¿Por qué no me baja la regla si no estoy embarazada?

·7 min de lectura
Photo credit: Peter Cade - Getty Images
Photo credit: Peter Cade - Getty Images

Hay un mini ataque de pánico mucho peor que el de no encontrar el móvil cuando nos palpamos el bolsillo o rebuscamos en el bolso: se trata de aquel que sufrimos cuando hacemos cálculos mentales y descubrimos que tenemos un retraso de la regla. Esa sensación de angustia momentánea no se la deseamos ni a nuestra peor enemiga.

El primer pensamiento que nos viene a la mente, como una terrible sentencia, es el de: "estoy embarazada". Pero tranquila, relax, echa el freno: la ausencia de regla (conocida como amenorrea) no siempre se traduce en embarazo. Si has tomado precauciones, no habrá de qué preocuparse. ¿Pero qué ocurre cuando, aun tomando anticonceptivos, la menstruación no aparece? ¿Por qué se retrasa la regla si sabes que no puedes estar embarazada?

"Lo creas o no, el útero o incluso los ovarios no son los que llevan la voz cantante para que la regla se produzca cada mes", dice la doctora Mary Jane Minkin, profesora clínica de obstetricia y ginecología de la Universidad de Yale. "El control está en el cerebro", asegura. "Es el hipotálamo, situado en la base del cerebro, el que se encarga de que las hormonas reproductivas estén en equilibrio en cada ciclo para realizar sus respectivas tareas, de modo que ovules y menstrúes cada mes".

Ahora que ya sabes que el hecho de que no te baje la regla no implica que estés embarazada, es necesario que conozcas los factores que pueden estar afectando a tus períodos. Y concretamente estas son las 8 posibles causas por las que no te baja la regla que nos ha explicado la doctora, para que así no estés esperando como agua de mayo a que llegue.

Importante: si tienes un retraso excesivamente largo, lo mejor es que consultes con tu ginecólogo.

1. ¿Has tomado bien tus anticonceptivos?

Photo credit: Isabel Pavia - Getty Images
Photo credit: Isabel Pavia - Getty Images

Si quieres mantener relaciones sexuales sin riesgo de quedarte embarazada, puede que este sea uno de los métodos a los que recurras -eso sí, recuerda que estos no te protegen de las enfermedades de transmisión sexual a diferencia de los preservativos-.

De todos los métodos anticonceptivos que existen hay algunos, como la píldora o el anillo, que sirven para regular tus ciclos. En realidad cuando los utilizas, tu cuerpo no pasa por la fase de ovulación, por eso no se produce el embarazo. Sin embargo, puede que sin querer hayamos alargado la toma de pastillas, o que se nos haya olvidado sacar el anillo cuando tocaba. Estos dos despistes pueden ser el motivo por el cual nuestra regla decide hacer mutis por el foro.

También puede ocurrir que hayas estado utilizando uno de estos anticonceptivos durante un largo periodo, pero hayas decidido dejar de hacerlo. Ahí es completamente normal que tu próxima regla se retrase, pues el cuerpo necesita volver a encontrar su ciclo natural.

2. La alimentación puede influir en la amenorrea

Aunque no lo creas, tu alimentación puede afectar a tus períodos hasta el punto de provocar irregularidades. Por eso, es otra de las claves que no debes olvidar para que tus reglas sean lo más regulares posibles.

"La amenorrea es uno de los desórdenes menstruales más habituales en edad fértil. Puede tener muchos orígenes", nos explica Marta León (@foodgreenmood), autora de Alimentación y salud femenina: cuida tus hormonas comiendo rico. "Una alimentación baja en grasas o poco energética puede ser una de las causas que lleven a nuestro organismo a decidir poner como prioridad nuestra supervivencia antes que nuestra reproducción. Lo que en medicina se llama “inhibición del eje gonadal” encargado de la producción de hormonas sexuales, para priorizar la “actividad del eje adrenal”, que tiene más que ver con la supervivencia o la búsqueda de energía. Si esto nos ocurre, la alimentación es un factor que debemos tener en cuenta, incluso en mujeres que creen que comen sano".

