Así nos ven: la miniserie de Netflix que remueve hasta las entrañas

Los amantes de las series estamos de enhorabuena últimamente porque no dejan de llegarnos series magníficas. Tras el final de Chernobyl en HBO -la estupenda miniserie sobre el desastre nuclear de 1986 que está arrasando- Netflix nos trae Así nos ven, una propuesta basada en un caso real que está impactando, emocionando y removiendo en lo más profundo a los espectadores. A mí incluida.

Imagen de Así nos ven (Atsushi Nishijima/Netflix)

Ya les confesé mi debilidad por el true crime en otros reportajes, por eso cuando supe que Así nos ven (When They See Us) llegaba a la plataforma de Netflix el pasado viernes para relatar el caso de “los cinco de Central Park” -un grupo de jóvenes de 14 años que en 1989 fueron sentenciados a prisión por un crimen que no cometieron- me dispuse a devorarla durante el fin de semana como hicieron miles de seriéfilos de todo el mundo. Pero lo que no me esperaba era que me impactara tanto, hasta el punto de no ser capaz de hacer un maratón.

Así nos ven es una miniserie que te rompe poco a poco, provocando sentimientos de injusticia y dolor que hacen que cada episodio requiera de un tiempo de reflexión, pero también de respiración para componernos y seguir mirando.

Ava DuVernay en el set de Así nos ven (Atsushi Nishijima/Netflix)

Ava DuVernay dirige esta miniserie de cuatro episodios después de estremecernos con la biografía de Martin Luther King Jr. en Selma (2014) y de dejarnos con la sangre helada con 13th (2016), su documental nominado al Oscar que puso el dedo en la llaga en el sistema penitenciario de EEUU y su desigualdad racial. Y en Así nos ven vuelve a utilizar su maestría para transmitir el drama de la manera más íntima y personal, haciéndonos partícipes de las vidas y la tragedia de los cinco jóvenes y sus familias.

“Los Cinco de Central Park” -Antron McCray, Yusef Salaam, Korey Wise, Raymond Santana y Kevin Richardson- fue un caso que conmocionó a EEUU y el mundo cuando cinco adolescentes fueron acusados de golpear, violar y dejar por muerta a una mujer blanca. Trisha Meili, una empleada de un fondo de inversiones de Wall Street, tenía 28 años por aquel entonces y fue brutalmente atacada el 19 de abril de 1989 mientras corría alrededor de las 9 de la noche por la zona norte del famoso parque de Nueva York. Al mismo tiempo, un grupo de adolescentes del Harlem asaltaban y robaban a transeúntes en la misma zona. Solo por estar en el mismo lugar, la policía arrestó a cinco de ellos, menores de 16 años. Y apresurados por cerrar el caso, aunque los cabos no ataran del todo, los interrogaron de forma ilegal, sin alimentarlos ni permitirles acceso al baño y sin la presencia de un adulto o abogado, logrando confesiones incoherentes que incriminaban a cada uno.

Así nos ven provoca sentimientos de injusticia similares a los que pudimos sentir con The Staircase -el caso de Michael Peterson que pasó 8 años en prisión por ser acusado de matar a su esposa en un juicio manipulado por un analista del FBI que utilizó pruebas falsas en 34 casos diferentes-, o en Fabricando un asesino -con el caso de coerción durante la entrevista policial a Brendan Dassey, que sufriendo déficit mental confesó un asesinato repitiendo los datos que le dio la misma policía- o incluso el que nos provoca The Night Of (2016), la miniserie con Riz Ahmed que si bien no es un caso real, también nos cuenta la acusación injusta de asesinato sobre un joven que termina convirtiéndose en otra persona por culpa de la injusticia cometida sobre él.

Con actuaciones entregadas y un reparto de lujo que incluye a Vera Farmiga, John Leguizamo, Joshua Jackson y Felicity Huffman (en un trabajo anterior a ser arrestada por pagar a un procurador para que cambiara los resultados de su hija en exámenes de ingreso universitario), Ava DuVernay hace un magnífico trabajo de conexión con el público, con la intención de que formemos parte de la historia sin prejuicios, conectándonos con los protagonistas a través de la humanidad de cada uno. El primer episodio introduce a cada uno de ellos, adolescentes que ni siquiera eran amigos entre los cinco, que terminaron en el parque junto al grupo aquella fatídica noche. Vemos cómo la policía los interroga, los ataca, los humilla y los provoca hasta el punto de lograr confesiones coaccionadas por la presión del momento. Recordemos que eran menores de edad, y no tenían ni a sus padres ni a un abogado durante el interrogatorio.

Imagen de Así nos ven (Atsushi Nishijima/Netflix)

A lo largo de cuatro capítulos de entre 64 y 88 minutos, somos testigos de una investigación oficial que los señaló como culpables desde el primer momento, buscando excusas para unir los cabos sueltos en lugar de indagar en aquello que no encajaba. De unos policías racistas, de violencia policial y de una falta de humanidad que incluye a Donald Trump. Así es. La serie utiliza cortes de una entrevista que él mismo concedió sobre el caso, revelando que el actual presidente de EEUU pagó $85.000 dólares por publicar una campaña publicitaria en los cuatro periódicos más importantes de la ciudad pidiendo la pena capital sobre los cinco adolescentes menores de 16 años. Algunos tenían 14.

Somos testigos del juicio, incluso de las dudas de la fiscal de distrito Elizabeth Lederer (Vera Farmiga) que debe seguir adelante aunque las pruebas no sean contundentes. Vemos cómo son condenados injustamente y cómo uno de ellos, Korey Wise, incluso termina en una prisión para adultos a los 16 años cuando tan solo había acompañado a su amigo Yusef a la comisaría para que su madre no se enfadara por haberlo dejado solo.

Imagen de Así nos ven (Atsushi Nishijima/Netflix)

Los vemos crecer, pero también vemos la injusta realidad a la que se enfrentan al intentar volver a la sociedad. Vemos mucho más, pero sobre todo sentimos. Muchísimo. Y aún más con un capítulo final que nos devora por dentro. Así nos ven nos habla de injusticia pero también de humanidad en la superación de muchos personajes, la lucha de las madres y la ayuda inesperada de varios personajes.

Así nos ven es mucho más que una serie del true crime. Es un drama biográfico de tintes casi documentales que funciona como un retrato de la injusticia del sistema y la desigualdad racial. Y con cada capítulo hace que te hierva la sangre.

Y hay más de uno que está sintiendo lo mismo:

Para seguir leyendo:

Good Omens, lo nuevo de Amazon Prime es una adaptación diabólicamente perfecta

La Perfección, la sorpresa del cine de terror que está enfermando a los usuarios de Netflix

La historia de Ted Bundy: ¿qué ver primero, el documental o la película de Zac Efron?

Chernobyl pulveriza a Juego de Tronos y Breaking Bad como la serie mejor puntuada de la historia

¿Por qué nadie habla con acento ruso en el éxito de HBO, Chernobyl?

11 series para aprovechar la suscripción de HBO tras el final de Juego de Tronos

10 series épicas para saciar el mono por culpa del final de Juego de Tronos

Te damos una pista de las series que podrían convertirse en la próxima 'Juego de Tronos'