Las Azúcar Moreno estallan contra Jorge Javier por el trato recibido tras su abandono

Encarna y Toñi Salazar no olvidan su paso por Supervivientes. Las Azúcar Moreno decidieron abandonar el concurso a las pocas semanas de su inicio, algo que fue entendido como una estrategia para no ser penalizadas por la organización y que provocó la ira de la productora y de Mediaset. Jorge Javier Vázquez recibía en plató a las hermanas de Los Chunguitos de mala manera. Enfadado e imponiéndoles un veto, el presentador pronto las invitó a marcharse. Desde entonces, nadie había vuelto a mencionar su nombre ni ellas se habían pronunciado. Ha sido en las redes sociales el lugar en el que las hermanas Salazar han decidido romper su silencio. Antes de que arrancase uno de sus últimos conciertos, Encarna y Toñi grababan un vídeo en el que arremeten contra el presentador y comparten su versión de los hechos.

VER GALERÍA

azucar

"Nosotras estamos muy recuperadas de lo que hemos vivido hace dos meses, gracias a Dios, porque tanto nosotras como los que nos quieren saben cómo somos y en ese sentido estamos muy bien, muy tranquilas", empezaba diciendo Encarna. "Fue muy cruel en sus palabras y esas palabras no van con lo que hemos hecho, nos hemos ido de un reality, pero no hemos robado ni hemos matado a nadie. Creo que hay gente a la que sí se le podían haber dicho todos esos adjetivos que se nos dijo a nosotras, y los tiene muy cerca, y nunca les ha dicho nada", manifestaba Encarna.

- Leer más: Azúcar Moreno, muy críticas con 'Supervivientes' en el día de la gran final

VER GALERÍA

sv

"Y otra cosita. Recordaré toda mi vida los ojos de esa persona, el odio que vi, la maldad que viví. Jorge, no se puede ser así, porque el que la hace la paga. Tú vienes de abajo, has servido café, has sido un don nadie, y nadie te ha hablado así. Hay que ser más justos en la vida", añadía contundentemente Toñi. "Nosotras tenemos mil fallos, y hemos pedido perdón a la audiencia y a la productora. No tenemos nada en contra de Telecinco. Pero esta persona nos ha hecho un daño moral tremendo, y eso no se puede hacer. Con dos personas que llevamos trabajando desde que tenemos uso de razón. Lo único que te digo es que la plaza está llena, la gente nos mima y nos quiere. No hace daño quien quiere, sino quien puede. Así que que te vaya bonito, adiós", decían antes de despedirse.