Entonces, ¿hay alimentos que puedan alterar el ciclo menstrual? "Más bien hay productos que pueden alterar el ciclo menstrual, como por ejemplo el alcohol, que además es un hepatotóxico (no debemos olvidar que el hígado es un gran aliado nuestra salud menstrual). También los alimentos ultraprocesados, ricos en azúcares y grasas saturadas alteran el buen funcionamiento de nuestro metabolismo y alteran nuestro equilibrio hormonal. O las dietas con muy pocas calorías y bajas en grasas saludables, que pueden hacernos perder de peso rápidamente, también desequilibrar nuestros ciclos o incluso hacer que la menstruación desaparezca. Debemos ver a nuestro ciclo menstrual como el barómetro de nuestro bienestar femenino. Y tratar de escucharlo cuando nos pide ayuda".

3. El estrés, enemigo de la regla

Photo credit: boonchai wedmakawand - Getty Images
Photo credit: boonchai wedmakawand - Getty Images

Siempre ha sido uno de nuestros grandes enemigos y, en este caso, lo es especialmente. La menstruación se produce gracias a la "magia" que realizan las hormonas en nuestro cuerpo. Sin embargo, cuando las hormonas del estrés (cortisol) se alteran, estas pueden afectar a las demás, haciendo que nuestro ciclo se retrase. Por lo tanto, no sirve de nada preocuparse en exceso de la falta de regla (si sabes que no puedes estar embarazada), ya que lo único que conseguirás es generarte aún más estrés y retrasar su llegada.

Photo credit: Sarawut Doungwana / EyeEm - Getty Images
Photo credit: Sarawut Doungwana / EyeEm - Getty Images

4. ¿Has tenido cambio de pesos radicales?

Photo credit: Peter Dazeley - Getty Images
Photo credit: Peter Dazeley - Getty Images

Otro motivo por el que no te baja la regla puede ser que hayas experimentado cambios físicos recientemente. En especial, si has perdido peso de manera considerable y algo brusca. Si tienes carencias alimenticias, tu cuerpo puede dejar de producir las hormonas responsables de la menstruación, haciendo que estas desaparezcan. Por eso la amenorrea es frecuente en mujeres que padecen anorexia.

Una alimentación saludable y variada es esencial para que nuestro cuerpo realice sus funciones correctamente.

5. Si estás dando el pecho, la regla puede retrasarse

Photo credit: Westend61 - Getty Images
Photo credit: Westend61 - Getty Images

Cuando das el pecho, tu cuerpo produce prolactina, una hormona fundamental que permite la lactancia materna. Sin embargo, también provoca la disminución de los niveles de otras hormonas (la LH y la FSH) que intervienen en la menstruación, haciendo que esta se retrase o no se produzca.

No te preocupes, porque se trata de una decisión sabia de tu cuerpo: este retraso de la regla evita que pierdas más sangre (y por lo tanto, hierro) tras el parto.

6. Quizá estés cerca de la menopausia...

Si estás cerca de llegar a ese momento que todas queremos retrasar lo máximo posible... puede que tu regla empiece a ser mucho más irregular, el principal indicador de que se aproxima. Y no, no entres en pánico porque este momento de la vida es lo más natural del mundo. Si tienes más de 45 años, es probable que tu cuerpo comience a adentrase en el camino hacia la menopausia, por eso son totalmente normales los desajustes en tu menstruación. Es un proceso gradual, por eso no debes preocuparte si los retrasos en tu regla comienzan a ser más o menos frecuentes.

7. Haces ejercicio de forma excesiva

Photo credit: Thomas Barwick - Getty Images
Photo credit: Thomas Barwick - Getty Images

El ejercicio riguroso, como el entrenamiento para una maratón o un triatlón, puede causar estrés físico, lo que puede provocar un desequilibrio hormonal que fastidie tu periodo. De hecho, la ausencia de regla es algo que suelen experimentar algunas deportistas de élite.

¿Te suena a ti esta situación? Si es tu caso, comunícaselo a tu médico y cuéntale en qué consisten tus entrenamientos para que pueda ayudarte a valorar si pueden estar afectando a tu menstruación. Si un profesional así lo considera, tendrás que reducir la exigencia y la carga de tus entrenamientos para que tu regla vuelva a ser regular. ¡Todo sea por salud!

8. Premenopausia

Podría deberse también a que estés experimentando una menopausia prematura. "Cuando las mujeres menores de 40 años tienen un fallo hormonal importante, pueden sufrir una menopausia prematura, también conocida como 'fallo ovárico prematuro'. Además de la ausencia de la menstruación, los signos de esta afección incluyen sofocos, sudores nocturnos y sequedad vaginal", nos explican.

Pero esto no debería ser lo primero en lo que debes pensar cuando no te baje la regla. "No es algo tan común, así que no debes preocuparte inmediatamente por ello", explica la doctora.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente