La audiencia de 'Supervivientes' se harta del drama de Rocío Carrasco

·6 min de lectura

Cuando a finales de marzo Telecinco estrenaba Rocío: contar la verdad para seguir vivaintuíamos que tendríamos tema para rato en todos los programas de la cadena, Supervivientes incluido. Pero la cosa se les ha ido de las manos hasta tal punto que la insistencia de recurrir al mismo asunto como parte del debate de cada gala empieza a saturar al público fiel del reality. Con Olga en sus filas como concursante y sus detractores en plató despachándose a gusto, la historia y confesión que arrancó con un interés máximo como bombazo informativo y su importante influencia pierde fuelle con tanta sobreexposición

Y el concurso también.

Fuente: Twitter.com/rocioseguirviva/; Mediaset
Fuente: Twitter.com/rocioseguirviva/; Mediaset

La audiencia ha vuelto a hablar tanto en las redes como con los datos de cuota de pantalla. Por segundo domingo consecutivo, Mujer, la telenovela turca de Antena 3 lideró por encima de Conexión Honduras. El espacio de Jordi González no termina de despegar y aunque no podemos aseverar que la culpa es del monotema, sí es cierto que ya es empalagoso. Después de una semana de Sálvames, Deluxes y demás programas abordando la historia de Rocío Carrasco, que llegue Supervivientes y se siga en este círculo vicioso comienza a agotar a los espectadores. Sobre todo habiendo otras tramas que también nos gustaría descubrir.

Una servidora, que ya ha visto mucha tele, entiende que sea el asunto estrella del momento para la cadena, y más con Olga por aquellos lares, pero también es necesario buscar el equilibrio. La audiencia de Supervivientes no es en su totalidad la misma que ha visto la docuserie, hay muchos que siguen el reality para indagar qué pasa entre Tom y Melyssa, o la amistad incipiente entre ésta y Gianmarco. Pero muchos se están quedando con las ganas. De hecho, si uno lo analiza, en casi un mes que lleva el programa en antena nos falta casi todo de ver y saber de los otros concursantes. Cada uno de ellos está allí por sus propias telenovelas personales y con muchas cosas que contar, situaciones a lo mejor menos dramáticas y mediáticas, pero que también tienen su chicha.

Este sábado, el Deluxe mostraba a una Sandra Pica dudosa de sus sentimientos por Tom. Una confesión de lo más jugosa con la que podían haber dado mucho juego. Pero no, dejaron a la novia del francés para el final del programa. Pasaron de puntillas por un tema que, personalmente, creo que tiene mucho gancho, después de casi 40 minutos dedicados Rocío y los personajes de su historia. Entre lo que dijo Olga sobre su vida y las peleas de Belén Rodríguez con todos los colaboradores que la defendían, la cosa tomó derroteros muy feos. Por mucho que Jordi intentó intervenir y poner orden al respecto, es todo tan controversial que siempre termina sacando las venas de los invitados.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Hablando de invitados, ¿por qué con todos los que hay siempre son los mismos? Lo siento por los fans de Lydia Lozano, no tengo nada contra ella, pero no es necesario que esté en todos lados. La vemos en el diario, en la docuserie y ahora en el debate. La falta de variedad vuelve a ser agotadora. Y qué decir de Belén Ro. La experta en realities, a la que no le quito su mérito y entrega profesional, está demasiado implicada personalmente en el asunto de Rocío Carrasco y eso le está pasando factura.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Ya lo he dicho en alguna ocasión, si no fuera por el plató, uno pensaría que está en una de las batallas campales de los programas de corazón de la cadena. Eso molesta, sobre todo si eres fan de Supervivientes y quieres ahondar más en cómo viven y sobreviven. Pobres Palito y Lola, sus intervenciones son de risa, cuando seguro han dado momentazos durante estos días juntas en esa playa desterrada. No estoy diciendo que no se hable del asunto, pero sí que se midan y den más espacio a otras cosas que seguro también despertarán el interés del espectador, sin necesidad de ahondar tanto en la misma llaga. 

Las quejas al respecto se hicieron notar en ese mundo a veces de fieras llamado Twitter. El programa volvió a ser tendencia y no precisamente para bien.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

De los comentarios nada positivos extendidos por los usuarios se desprende la decepción y la desgana por un programa que es una pieza clave de la cadena. Cansa ver a los mismos y escuchar el eterno disco rayado del que ya nos sabemos la letra de memoria. Siempre decimos que el público es soberano y ya está dando señales de malestar. No me extrañaría nada que, si la cosa sigue por el mismo camino, esta edición de Supervivientes termine siendo una de las menos vistas. Algo que considero una verdadera pena teniendo en cuenta el buen casting de este año.

Viendo la gala del domingo, los más de 40 minutos dedicados al debate que rodea la historia de Rocío Carrasco, los seguidores del concurso comenzamos a sentir que atrás quedaron esas noches de reality donde uno se sentía parte de la aventura en Honduras. Nunca pensé decirlo pero queremos ver más supervivencia, conocer a los concursantes más desconocidos y olvidarnos, aunque se por un rato, de un asunto tan doloroso como el vivido por la hija de Rocío Jurado.

No se trata de creer o no creer, de estar en un bando o en otro, se trata de no hacer del debate un espectáculo. Y mucho menos meterlo en un marco donde no viene tanto a cuento. Es un tema tan complejo que con tanto circo alrededor peligra descarrilarse. Quedan dos meses de reality para darle la frescura que le caracteriza y un espacio mayor al resto de participantes. Creo que es de justicia por ellos, por la audiencia e incluso por la propia Rocío Carrasco.

Más historias que te puedan interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente