Cómo afecta el avance del coronavirus al suministro de antidepresivos

·7 min de lectura

Cada vez más personas se preguntan si el coronavirus puede hacer que se queden sin sus medicinas. Las interrupciones de la cadena de suministro son especialmente preocupantes para quienes toman antidepresivos, ya que suspender abruptamente el tratamiento puede tener graves consecuencias

Getty
La toma de ansiolíticos en nuestro país es de las más altas del mundo. La pandemia por el coronavirus pone de relieve el problema al que se exponen los miles de pacientes que se encuentran bajo tratamiento psiquiátrico (Foto: Getty)

A medida que el nuevo coronavirus detiene el mundo lentamente y abre crisis paralelas, las personas están tratando de buscar nuevas alternativas para adaptarse a los cambios y mantenerse. Una de las grandes preocupaciones para muchos es si existe la posibilidad real de que las cadenas de suministro de medicamentos se vean interrumpidas por el virus.

Esto podría conducir a la escasez de fármacos en muchos países y podría tener graves consecuencias para algunos enfermos, generando síntomas de abstinencia y recaídas. Por ejemplo, ¿deberíamos estar preparándonos para una posible escasez de antidepresivos?

El desabastecimiento, un problema anterior al coronavirus

Esta es la pregunta que plantean medios nacional e internacionales como Vice, que señala que dicha escasez ha sido un problema persistente desde hace décadas, incluso en las mejores condiciones. Ahora nos enfrentamos a condiciones extremadamente inciertas, y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) reveló a fines de febrero que había visto la primera escasez causada por el brote de COVID-19. Aunque la agencia no revelará qué droga o su origen, una medida criticada por expertos, algunos especulan que es un antibiótico o antimicrobiano, procedente de China”.

Si se mantienen las circunstancias actuales de evolución de neumonía por el nuevo coronavirus Covid-19 podría haber problemas de suministro en España. (Foto: Jonathan Nourok/Getty Images)
Si se mantienen las circunstancias actuales de evolución de neumonía por el nuevo coronavirus Covid-19 podría haber problemas de suministro en España. Además, las faltas de suministro de medicamentos no son exclusivas de Madrid ni tampoco de España. Toda la cadena farmacéutica europea estará afectada en mayor o menor grado. (Foto: Jonathan Nourok/Getty Images)

Por su parte, la patronal de genéricos Medicines for Europe confirma que “existe un riesgo inmediato limitado para la producción o los suministros en Europa como resultado de esta situación”, advierte “Esto se debe, explican, a que las compañías trabajan con margen en términos de existencias y, además, algunas han realizado almacenamiento extra por la celebración del Año Nuevo en China”.

La incertidumbre añaden “afectará naturalmente los envíos futuros y aumentará el coste de las existencias disponibles”. Por ello, si la situación continúa o se agrava, “no podemos descartar un importante impacto en los suministros debido a posibles efectos de la crisis en el mercado”. Por otro lado, la escasez generada por la interrupción de la producción y las exportaciones de principios activos, dice Medicines for Europe, “podría afectar al precio de estos ingredientes con un efecto colateral en el coste de los bienes de producción farmacéutica a nivel mundial”.

De momento, la fabricación de estos 20 medicamentos identificados por la FDA no ha presentado un corte en el suministro. Así lo certifica la Agencia Europea del Medicamento, que no ha detectado problemas de suministro relacionados con la pandemia COVID-19.

No obstante, como medida preventiva, el nuevo Plan de Garantías de Abastecimiento de Medicamentos 2019-2022 incluye medidas para evitar los problemas de suministro de medicamentos en las farmacias, con sanciones para los laboratorios farmacéuticos que sean responsables del desabastecimiento que se impondrán en función del “daño” que la ausencia de ese medicamento genere.

La FDA spunta que alrededor del 88 por ciento de los ingredientes farmacéuticos activos utilizados en terapias para el mercado estadounidense se fabricaron en el extranjero en 2018, en España “las compañías de medicamentos originales de marca no dependen en la mayoría de los casos de suministros directos de China para la fabricación de sus medicamentos, y las que adquieren en dicho país suministros u otros componentes disponen de stock suficiente de seguridad para continuar la producción con normalidad”, señala Farmaindustria, la Asociación Nacional Empresarial de la Industria Farmacéutica.

El caso de España

En nuestro país, según apuntan desde Colegio de Psicólogos de Madrid, el consumo de antidepresivos ha aumentado a niveles “increíbles y peligrosos”. De hecho, en la última década el consumo de antidepresivos se ha triplicado en España. Un aumento agudizado en los años de la crisis económica (desde el 2008), sobre todo en mujeres, que consumen cuatro veces más de tranquilizantes y somníferos que los varones.

Esta es la situación de la que se partía cuando estalló la crisis del coronavirus. Y claro, la propagación del virus ha hecho que esa dependencia crezca. De hecho, la propagación del Covid-19 provocó una avalancha en las farmacias con miles de personas que acudían a comprar (sin receta) medicamentos contra la malaria, el lupus y los antidepresivos.

Paracetamol, Dolquine y Resochin (dos medicamentos contra la malaria y el lupus que contienen hidroxicloroquina, principio activo al que se ha recurrido como alternativa contra la Covid-19) han sido los más demandados. Las autoridades sanitarias tomaron cartas en el asunto prohibiendo su venta masiva y haciendo acopio de material.

Después vino el repunte en la venta de ansiolíticos, antidepresivos y psicótropos que, según apuntan los farmacéuticos, también ha sido bestial. Cada vez hay más pacientes con prescripción contra la ansiedad y la depresión; a la gente empieza a hacerle mella el confinamiento.

“Es normal que la gente acuda al médico en cuarentena presentando una carencia vitamínica o un trastorno por el confinamiento", alegan. Pero “en personas ya diagnosticadas de ansiedad (que es una mala gestión del miedo) y de depresión (que es una mala gestión de la tristeza), situaciones como la que vivimos agravan los síntomas”, añade Juan Castilla, psicólogo clínico y experto en inteligencia emocional. En estas personas hacen mella con mayor facilidad los “sentimientos de soledad, miedo, incertidumbre o tristeza”.

Si crees que el coronavirus va a dejarte sin tu medicación

“De momento, no es así. Así que tranquilidad ante todo. El suministro está garantizado y no está habiendo problemas en las farmacias con el abastecimiento de psicofármacos”, asegura Guillermo Lahera, psiquiatra, profesor titular de Psiquiatría de la Universidad de Alcalá (Madrid) e investigador del Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (Cibersam).

  • Ponte en contacto con tu médico. Cualquier persona preocupada por quedarse sin medicamentos debe comunicarse con su médico, psiquiatra o farmacéutico. Muchos antidepresivos no deben suspenderse abruptamente.

  • Consultar al farmacéutico puede ser más fácil y directo. En la farmacia pueden buscar otras vías para conseguirte las medicinas que necesites cuanto antes, siempre que sea por motivos justificados.

  • Es importante que no te sientas aislado. Es importante mantener el contacto con el entorno familiar próximo y los amigos íntimos.

  • Aunque bajo el nuevo régimen de ‘distanciamiento social’ el tratamiento de salud mental es un desafío, terapeutas y pacientes deben barajar todas las posibilidades y ver cómo pueden mantener las citas, incluso si eso significa opciones poco convencionales como FaceTime o Skype.

  • En caso de no ser posible siempre te quedará el teléfono. Se están ‘haciendo visitas teléfonicas’ en los hospitales y centros de salud. Los pacientes pueden contactar por teléfono con los centros en los que son atendidos de forma habitual y, además, se están habilitando líneas telefónicas extra.

  • Consultar al seguro médico también es recomendable, ya que algunos permitirán obtener un suministro para tres meses. Casi todos han abierto canales especiales en los que podrán ayudarte a gestionar citas médicas virtuales para resolver dudas sobre tus tratamientos y medicinas.

  • Las redes sociales son otra opción válida. La mayoría de colegios profesionales cuenta con plataformas gratuitas para minimizar el impacto psicológico negativo de esta situación.

  • No es aconsejable acudir presencialmente al centro para pedir recetas. Los centros de salud están renovando telemáticamente las recetas electrónicas de los pacientes, tras contactar con ellos telefónicamente.

  • Mantener la calma con técnicas de relajación y meditación.

La otra cosa que se puede hacer es “no entrar en pánico, especialmente en este momento, con el coronavirus y todos tratando de abastecerse de cosas", concluye Vice Michael Ganio, director de práctica y calidad de farmacia en la Sociedad Estadounidense de Farmacéuticos del Sistema de Salud (ASHP). "No necesitas tener en casa las pastillas para los próximos seis meses", añade Gaiao, que se muestra cauteloso pero optimista, ya que la producción en China vuelve a estar en línea.

¿Estás preocupado por el abastecimiento de medicinas? ¿Has ido a por algo a la farmacia y no lo tenían?

Más historias que pueden interesarte:

Psicofármacos: por qué las mujeres consumen el doble que los hombres

Dexpresionismo, la nueva terapia contra la depresión

¿Qué problema (serio) de salud se puede curar con humor?

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente