Lo último en aumento de pecho: la técnica híbrida

·2 min de lectura
Photo credit: F.J. Jimenez - Getty Images
Photo credit: F.J. Jimenez - Getty Images

El pecho es ese ‘sujetador natural’ compuesto por tejido conectivo, un sistema de glándulas y conductos preparados para producir leche, grasa, y ligamentos y músculos que, a lo largo de nuestra vida sufre muchos cambios. Una zona sensible y delicada que delata a simple vista nuestra edad. Embarazos, lactancias, cambios de peso, exposiciones prolongadas al sol, malas posturas… Todos estos factores intervienen en el envejecimiento de esta. “El sol es el principal factor de envejecimiento de esta zona y las lesiones suelen manifestarse a partir de los 30-40 años. La edad también favorece la disminución del colágeno y la elastina en la dermis, aumentando la tendencia a la flacidez y el descolgamiento. Y en las personas que duermen de manera habitual de lado pueden formarse arrugas verticales en la zona del escote, detalla la dermatóloga María Rogel Sánchez (Grupo Pedro Jaén, Madrid, tel. 914 31 78 61).

Estos problemas llevan a muchas mujeres a plantearse una cirugía. De hecho, el pecho es una de las zonas que más acompleja a las mujeres. No en vano, la cirugía más demandada en España es el aumento de pecho (por delante de la liposucción), que ocupa el 25 por ciento del total, lo que supone unas 16.000 operaciones, según datos de la SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética).

¿Qué es lo que más nos acompleja?

“Las malformaciones (mamas tuberosas), tener un volumen excesivo (gigantomastia) y en las más jóvenes, de entre 18 y 25 años, tener un pecho demasiado pequeño”, asegura la cirujana plástica Isabel de Benito (Madrid, tel. 915 63 07 40).

La técnica híbrida

Es cierto que la grasa autóloga se lleva utilizando hace años para aprovechar la grasa que nos sobra del cuerpo e inyectarla en la cara como un filler más. Y que algunos cirujanos, como el cirujano plástico Jaume Masià es pionero en nuestro país de su empleo para reconstruir mamas después de un cáncer de mama. Lo que es más novedoso, es que esta técnica de el salto ahora a un plano más estético con el propósito de lograr un volumen y un resultado más naturales.

¿En qué consiste?

La cirugía de aumento mamario híbrido se puede realizar de forma ambulatoria, aunque, lo cierto, es que la mayoría de profesionales prefieren realizar un ingreso de una noche y emplear anestesia general.

“En primer lugar, se extrae la grasa mediante liposucción de dónde sobra (abdomen, cartucheras o flancos normalmente). Esta grasa se centrifuga o se decanta y se filtra (esto depende de cada cirujano) para obtener una solución rica en células madre, lo que va a garantizar su permanencia y vascularización en la zona receptora. A continuación, se realiza el aumento mamario propiamente dicho, con el implante elegido y en el mismo acto quirúrgico se utilizan unas cánulas muy finas para infiltrar la grasa necesaria para acabar de esculpir la mama y obtener un resultado lo más natural posible”, cuenta la cirujana Isabel de Benito.

Photo credit: IAN HOOTON/SPL - Getty Images
Photo credit: IAN HOOTON/SPL - Getty Images

Resultados

“Cada vez realizamos más aumentos híbridos (prótesis + grasa autóloga) porque nos permiten emplear implantes más pequeños y utilizar la grasa, como complemento, para corregir el antiestético ‘escote de operada’ que queda algunas veces y lograr un volumen y un resultado, a la vista y al tacto, más naturales”, asegura la cirujana de Benito. Lo normal es que el ‘injerto’ de grasa prenda en un 70 por ciento por lo que, en ocasiones, se puede poner un poquito más, que luego se reabsorberá (30 por ciento).

Principales Ventajas

Con el implante mamario se consigue el volumen y la proyección deseada, mientras que con la grasa se pueden corregir las asimetrías, disimular los bordes y pliegues del implante, moldear la zona y evitar antiestéticos resultados que hacen evidente que se trata de una mama operada. Además, permite utilizar unas prótesis de tamaño más pequeño (entre 200 y 285 cc). En definitiva, se logra un aumento de pecho con éxito. Algo más: mejora el contorno corporal en aquellas zonas dónde ha sido necesario extraer la grasa.

¿Algún inconveniente?

Es una técnica algo más cara que la convencional. Supone alrededor de 7.550€-8.000 €.

Dónde

Porcuna & De Benito (Madrid, tel. 915 63 07 40). Jaume Masià. Clínica Planas (Barcelona, tel. 932 0328 12). SECPRE (Madrid, tel. 915 76 59 95).

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente