su nombre, que abrió sus puertas el pasado año en su Guetaria natal.