¿Cómo pueden ayudarnos las artes marciales a vivir plenamente?

dani galindo artes marciales
Las artes marciales pueden ayudarnos a vivir mejorAlberto Novoa

Dani Galindo es unos de los expertos de kung fu más reconocidos de nuestro país que ha estudiado durante años el pensamiento y el modo de vida de los grandes maestros de esta disciplina. Ahora se ha decidido a publicar ‘Cinturón negro de la vida’, un libro que recoge sus aprendizajes de la filosofía oriental y nos los acerca a nuestro día a día para sacar todo el partido a nuestro potencial.

Por que las artes marciales son mucho más que una serie de estilos de lucha o un simple deporte. En ellas se encierran los secretos de una filosofía ancestral que han practicado grandes sabios a lo largo de la historia, desde los estoicos griegos hasta los ascetas budistas. Sin embargo, para los que las ven desde la lejanía, esas enseñanzas, que nos ayudan a soportar los embates de la vida y resurgir exitosos de ellos, se han olvidado un poco.

Dani Galindo es todo un experto en este campo, comenzó con las Artes Marciales cuando era muy pequeño pero, en realidad, hasta los 15 años no supo que realmente quería dedicarse a ellas profesionalmente.

A partir de entonces comenzó a vivir por y para el Kung Fu y a los 19 años realizó su primer viaje a China, a un templo perdido en las montañas para comenzar a formarse aprovechando las vacaciones de verano. Tras tres viajes más a ese país y haber cursado el Grado Superior de Deportes, y cursos de Acupuntura y Osteopatía, entre otros, podemos concluir que pocas personas conocen más el mundo de las artes marciales en nuestro país que Dani.

Para saber un poco más de su libro y a qué tipo de personas les puede interesar, contactamos con él para que nos lo contara.

¿Cómo se te ocurrió la idea de aplicar las enseñanzas de las artes marciales a la vida normal?

Hoy en día las artes marciales no consisten simplemente en pelear y pelear, como mucha gente puede creer. Las artes marciales son un camino de vida, un estilo en el que aprendes a ser un guerrero del siglo XXI.

Las artes marciales te enseñan a combatir los problemas de frente, a ser valiente ante el miedo y sobretodo te dan una paz espiritual que nos permite estar tranquilos en la ajetreada vida que llevamos.

Además de todo esto, claro, también aprendes a defenderte y te pones muy fuerte. Pero, con este primer libro, quería acercar al mundo entero las maravillosas perlas de sabiduría que contienen estas artes porque sé que van a ayudar a aquellos que lo lean debido a que habla de todas las situaciones por las que pasa un ser humano desde que se vuelve independiente y se da cuenta de que la vida es como la jungla, solo come el más rápido, el más fuerte o el más inteligente. La sabiduría marcial te convierte en un samurai en la oficina.

Estructuras tu libro en diferentes niveles, como los cinturones de las artes marciales. ¿Qué niveles hay y de qué forma podemos ascender?

En el arte del kung fu en mi escuela los niveles están estructurados por animales. Y cada animal tiene una enseñanza. Los animales son: grulla, tigre, serpiente, leopardo y dragón. Y después va el cinturón negro.

Empiezas por la grulla, en el que tienes que aprender que la vida siempre está buscando el equilibrio en la naturaleza. Si dentro de ti no hay un equilibrio de emociones, difícilmente vas a sentirte bien. Hay que encontrarlo.

En el nivel de grulla se aprenden muchas cosas profundas de uno mismo que son necesarias para empezar con la acción: el tigre. En este nivel aprendes ciertos mecanismos y comportamientos para pasar de la procrastinación a la acción, de la pereza a las ganas. Aprendes a usar la fuerza de la inercia a tu favor.

Cuando aprendes estas técnicas pasas a la serpiente. La serpiente es muy inteligente, paciente y astuta, y eso es lo que aprenderemos. Hay muchos obstáculos que no se superan con fuerza sino con flexibilidad, paciencia y precisión a la hora de ir a por un objetivo.

Y así sucesivamente hasta llegar al cinturón negro que es el último nivel de todos, donde ya te has empapado, motivado e ilusionado para comerte la vida. Es un libro sencillo de leer pero muy profundo en cada frase.

¿Me podrías poner tres ejemplos de cómo las artes marciales pueden enseñarnos a vivir mejor?

El primero es que, cuanto más fuertes nos sintamos corporalmente, más confianza tendremos en nosotros mismos. Y si tenemos más confianza, vamos a ser capaces de elegir mejor a la hora de tomar decisiones. Por ejemplo en el trabajo o en una relación de pareja.
Tomar buenas decisiones es muy importante para sentirse bien. Y si te sientes bien, te va todo mejor.

El segundo es que si aprendes a defenderte, tu autoestima sube directamente. Te sientes más seguro por la calle o en cualquier situación donde pueda pasar algo. Por suerte, vivimos en un país donde no suele haber situaciones arriesgadas pero, saber que puedes defenderte o solucionar un situación “peligrosa”, te da poder y confianza. Lo he visto muchísimo. La expresión corporal de los artistas marciales no es la misma que la de una persona retraída y débil.

Y en tercer lugar, la valentía de estar entrenando hasta límites mentales y corporales en los que tienes que resistir porque no aguantas más, hace que todos los límites se expandan. Si tienes miedo a pelear y en el tatami lo superas, directamente te vuelves más valiente para enfrentarte a esa persona que se aprovecha de ti fuera del gimnasio. Supéralo en el tatami y se superará en el exterior. Las artes marciales son una constante lucha que hace que te vuelvas más fuerte en todos los ámbitos de tu vida.

¿A qué tipo de personas recomendarías tu libro?

A todas aquellas personas que procrastinan sus sueños, a emprendedores y amantes del arte. Ya sea un negocio, una disciplina como el baile o una web de coaching, ‘Cinturón Negro de la Vida’ te impulsa a ser más valiente en tus proyectos, a lanzarte y sobretodo a equivocarte porque es así como se aprende.
En definitiva, a todas las personas que tienen pasión por la vida y no quieren morirse sin haber hecho nada.