Cuesta creer en las lágrimas de cocodrilo de Asraf Beno

·4 min de lectura

Por Mike Medianoche.- Parecía que una mano negra había borrado a Asraf Beno de Telecinco. El modelo, al que conocimos en 2018 gracias a su entrada en Gran Hermano VIP, acusó en febrero a Ana Rosa Quintana de haberle vetado en Ya es mediodía, y utilizaba sus redes sociales para cargar contra la comunicadora (y jefa de su pareja, Isa Pantoja). Sin embargo, ahora ha vuelto como colaborador a Viva la vida en lo que parece su reinvención: vemos a un nuevo Asraf, que se quiere sacudir las pulgas de orgulloso que habían marcado su hasta ahora trayectoria mediática para dejar paso a un hombre mucho más cariñoso y sensible. 

Pero un tanto víctima de los desaires del clan Pantoja.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

El pasado domingo 17 de octubre se sentaba en el programa de Emma García para hablar de la guerra familiar que tiene Isa con Kiko Rivera y con su madre, Isabel Pantoja. Beno daba la cara por su chica, explicando qué le había dolido o dejado de doler de las últimas declaraciones de Kiko ante la prensa. La sorpresa vino cuando a mitad del programa confesó sentirse en una situación complicada, al no tener libertad para decir todo lo que querría, y terminó llorando en directo, y luego abandonó el plató, teóricamente roto por dentro.

Fue una sorpresa, una revelación. Ya no es aquel Asraf que en Gran Hermano comenzó a vacilar a Omar Montes en el confesionario, hasta el punto de que parecía que iban a llegar a las manos. El que tiene discusiones sonoras en la calle, el que las redes señalaban de machista por algunos gestos y comentarios.

Ese perfil sensible de Asraf funcionó, o al menos, así se desprende de lo visto en Viva la vida de ayer. Por eso, Asraf alzó la voz para decir que en Cantora “no se le da el mismo trato a todos, y yo esto lo he vivido. Isa es la tercera. Primero está Kiko, después Anabel y luego Isa”. El que fuese Míster Universe Model tenía claro cuándo tenía que hablar y cuándo callar; por eso, por ejemplo, optó por el silencio cuando le preguntaron si Isa se sentía querida por la tonadillera.

Su intervención tenía un sentido muy concreto. Unas horas antes Isa había estado en Sábado Deluxe diciendo que se había sentido menospreciada por su madre, y que no entendía que fuese tan dura con ella mientras que a su hermano siempre le ha perdonado todo. Por eso estaba Asraf allí sentado, para comentar la intervención, y de paso, aportar algunas sensaciones y emociones, aunque no datos objetivos. Así, dijo que nunca ha escuchado a Isa decir que no se siente querida, pero que él sí tiene esa sensación. Además, con lágrimas en los ojos, decía que a él mismo nunca le había querido su familia política, y que le habían prohibido entrar en la finca Cantora. “Cuando uno da mucho y no recibe lo mismo, duele”, se lamentaba.

Es bonito pensar que la gente puede cambiar (a mejor), aprendiendo de sus experiencias personales y modificando aquellas actitudes que no traen nada bueno a la vida. Pero con Asraf cuesta pensar que haya habido un cambio de rumbo, porque siempre se posicionó como una persona fría, incapaz de mostrar sus debilidades en público. Y cuesta creerse esta nueva faceta vulnerable como defensor familiar de Isa. Resulta imposible olvidar todos sus feos en televisión. Ahora llora por lo mal que lo pasa su pareja, pero no parecía pensar tanto en ella cuando le hacía feos durante su concurso en La casa fuerte. Podemos recordar, por ejemplo, la vez que Asraf estalló en una gala contra Tony Spina, poniéndose incluso de pie y para que la paz reinase Isa fue a por él y le pidió que se calmase.

Sin embargo, para él, más que una forma de buscar la calma la actitud de Isa fue un desafío. “A mí no me mandes callar delante de nadie. No me vuelvas a corregir delante de nadie. Estás pasando los límites, ¿eh?”, le espetó entonces a su chica, por la que ahora llora, y a la que recriminaba que no estuviese tan pendiente de él como cabría esperar por un dolor en un costado.

Cuando se emitió Cantora: La herencia envenenada Isa y Asraf todavía concursaban en La casa fuerte, y entonces Isa se derrumbó al saber que Kiko estaba atacando en televisión a la madre de ambos. Ahí entonces Asraf no la apoyó siquiera. “Si estás mal por tu familia, a mí no me cuentes tonterías”, le reprochó a la joven cantante. “Hazte la víctima, ¿Qué estás tratando de dejarme mal o algo?”, continuó machacando Asraf Beno, para luego marcharse del cuarto.

Por todo esto cabe preguntarse que quién se hace ahora la víctima delante de las cámaras, y quién puede estar haciendo un gran papelón para poder continuar en la mecha un tiempo más. Porque puestos a opinar como espectadores, lo que habíamos visto anteriormente de Asraf no nos dibujaba a un novio ideal, ni una persona que se desviviera por arreglar los conflictos familiares, ni nada que se le parezca.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente