El resurgimiento televisivo de Paca la Piraña, icono de los 90, gracias al éxito de 'Veneno'

Paula Olvera
·9 min de lectura

Francisca Aracil Cáceres, más conocida como Paca la Piraña, contaba con una prometedora carrera televisiva tras darse a conocer en los medios como la inseparable amiga de Cristina Ortiz (La Veneno). Sin embargo, la fama no dura para siempre ya que habitualmente la industria del entretenimiento y los espectadores suelen ser muy crueles con sus grandes estrellas. Pero gracias a la exitosa serie Veneno de Los Javis, esta mujer transgénero de 58 años disfruta del reconocimiento del público. Las nuevas generaciones nos hemos rendido a su talento así que no me extraña que desde el lanzamiento del biopic le lluevan las ofertas en la pequeña pantalla.

(©Atresmedia)
(©Atresmedia)

Si alguna vez entrevistara a Paca creo que la primera pregunta que le formularía es cómo afrontó eso de dejar de aparecer en el mapa televisivo tras sentirse en la cima del mundo. En la década de los noventa su rostro era uno de los que se reconocía al instante, aunque si por algo nos cautivó es por su naturalidad, su labia, su desmedida sinceridad y su inagotable humor. Afortunadamente gracias a las nuevas plataformas de streaming, concretamente Atresplayer (el servicio de pago de Atresmedia), hemos redescubierto a esta exvedette trans que con su desparpajo se ha ganado la simpatía de la audiencia y se ha convertido en uno de los personajes más entrañables de la televisión.

Y es que Veneno ha impulsado de nuevo la carrera de esta vieja gloria olvidada que ha renacido a lo grande. La ficción, aclamada por el público y por la crítica, ha supuesto un verdadero éxito para la plataforma y ahora triunfa en todo el mundo tras emitirse internacionalmente a través de HBO Max, siendo aplaudida por algunas de las figuras más importantes dentro de la comunidad trans en Hollywood como RuPaul y Angelica Ross. Ocho episodios en los que de vez en cuando Paca acaba haciendo sombra a la mismísima Cristina, cuya vida sirve de hilo conductor para narrar la historia LGTBIQ+ en España desde los años sesenta hasta su muerte el 9 de noviembre de 2016 a causa de un traumatismo craneoencefálico.

Una pérdida en extrañas circunstancias que conmocionó a la sociedad y en la que justamente ahora ahonda Equipo de investigación. Coincidiendo con el décimo aniversario del programa de laSexta se estrena La muerte de La Veneno: Último episodio, un reportaje especial que cuenta con entrevistas a allegados, amigos (entre ellos Paca) y familiares que declaran que La Veneno temía ser asesinada. Una pesquisa que incluso puede contribuir a que el mediático caso se reabra después de que haya cogido fuerza gracias a la serie de Los Javis basada en la obra de Valeria Vegas ¡Digo! Ni puta, ni santa. Las memorias de La Veneno.

Si bien la historia se centra en la vida y muerte de uno de los iconos LGTBIQ+ más queridos de nuestro país, quien se ha consolidado como la gran revelación de este biopic es Paca que se interpreta a sí misma representando la última etapa de La Veneno cuando ambas vivían en Valencia en el año 2006. Y es que ella acogió en el piso a su amiga tras salir de la cárcel masculina donde había permanecido tres años condenada por estafa y simulación de delito. Así, alejó al rostro televisivo de las tentaciones (los hombres, las drogas y la fama) que le habían arruinado la existencia en anteriores ocasiones.

En la serie Paca emplea ese humor y picardía tan reconocibles haciendo un auténtico regalo audiovisual a los espectadores ya que revive cómo fue conocer y perder a su mejor amiga. Pero su puesta en escena no ha sido coser y cantar ya que en verano de 2019 Los Javis tuvieron que viajar hasta en cuatro ocasiones a Almería para conseguir su participación en la ficción. “Nosotros éramos fans de Paca la Piraña desde hacía años y cuando empezamos a escribir la serie pensamos que nadie mejor que ella para interpretarlo pero, claro, no fue fácil porque ella no se creía que lo que estábamos haciendo era verdad. Nosotros decíamos: ‘Oye, Paca, que queremos ir a conocerte, nos cuentas un poco tu experiencia con Cristina y ya de paso hablamos si de repente quieres salir en la serie’”, rememoró el pasado mes de septiembre Javier Calvo en El Hormiguero. “Y tuvimos que hablar hasta con su jefe”, añadió su pareja.

Paca, que según reveló en el citado programa de Antena 3 recibió el mote de “un gitano cuando hice la mili, porque decía que tenía muchos dientes en la boca”, nació en Almería el 1 de junio de 1962. Desde pequeña no se identificó con su género al nacer aunque fue a los 32 años que se operó y se puso pechos. “Yo veía que era un niño raro. Tengo seis hermanos. Las dos mayores son chicas y cuando mi madre se iba a limpiar o a coger patatas, a echar unas horas trabajando, yo me ponía sus vestidos y jugaba con ellas a las casitas, revelaba en una entrevista a El País el pasado mes de junio. Algo parecido le pasó a La Veneno que se sentía una mujer desde que apenas levantaba un palmo del suelo como José Antonio. Una circunstancia que le hizo sufrir una cruel infancia hasta convertirse casi sin querer en un icono trans de nuestro país.

En los años ochenta Paca se dedicaba a ofrecer espectáculos de imitaciones musicales en pequeños locales nocturnos hasta que a principios de la década de los noventa viajó a Elda (Alicante) por motivos laborales y finalmente estableció su residencia en Valencia donde tuvo que compaginar el transformismo con la prostitución debido a que en aquella época el mundo del espectáculo y de las salas de fiesta había decaído.

En 1996 La Veneno saltó a la fama gracias al programa nocturno Esta noche cruzamos el Mississippi y Paca bebió de esta popularidad como la mejor amiga de la auténtica estrella del espacio presentado por Pepe Navarro que se robaba todas las miradas en sus apariciones televisivas. En el biopic de Los Javis se cuenta que Cristina conoció a la que sería su fiel escudera en un club de espectáculos en Torremolinos (Málaga) donde ambas actuaban cuando la primera todavía era conocida como José Antonio –en la serie su amiga es interpretada de joven por la exconcursante de Gran Hermano 14 Desireé Rodriguez-.No obstante el destino es caprichoso y no fue hasta años después que se reencontraron en el Parque del Oeste de Madrid ejerciendo la prostitución.

(©Atresmedia)
(©Atresmedia)

Una relación de amistad que, como también se refleja en la ficción, no siempre fue idílica porque en los últimos tiempos no se hablaban. De hecho Paca se fue alejando poco a poco del ojo público y en 2017, apenas unos meses después de la muerte de La Veneno, regresó a su Almería natal para cuidar de su madre mientras se ganaba la vida limpiando en un centro de salud. También se retiró de la prostitución: “Cogí como ansiedad. Veía que los hombres venían con droga, con coca, que habían matado a travestis a puñaladas y dije ‘¿qué necesidad tengo?’. Además, el trabajo aflojó mucho. Tenías que bajar los precios, yo estaba acostumbrada a cobrar en condiciones y dije, no merece la pena, esto no te saca de la pobreza”, comentó en la citada entrevista a El País.

Pero Paca ha vuelto a la televisión y estoy segura que para quedarse. La semana pasada se anunció que prepara su tercer proyecto en el grupo de comunicación de San Sebastián de los Reyes. Y estoy deseando que Atresplayer estrene Paca te lleva al huerto, una producción original de Atresmedia Televisión en colaboración con Buendía Estudios en la que la deslenguada conductora mantendrá una íntima conversación con numerosos personajes conocidos del ámbito de la música, la interpretación y las redes sociales.

En este nuevo trabajo televisivo Paca promete dejar a todos con la boca abierta con sus preguntas. Y es que El huerto de Paca se concibe como el espacio perfecto en el que sanar a los invitados gracias a las particulares terapias naturales de la actriz de Veneno que actuará de coach y tendrá que adivinar la dolencia de cada rostro conocido con el fin de dar con un antídoto que solucione sus problemas.

La puesta en marcha de Paca te lleva al huerto reafirma el resurgimiento televisivo de esta artista. Y es que desde el lanzamiento de la serie original de Atresplayer su popularidad ha crecido como la espuma. Paca ha conseguido que la crítica se rinda ante ella con una nominación en los Premios Feroz a Mejor actriz de reparto por su trabajo en Veneno, compitiendo con Susana Abaitua, Loreto Mauleón, Macarena Gómez y Carmen Machi (las dos primeras protagonizan Patria y las siguientes 30 monedas).

Asimismo, y además de participar en el cortometraje Claroscuro, el pasado mes de mayo debutó con su propio espacio titulado Paca la Piraña, ¿dígame? Gracias a la repercusión en redes sociales, y como aperitivo de los episodios que quedaban por estrenar de Veneno (la ficción tardó en encarrilar su ritmo de producción por culpa de la crisis del coronavirus), Atresplayer decidió producir esta miniserie de diez episodios que es un peculiar y desternillante consultorio televisivo grabado íntegramente en casa de la protagonista. Una vez más Paca se interpreta a sí misma y discute con humor sobre diversos temas como el amor, la amistad, la familia o el sexo.

El 2020 ha sido el año maldito por la pandemia pero, desde luego, el que también ha marcado la gloria renovada de Paca que se come la pantalla en cada aparición televisiva y ha conseguido que el público quiera más de ella (de ahí su nombramiento como pregonera del Orgullo 2020 de Madrid). En este sentido, a nadie le extrañó que el pasado 30 de diciembre tomara el testigo de Edu Soto y David Fernández como presentadora de Feliz Año Neox junto a Marc Giró-uno de los colaboradores de La pr1mera pregunta en su breve etapa en La 1-.

En suma, después de un tiempo apartada de los focos, Paca la Piraña ha regresado por todo lo alto a la interpretación y su nombre está hasta en la sopa. La historia de vida de esta mujer trans hecha a sí misma, que por cierto le puso el apodo a la fallecida Cristina Ortiz, no ha sido fácil pero ha sabido sobrevivir en un medio tan fascinante como ingrato.

Más historias que te pueden interesar:

Imágenes: ©Atresmedia