Aziz Ansari vuelve casi 4 años después del escándalo sexual que lo llevó a ser cancelado por Hollywood

Pedro J. García
·12 min de lectura

La segunda temporada de Master of None vio la luz en mayo de 2017, hace ya una eternidad. La serie creada y protagonizada por Aziz Ansari fue una de las ficciones más aclamadas de Netflix, pero un escándalo sexual alrededor de su protagonista la ensombreció y puso en duda su continuación, llevando al actor de Parks and Recreation a ser “cancelado” por Hollywood y las redes sociales en plena era #MeToo.

Cuatro años después, parece que el gigante streaming está dispuesto a dar una segunda oportunidad al cómico y actor estadounidense. Y es que, según rumores, la tercera temporada de Master of None ya está en marcha y su rodaje tendría lugar en Londres. De hecho, al parecer la producción entró en desarrollo el año pasado, pero la pandemia obligó a retrasarla como tantos otros proyectos. Ahora parece que la serie se ha reanudado y todo apunta a que es posible que tengamos nuevos capítulos en un futuro cercano.

Master of None (K.C. Bailey/Netflix)
Master of None (K.C. Bailey/Netflix)

La noticia del regreso de Master of None nos obliga a echar la vista atrás para reflexionar sobre lo que ocurrió con Ansari y si en este caso hay motivos para “descancelarlo” ante el regreso de Master of None, una de las mayores joyas de Netflix. Analicemos su caso.

Master of None se estrenó en noviembre de 2015. La serie, creada y producida por Aziz Ansari junto a Alan Yang, narra las aventuras semi-autobiográficas de un treintañero neoyorquino de origen indio en plena búsqueda personal, profesional y romántica. La serie recibió críticas excelentes por su acertado retrato generacional y su sensibilidad a la hora de plasmar las relaciones amorosas, amistosas y familiares en la era de las redes sociales y las apps de citas. Su brillante segunda temporada, filmada parcialmente en Italia y estrenada en 2017, tuvo una acogida incluso más cálida, entrando en numerosas listas de lo mejor de aquel año.

Ansari, que alcanzó la fama catódica interpretando a Tom Haverford en la comedia de culto Parks and Recreation, desveló con Master of None una nueva faceta como autor que lo llevaría a subir peldaños en Hollywood, donde empezó a ser visto como una fuerza creativa a tener en cuenta dentro la comedia de autor televisiva. Master of None desató comparaciones con el cine clásico de Woody Allen (quizá visto ahora, dicha comparación no haya envejecido bien) y obtuvo numerosos premios y nominaciones, entre ellos el Globo de Oro a mejor actor de comedia para Ansari y dos Emmy a mejor guion.

Tras la segunda temporada, Ansari anunció que tardaría más de la cuenta en hacer una tercera, con Netflix respaldándolo y dispuesta a esperar lo que hiciera falta. Según contó a Vulture (via Collider), el actor necesitaba convertirse en “un tipo diferente” antes de sentarse a escribir los nuevos capítulos. “Me tengo que casar o tener un hijo o algo. Ya no tengo nada más que decir sobre ser un hombre joven y soltero en Nueva York comiendo por la ciudad todo el tiempo”. Curiosamente, los acontecimientos que sucederían a estas declaraciones llevarían a Ansari a convertirse en otra persona… pero no fue de la forma que él había imaginado.

Unos meses después saltaba el escándalo. Al amparo de los movimientos #MeToo y #TimesUp, fueron muchas las mujeres que alzaron la voz para denunciar comportamientos inapropiados, acoso o agresiones sexuales por parte de hombres poderosos en la industria del entretenimiento y otros ámbitos. El escabroso caso de Harvey Weinstein -y antes el de Bill Cosby- fueron solo la punta del iceberg. Decenas de mujeres, entre ellas actrices conocidas de Hollywood, señalaron a sus depredadores en artículos, entrevistas y redes sociales, dando lugar a una nueva era de revaluación en Hollywood y a nivel global, en la que figuras televisivas como Jeffrey Tambor, Kevin Spacey o Louis C.K. (por nombrar solo algunos) fueron cayendo uno detrás de otro.

Y Aziz Ansari también fue una de las figuras públicas acosadas públicamente de acoso sexual.

Fue en enero de 2018 en un artículo de la web Babe.net, donde se publicó el relato anónimo de una fotógrafa de 23 años que había tenido una cita con Ansari en la que, según ella, fue víctima de un comportamiento sexual inapropiado por su parte. El artículo, titulado Tuve una cita con Aziz Ansari. Se convirtió en la peor noche de mi vida, se hizo viral y causó un enorme revuelo en Internet. La pieza, escrita por la periodista Katie Way, narraba con todo lujo de detalles el atropellado encuentro entre la joven, que en el texto aparece con el nombre ficticio de Grace, y el actor, al que conoció en una fiesta posterior a la gala de los Emmy en 2017.

