Atención usuarios de luz, gas y agua: cuánto subirán las tarifas para quien no tenga subsidios

·4 min de lectura

Este martes se dio a conocer cómo se aplicará la reducción o quita de subsidios a usuarios de electricidad, gas y agua, lo que para los hogares más afectados representará fuertes aumentos en los distintos servicios. Para quienes pierdan el subsidio al gas, el aumento será del 167%.

La secretaria de Energía, Flavia Royón, indicó que "el aumento promedio en materia de energía va a estar alrededor, sumando energía eléctrica y gas, de 1.300 pesos; pero todo depende del consumo".

Para dar ese estimado, el Gobierno tomó como base -en el caso de la electricidad- un ejemplo de consumo de 300 kWh mensuales, que arrojó aumentos cercanos a los $800 por factura. El subsecretario de Energía Eléctrica, Santiago Yanotti, indicó que para un usuario de Edesur con un consumo medio de 300 kWh, el monto sin impuestos pasará de $1.467 a $2.285, con un ajuste del 55,76% al finalizar la tercera etapa de incremento.

Al detallar la quita de subsidios en el gas, el Gobierno presentó un ejemplo de una "factura promedio ponderada", que en el nivel 3 pasaba de 1.650 pesos en junio a 2.146 pesos en enero. Este ejemplo se hizo en base a facturas y consumos promedio a nivel nacional.

Desde septiembre, un total de 270 mil hogares perderán todos los subsidios al gas; y unos 400 mil los de la electricidad. En tanto, unos 450 mil se quedarán sin beneficios en la tarifa de agua desde noviembre. Solo 15% del universo de hogares que tiene AYSA (3 millones y medio), será afectado inicialmente por la eliminación del subsidio, pero en marzo de 2023 terminará alcanzando a todos, según se indicó.

Por su parte, la presidente de AySA, Malena Galmarini, señaló que para el promedio de usuarios residenciales, la tarifa de octubre de 2022 de $752 pasará a $1.765 en junio de 2023, con un ajuste del 134,7%.

El Gobierno informó cómo se aplicará la reducción o quita de subsidios a usuarios de electricidad, gas y agua

En el caso de la electricidad, un total de 399.156 usuarios perderán la totalidad de los subsidios. Mientras tanto, en el caso del agua, los usuarios del nivel alto sufrirán una quita total del subsidio desde el 1 de noviembre. Unos 3,5 millones de usuarios de agua perderán la totalidad de los subsidios a partir de noviembre. La gente paga por litro de agua el 30% de lo que cuesta potabilizarla. El Estado cubre 70 % del servicio y 30% lo cubre la empresa con ingreso de recaudación.

Luz y gas: cómo será la segmentación

La segmentación respeta el criterio fijado en el decreto 332/2022, por el que se establecen tres niveles de usuarios según su capacidad económica, que pasará a complementarse con el criterio establecido según niveles de consumo.

En el caso de la energía eléctrica, el tope de consumo será de 400 kWh mensuales (550 kWh en zonas sin servicio de gas de red) y en el caso del gas será variable, según categorías y subzonas en todo el país.

Según el subsecretario de Hidrocarburos, Federico Bernal, el tope se fijará tomando como referencia "el volumen equivalente al 70% del promedio entre los umbrales mínimo y máximo de cada categoría", mientras el 30% excedente quedaría exento de subsidios, que se quitarán de manera escalonada hasta completar el 167% del precio mayorista del gas.

"No es un aumento de tarifas sino una redistribución de subsidios", puntualizó Royón, quien remarcó la importancia de "instalar la educación del uso sustentable y racional" de los recursos de los tres servicios involucrados.

La segmentación de subsidios al consumo de agua

La reducción de subsidios en las tarifas de la empresa de Agua y Saneamiento (AySA) se realizará de manera diferenciada y gradual, en forma progresiva y paulatina para algunos de los usuarios, anunció su presidenta, Malena Galmarini.

En el caso de la energía eléctrica el tope de consumo será de 400 kWh mensuales

La funcionaria detalló que "actualmente se cuenta con 11 coeficientes zonales definidos que permiten administrar la carga tarifaria de manera progresiva, generando un sistema de subsidios intratarifarios entre los usuarios con distintos niveles socioeconómicos".

Se realiza la quita del subsidio en tres zonas que AYSA agrupó de acuerdo a su código de zonificación que tiene en su marco regulatorio. Los usuarios del nivel alto tienen quita total del subsidio desde 1 de noviembre.

Los usuarios de medio y bajo tendrán una quita en forma progresiva y se saca en forma definitiva en marzo del 2023. Los bajos continúan con un 15 % hasta mayo del 2023.

Las personas que tienen tarifa social o comunitaria quedan afuera de este esquema. La tarifa es progresiva y se adapta a la necesidad del usuario. Solo 15% del universo de hogares que tiene AYSA (3 millones y medio), va a verse afectado por la eliminación del subsidio en noviembre.