La desolada vida amorosa de Camilo Sesto: entre rumores, pasiones y relaciones ocultas

·5 min de lectura

Ahora que el inolvidable cantautor español Camilo Sesto vuelve a ser tendencia en las redes por el tema de su controvertida herencia, no está de más asomarse a lo que fue su enigmática vida amorosa, ya que a pesar de que el artista era famoso gracias a sus canciones llenas de erotismo y drama (baste recordar 'Melina' o el dueto que cantaba con Lani Hall, 'Corazón encadenado', su vida personal era casi un misterio. 

Hermético en todo lo relativo a su intimidad, solo se le conoció una relación formal con la mexicana Lourdes Ornelas, (que fuera asistente personal de Lucía Méndez, íntima de Camilo Blanes, que le compuso algunas canciones) con la que tuvo un hijo llamado Camilo al que los medios bautizaron como 'Camilín'.

MEXICO CITY,  MEXICO  MAY 15:  The singer Camilo Blanes poses for a photo during a photo shoot session at Saint Regis Hotel on May 15, 2012 in Mexico City, Mexico. (Photo by Edgar Negrete/Clasos.com/LatinContent via Getty Images)
"Camilín", ya como adulto, usa el nombre de Camilo Blanes, que era el nombre de pila de su padre. (Edgar Negrete/Getty Images)

La historia se remonta a la década de los 80, una época en que tener una familia era una parte fundamental en la vida de los personajes públicos. Así fue como, en mayo de 1984, Camilo Sesto bajó de un vuelo de Aeroméxico procedente de México, en el aeropuerto de Barajas, junto a una joven mexicana llamada Lourdes Ornelas y un bebé de pocos meses: su hijo.

Sin embargo, lo que parecía un cuento de hadas, con el tiempo fue desmoronándose; según dijo la famosa periodista española Pilar Eyre, cuando murió el cantante, éste solo estuvo con la joven para engendrar un hijo, que era lo único que deseaba.

Ornelas fue la única mujer confirmada como pareja en la vida de Camilo Sesto. Sin embargo, fueron varios los nombres con los que se le relacionó: muy al principio de su carrera, se le relacionó con la actriz italiana Lucía Bosé, que era mayor que él, y entonces separada definitivamente del torero Luis Miguel Dominguín, padre de sus tres hijos (Lucía, Miguel y Paola), pero esto fue solo catalogado por ambos como una amistad cercana, y que por ello se les fotografiaba tanto en lugares públicos. Años después él dijo que ella había sido una inspiración para sus primeras canciones, sin embargo, no dio más detalles.

Posteriormente se le relacionó con la artista Marcia Bell. Él la dio a conocer en 1971 como intérprete de algunas de sus letras e inmediatamente se convirtieron en una de las parejas más populares de la entonces todavía España franquista. Supuestamente este fue un tórrido romance que terminó y sirvió de inspiración a Sesto para componer 'Melina'. Su amistad finalmente se rompió cuando Marcia dio unas escandalosas declaraciones en televisión hablando de la presunta inclinación bisexual del cantante. Aquello "dolió mucho a Camilo y nunca se lo perdonó", según dijeron los medios a la muerte de él.

Años después, la vida del artista volvía a salpicar las hojas de la prensa rosa tras los rumores de una supuesta relación con la bellísima actriz y modelo Blanca Estrada quien concedió una entrevista donde desmentía rotundamente su relación: "No somos novios", titulaban. 

Otros medios españoles aseguraron que el cantante nunca estuvo enamorado de Ornelas y que su verdadero amor era la inglesa Andrea Bronston, que fuera su compañera entre 1973 y 1981 (aunque nunca lo confirmaran de manera oficial), pero no formó una familia con ella porque la actriz (que formó parte del coro en la producción original de 'Jesucristo Superestrella') no quería tener hijos.

Camilo siempre había mostrado una obsesión por tener descendencia. Según el testimonio de Pilar Eyre, en Ornelas encontró la solución perfecta: "Ella se quedará en mi casa mientras quiera. Pero el niño estará conmigo para siempre. Ese es el trato. ¡A mi madre se le cae la baba con él!"

Tras presentar a su nueva familia, la vida privada de Camilo Sesto volvió a sumirse en un silencio absoluto. A excepción de contadas publicaciones, donde el cantante aparecía jugando con su hijo o los tres posaban sonrientes, poco se sabía de lo que ocurría en la mansión del cantante ubicada en Torrelodones.

Hacia 1990, tras numerosos rumores de varias relaciones homosexuales no confirmadas, Lourdes y Camilo se separaron, aunque habría que esperar treinta años, hasta la muerte de él, para conocer la versión de la madre de su único hijo, ahora foco de tanta polémica.

Lourdes contó a la televisión española que durante varios años de la infancia de su hijo, ella vivió con toda la familia de Camilo, pero con el tiempo, y aconsejada por la Méndez, decidió que tenía que volver a México porque "Se ponía agresivo conmigo, me decía cosas horribles", explicó en el plató "su manera de vivir, no era sana ni para un niño, ni para mí, ni para nadie. [Tenía] muy malos hábitos".

"Yo le cedí la custodia obligada al final, porque él se lo trajo de México, nos podíamos pasar años peleando, y yo no lo iba a recuperar", explicó. "No sentí que fuera lo mejor, pero no tenía otra opción", concluyó.

Ornelas comentó, además, que cuando volvió a México sin el niño, se dijo que el artista le había dado una gran suma de dinero a cambio de la custodia: "Se dijo en esa época que me dio un piso en Madrid, y millones de pesetas a cambio de separarme de mi hijo, pero no es cierto. Él nunca me dio nada".

A pesar de que ya no existía relación alguna, la mexicana afirmó sentir tristeza por el fallecimiento de Camilo Sesto. "...fuera de las broncas que tuvimos, Camilo fue parte de toda mi vida, por más de 35 años".

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

EN VIDEO: El príncipe Harry revela que abusó de las drogas y el alcohol para afrontar la muerte de su madre