Según el relato de Grace, la cita tuvo lugar una semana después de ese primer encuentro en Nueva York. Los dos cenaron en un elegante restaurante situado en un barco en el río Hudson y posteriormente se marcharon al apartamento del actor en el barrio de Tribeca. Grace detalla cómo, una vez allí, Ansari se mostró ansioso por mantener relaciones sexuales. Tal y como ella expresa, el actor ignoró las señales verbales y no verbales de que ella no quería llegar tan lejos como él claramente deseaba. Aun así, la noche derivó en encuentro sexual.

Grace recuerda que él se desnudó y a continuación la desnudó a ella. Se practicaron sexo oral de manera mutua y él la beso de forma “forzosa”, acorde a su descripción. Cuando terminaron y ella dijo que quería marcharse, él llamó a un Uber para que la recogiera y la noche terminó. Al día siguiente, Ansari le envió un mensaje en el que decía “Fue divertido conocerte anoche”. Ella respondió “Puede que lo fuera para ti, pero no para mí. Ignoraste claras señales no verbales y seguiste con tus avances. Quiero asegurarme de que eres consciente de ello para que la siguiente chica no tenga que volver llorando a casa”. Ansari respondió a este mensaje pidiéndole disculpas: “Me entristece mucho oír esto. Claramente malinterpreté las cosas en ese momento y de verdad que lo siento mucho”. Esa fue la última vez que Grace y Aziz estuvieron en contacto. Tras reflexionarlo durante un tiempo, la joven decidió compartir su experiencia públicamente para denunciarla como “agresión sexual”.

Por su parte, Ansari respondió a las acusaciones de Grace en un comunicado (también publicado en el artículo de Babe) donde confirmaba que efectivamente había tenido una cita con ella y que habían mantenido relaciones sexuales. El actor reiteraba que “todas las señales apuntaban a que era completamente consentido”, pero cuando la joven le dijo que no había sido así para ella reaccionó “sorprendido y preocupado”. A lo que añadió: “Me tomé en serio sus palabras y le respondí de forma privada después de procesar lo que me había dicho”. Para concluir, Ansari aseguró “continuar apoyando el movimiento que está teniendo lugar en nuestra cultura. Es necesario y ya era hora”.

El caso de Ansari dio lugar a un intenso debate sobre lo ocurrido aquella noche y en torno a la cuestión del consentimiento. ¿Fue realmente agresión sexual o una “mala cita”? Esa fue la pregunta que muchos plantearon tras leer lo ocurrido. Mientras unos apoyaron a Grace en su denuncia, otros consideraron que su relato no implicaba agresión o violación y que tachar a Ansari de depredador sexual era una exageración -aunque no fueron pocos (incluidos defensores de Ansari) los que coincidieron en tachar su comportamiento de incorrecto o desafortunado. Los hubo también que opinaron que la denuncia pública de Grace solo servía para restar importancia a los casos reales de agresión sexual, mientras que estos argumentos fueron rechazados por mujeres que arrojaron luz sobre una situación que por desgracia ocurre demasiado a menudo: sentirse acorralada en un encuentro sexual y no saber cómo reaccionar. Desde luego es un tema demasiado complejo, pero al menos sirvió para generar conversación sobre el consentimiento y la necesidad de atender mejor al lenguaje verbal y no verbal en situaciones íntimas.

Después del escándalo, Ansari se retiró de la vida pública y mantuvo un perfil bajo durante un tiempo. Un año más tarde, en 2019, regresó discretamente con el monólogo Aziz Ansari: Right Now, especial de comedia dirigido por Spike Jonze que también está disponible en Netflix. En el monólogo, Ansari toca el tema del clima social actual, haciendo referencia a sus acusaciones y mostrándose arrepentido. El estreno de Right Now era toda una declaración de intenciones por parte de Netflix, que parecía seguir respaldando a Ansari a pesar de la controversia. De hecho, cuando las acusaciones salieron a la luz, la presidenta de contenidos de Netflix por aquel entonces, Cindy Holland, lo defendió públicamente y expresó su interés en una tercera temporada de Master of None, “cuando Aziz esté listo”.

