Aunque sea con ‘moderación’, si bebes alcohol hay riesgo de cáncer

Ni siquiera la ‘buena fama’ de la cerveza o el vino tinto te exime de las consecuencias negativas

Tomar un poco de vez en cuando también hace daño. (Foto: Getty Images)

Solemos aceptar como válidos ciertos bulos sin siquiera pestañear olvidando que los mensajes positivos o negativos sobre comida, bebida y otros hábitos cotidianos hay que mirarlos con perspectiva (la que da el tiempo), espíritu crítico y algo de escepticismo. 

Cualquier cantidad (y tipo) de alcohol puede acarrear consecuencias negativas para la salud. (Foto: Getty Images)

En la vida casi nada es blanco o negro, y en los pequeños matices está la clave de muchos quebraderos de cabeza. Por eso, las frases que intentan aleccionar van con ‘la puntillita’ detrás. Como ésta de la que hoy quiero hablarte: beber en exceso (alcohol) aumenta las probabilidades de desarrollar cáncer. La lectura que hacemos entonces es que el peligro desaparece si bebemos poco. Pero, ¿cuánto es mucho?, ¿cuánto es poco?, ¿podemos beber poco todos los días?, ¿sólo de vez en cuando?, ¿’de vez en cuando’ es una vez a la semana?, ¿podemos beber lo mismo las mujeres que los hombres?, ¿quién, cómo y por qué fija las cantidades medias recomendadas?, ¿si bebemos con las comidas principales reducimos el ‘daño’?, ¿hay alcoholes buenos y malos?… La lista de dudas y preguntas sobre el consumo de alcohol, el cáncer y sus causas es infinita; para todas y cada una de ellas encontrarás varias explicaciones, con sus ‘puntillitas’. 

Por ejemplo, beber más de medio de litro de cerveza al día puede incrementar sustancialmente el riesgo de contraer ciertos tipos de cáncer, de acuerdo con un estudio publicado en la revista especializada British Medical Journal (BMJ). Y… ¿sabías que el consumo de alcohol aumenta el riesgo de ciertos tipos de cáncer en las mujeres? En concreto, el riesgo medio de cáncer de mama se multiplica por cuatro con cada aumento de 10 gramos diarios de consumo de este tipo de bebidas espirituosas, según publica ABC.

Vamos que arrojar luz sobre este tema es chungo de narices porque llevamos toda la vida oyendo que las bebidas alcohólicas (como el tabaco) provocan cáncer, pero al mismo tiempo nos lanzan mensajes contradictorios tipo “tomar un poco de alcohol puede aportar ciertos beneficios para el corazón”. De ahí que celebremos todo brindando al grito de “¡Salud!Cheers, Prost, Santé, Salute…”

Por una parte hay un fuerte consenso científico sobre la relación causal (más fuerte que una mera asociación) entre beber alcohol y varios tipos de cáncer. Existen evidencias de que el consumo de alcohol daña las células e incrementa el riesgo de padecer hasta siete tipos de cáncer: hígado, colon, recto, esófago, laringe, faringe y mama.

En su informe sobre carcinógenos, el programa nacional de toxicología del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos incluye en la lista el consumo de bebidas alcohólicas como conocido carcinógeno humano. La comprobación indica que cuanto más alcohol bebe una persona regularmente con el paso del tiempo, mayor será su riesgo de presentar un cáncer asociado con el alcohol.

Por otro lado, acaba de publicarse que beber alcohol, con moderación, también provoca cáncer. Lo que ocurre es que, como apunta la edición latinoamericana del Wall Street Journal, a nivel internacional todo el entramado institucional, industrial y empresarial quiere pasar de puntillas sobre este ‘nuevo’ descubrimiento científico. 

Cada país fija sus propios límites de consumo. (Foto: Wall Street Journal)

Pero la realidad es que ya se empieza a resquebrajar la idea de que el consumo moderado de alcohol podría ser bueno para salud (en algunos aspectos). 

En concreto, un consumo de 15 gramos de alcohol al día (aproximadamente lo que contiene una copa de vino o una lata de cerveza) para las mujeres y de 30 gramos de alcohol al día para los hombres, aumenta las posibilidades de sufrir esta enfermedad. Así lo asegura un estudio realizado por Universidad de Hardvard (EE.UU) que concluye que “no hay que tomar nada de alcohol”.

En el trabajo publicado en la revista BMJ, científicos de distintas instituciones estadounidenses sugieren que tomar al día una copa de vino de 118 ml o una lata de cerveza de 335 ml, en el caso de las mujeres, o dos copas, en el caso de los hombres, se asocia con un riesgo mayor de padecer cáncer.

Pero además, señalan otros factores desencadenantes, ya que “los bebedores tienen más probabilidades de ser fumadores y el tabaquismo es el principal factor de riesgo para todos los tipos de cáncer relacionados con el alcohol”.

En base a los resultados de esta investigación, en términos generales, “las mujeres no deberían tomar más de una copa al día ni los hombres más de dos”, apunta Yin Cao, nutricionista y líder del estudio. 

A grandes rasgos, todo esto que nos cuentan los expertos quiere decir que los riesgos más elevados de cáncer se asocian con el mayor consumo de alcohol, pero que los bebedores de bajo consumo (moderado) también tienen una carga considerable ya que se ha probado que hay una relación dosis-respuesta. Cuanto más se reduce el consumo de alcohol menor riesgo habrá a largo plazo. La otra ¿conclusión? revoca la creencia actual de que el consumo moderado proporciona protección contra las enfermedades cardiovasculares.

También te puede interesar:

Esa copa podría provocar un defecto congénito a tu bebé, ¿te la vas a tomar?

Cómo actúan el tabaco y el alcohol en el páncreas

Si tomas más de seis copas en una noche, te juegas la vida