Una marca de leche lanza el manual definitivo para ser una 'madre perfecta' y se lleva el aplauso general por su metáfora

A la hora de criar a su bebé, a las madres primerizas les surgen miles de dudas. Todas quieren hacer lo que sea mejor para su retoño, pero la información que circula puede ser bastante contradictoria.

Una marca de leche infantil ha decidido abordar este tema con una acción para elaborar el manual definitivo con los mejores consejos para la crianza: pero cuidado, el resultado puede no ser lo que esperabas.

[Te puede interesar: La insólita idea de una agencia para anunciarse en TV: su CEO participó de incógnito en un concurso]

¿Se debe dar el pecho a demanda a los bebés? ¿Es bueno utilizar el chupete? ¿Hasta qué edad es recomendable practicar el colecho? Estas son solo algunas de las infinitas cuestiones que se puede plantear cualquier madre que acabe de dar a luz.

El problema es que, si infinitas son las preguntas, infinitas son las respuestas que puedes encontrar. Al problema de que hay cuestiones en las que ni los propios pediatras se ponen de acuerdo hay que sumarle todas las opiniones encontradas que se van a obtener por parte de abuelas, hermanas o amigas bienintencionadas que, lejos de ayudar, al final acaban creando más confusión.

Con todo este jaleo, ¿cómo puede una mujer llegar a ser la madre perfecta? La marca Enfamil ha hecho un experimento para proporcionarles a varias mamás la guía definitiva. Para ello lo que hicieron fue entrevistar a sus familiares y amigas, pedirles su opinión sobre todo tipo de temas relacionados con la crianza y seleccionar aquellas respuestas que coincidieran.

Sin embargo, a la hora de recibir el manual, las madres se llevaron una sorpresa: al abrirlo descubrieron que lo que tenían en las manos eran 300 páginas totalmente en blanco. La idea de esta acción es que cada madre anote sus propias experiencias porque, al fin y al cabo, nadie conoce a su bebé mejor que ellas mismas. Y es que en esta vida no hay nada perfecto y, por supuesto, tampoco existe la madre perfecta: si nos obsesionamos con intentar serlo se nos puede olvidar disfrutar de la experiencia.

Imagen de la campaña