Saltamos dos años hacia delante y Aziz parece estar preparado para volver a ponerse en la piel de Dev. Teniendo en cuenta lo que pasó, su regreso ha sido rápido pero progresivo. Después del monólogo de Netflix, Ansari participó en el especial pandémico de Parks and Recreation, donde volvió a interpretar a Tom Haverford, recibiendo así el apoyo implícito de sus compañeros de reparto y la cadena NBC, donde se emitió el capítulo en abril de 2020. Ahora, según informa la web británica Chortle, la tercera temporada de Master of None está en marcha precisamente desde principios del año pasado y tras un parón por la pandemia, su rodaje se desarrolla en Londres, continuando el espíritu europeo de la segunda.

Para quien no se acuerde, la segunda temporada de Master of None terminaba apuntando a una posible ruptura entre Dev y Francesca (Alessandra Mastronardi). Por eso tiene sentido que la tercera transcurra en otra localización, con el protagonista ingresando en una nueva etapa vital. Chortle desvela que la tercera temporada contará con el fichaje de Naomi Ackie, actriz de Star Wars y reciente ganadora del BAFTA por The End of the F**ing World, como su nuevo interés amoroso, además del regreso de Lena Waithe (que se llevó el Emmy a mejor guion por uno de los episodios más aplaudidos de la serie) como Denise, la amiga de la infancia de Dev. Se desconoce cuándo volverá la serie a Netflix, que por ahora no ha confirmado oficialmente la nueva temporada.

Master of None (Ali Goldstein/Netflix)
Master of None (Ali Goldstein/Netflix)

El regreso de Aziz Ansari nos invita a hacer varias reflexiones. Por un lado, Hollywood olvida pronto el pasado, pero por otro, en el actual panorama social, la cultura de la cancelación se nos ha ido de las manos y se ha convertido en una peligrosa arma arrojadiza. Que conste que en ningún momento consideraría el comportamiento de Ansari como correcto y que hay muchos casos en los que la cancelación y el ostracismo están más que justificados, pero también creo en las segundas oportunidades, y el suyo es un caso, afortunadamente, abierto a la redención. No estamos hablando por ejemplo de Louis C.K. (otro cómico y actor que conquistó a la crítica con su aclamada serie Louie), acusado por varias mujeres de su trabajo de desnudarse y masturbarse delante de ellas, retirado de la televisión y de vuelta poco después al mundo de los monólogos, como si no hubiera pasado nada. La memoria de Hollywood es corta y muchos pierden la cuenta de la gente que ha sido cancelada, pero puede que Ansari se haya ganado al menos el beneficio de la duda y una posible descancelación con condiciones.

Aunque tiene mucho que demostrar, todo apunta a que Ansari está arrepentido y dispuesto a aprender de lo que pasó (hay que resaltar también que desde entonces no ha transpirado ninguna otra historia sobre él). Y esa es la lección con la que personalmente elijo quedarme. El relato de Babe.net (web que, por cierto, también fue puesta en entredicho por la naturaleza cuestionable de mucho de sus artículos y acabó derrumbándose en 2019) sirvió al menos para que muchas mujeres compartieran sus propias experiencias y muchos hombres se replanteasen su comportamiento en situaciones similares. Muy probablemente entre ellos Ansari.

Curiosamente, Master of None ya incluyó una trama #MeToo de acoso sexual en su segunda temporada con el personaje interpretado por Bobby Cannavale, pero seguramente no me equivoque al predecir que el tema estará bastante presente en la tercera. No concibo un regreso de esta serie después del escándalo público y el tiempo para reflexionar que ha tenido su creador, sin que esté totalmente condicionada por aquel episodio de su vida. Queda por ver cómo se afrontará y si el resultado servirá para que Ansari se redima y nos demuestre lo que ha aprendido sobre las relaciones y el consentimiento.

Personalmente, Master of None me parece una obra maestra, en especial su segunda temporada. No suelo pronunciar esas dos palabras muy a la ligera, así que cuando lo hago, es porque lo siento de verdad. La serie me conquistó por completo con su sentido del humor y sus personajes, pero sobre todo por la sofisticación y elegancia con la que está hecha, con ese embriagador sentido del romance y episodios verdaderamente emotivos (como esa joya que es el capítulo flashback centrado en el personaje de Lena Waithe). En mi opinión, Master of None es una exquisitez que elevó el listón de las comedias millennial y se alzó como una de las mejores series de la historia de Netflix.

Casi cuatro años después de su premiada segunda temporada, y tras ser silenciada por la plataforma a causa del escándalo de su creador (de repente fue como si nunca hubiera existido), la serie calienta motores para volver. El mundo ha cambiado mucho en muy poco tiempo y será interesante ver cómo Ansari lo refleja en las nuevas peripecias de Dev. Espero que sepa aprovechar esta segunda oportunidad para demostrarnos que se puede aprender de los errores y crecer como persona. No me vuelvas a decepcionar, Aziz.

Más historias que te pueden interesar: