Azat quiere acabar con su rival en su boda en ‘Hercai’

Por Telenvela

From Diez Minutos

Yaren destroza a Reyyan el vestido de novia horas antes de la boda. Para solucionar el problema sin que su hija sea castigada, Handan le ofrece el suyo. La chica lo acepta con humildad y se lo pone con la ilusión de casarse intacta. Enseguida llegan los Aksoy con Miran a la cabeza, que se queda fascinado al verla. Aun así, continúa con su plan de venganza contra los Sadoglu y recibe a la joven, a quien entrega su padre, Hazar. Nasuh aprovecha para pedirle la mano de Gönül, a quien quiere casar con Azat, convencido como está de que no se atreverá a negarse, pero se equivoca… Aunque el patriarca de la familia se siente humillado, la boda se celebra.

En la fiesta, Miran y Reyyan agasajan a los invitados con el baile tradicional. Yaren, muerta de celos, suplica a su madre que le permita marcharse, pero ella la obliga a quedarse. También Sultán exige a Gönül guardar las apariencias: “Se supone que eres la hermana del novio”. Azat se presenta bebido al festejo para acabar con Miran. Firat trata de impedir el enfrentamiento, pero ya en la calle los hombres llegan a las manos. Hazar sale seguido de Reyyan y, después de separarlos, convence a su yerno de que se marche con su esposa.

Zhera, una madre con el corazón destrozado

Fuera de sí, Azat apunta a Miran cuando va a subir al coche, pero Firat le aparta el brazo y quien recibe la bala es la pequeña Gül, que cerca de allí trata de capturar un globo de la fiesta. La niña es llevada de inmediato al hospital, donde se debate entre la vida y la muerte. En la sala de espera, Zhera grita a Handan y a Cihan: “¡Vuestros hijos han sido siempre un problema para los míos! ¡Mi pequeña no puede morir, no os lo perdonaré en la vida!”. Ajenos a lo ocurrido, Reyyan y Miran pasan su primera noche de pasión. Al día siguiente, ella se despierta feliz, pero él le dice con frialdad que el cuento de hadas se ha acabado y se va. Mientras se aleja, sufre escuchando los gritos de la mujer de quien se ha enamorado suplicando que no la deje.