Así afectan los ronquidos a la salud de las mujeres

Alrededor del 40 por ciento de los hombres ronca, y esta es la razón principal (hay otras dos) por la que ellas pierden hasta tres horas de sueño cada noche. Estas son las rutinas que ayudan a dejar de roncar

Cuestiones anatómicas y el mayor consumo de alcohol y tabaco entre los varones hacen que estos sean grandes roncadores. (Foto: Getty)

Las mujeres pierden tres horas de sueño cada noche en comparación con los hombres. Una de cada tres se despierta todas las noches, mientras que solo dos de cada diez hombres tiene dificultades para dormir del tirón.

Así lo afirma el último estudio encargado por la compañía americana Bensons for Beds, que constata que las mujeres perdemos 45 días de sueño al año, tal y como recoge la revista Quo.

Pero lo curioso del estudio es que una de cada cuatro mujeres culpa de su insomnio a su pareja o para ser más exactos, a los ronquidos que emite su compañero de cama.

El ronquido se produce por el estrechamiento de la faringe, y la vibración de las partes blandas de la vía aérea superior (paredes faríngeas, velo del paladar y úvula).

Tras una noche con 'parones', nos despertamos cansados y de mal humor lo que nos hace rendir poco y estar irritables. (Foto: Getty)

Teniendo en cuenta que un 40 por ciento de los hombres mayores de 30 roncan (una de cada tres mujeres lo hace) no se trata de problema menor. En realidad, es un problema de salud que preocupa mucho a los españoles ya que es el más buscado en Internet por delante de las enfermedades y disfunciones sexuales.

Además, el estudio identificó otros dos motivos que interrumpen el sueño de las mujeres: los dolores menstruales y los despertares que exigen el cuidado de los hijos.

Por qué ellos roncan más

El estilo de vida influye en este hábito nocturno y dado que todavía son ellos los que más fuman y beben (aunque en las últimas décadas las mujeres han ido acortando distancias), roncan más. Esto ocurre porque las bebidas alcohólicas logran la relajación de los músculos de las zonas de paso del aire y provocan que la lengua caiga hacia atrás, lo que puede obstruir las vías respiratorias.

La obesidad también repercute en el sueño. Está demostrado que el 80 por ciento de los pacientes que roncan son obesos, cuenta el doctor Eduard Esteller, presidente de la comisión de roncopatía y trastornos del sueño de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL). El motivo es que hay una reducción del calibre de la vía aérea superior, un incremento de grasa entre las fibras de los músculos encargados de mantener la vía abierta y una disminución de los reflejos cuya misión es conseguir que dicha vía no se cierre.

Consecuencias de no pegar ojo

La falta de sueño tiene importantes repercusiones en la salud. La más evidente es que provoca cambios en el estado de ánimo que incluyen mal humor, tristeza, ansiedad y depresión. De hecho, una de cada tres mujeres con insomnio se siente deprimida.

"A corto plazo, la puede llevar a una peor concentración, irritabilidad y mal humor", advierte la doctora Sarah Jarvis, directora de Patient.info, quien señala que también hay un riesgo de que afecte su juicio y acabe tomando malas decisiones.

"Más a largo plazo, la falta crónica de sueño se ha relacionado con una serie de problemas de salud, como la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardíacas", asegura en declaraciones a The Sun.

La infografía recoge el impacto en la vida matrimonial y en el trabajo de las personas que padecen Apnea del sueño: sudores, ganas de ir al baño, roncar, problemas sexuales, somnolencia diurna, problemas de memoria y concentración, dolor de cabeza, de garganta o de pecho.

Feas y deprimidas

Pero la cosa no se queda ahí, al parecer la falta de sueño hace que el 21 por ciento de las mujeres encuestadas se sienta poco atractiva , y otro 21 por ciento descuidan su alimentación saludable cuando está agotadas.

Además, está demostrado que una noche sin dormir reduce la capacidad de asimilar conocimientos en casi un 40 por ciento. Y según expertos del Instituto de Medicina del Sueño, cuando los problemas para conciliar el sueño se vuelven crónicos el riesgo de padecer algún trastorno psiquiátrico crece también un 40 por ciento.

Jarvis explica que hay muchas razones para los ronquidos. Estos suelen considerarse un signo de una condición llamada apnea obstructiva del sueño (AOS).

“Las vías respiratorias de estas personas colapsan cuando los músculos se relajan mientras duermen, lo que bloquea el suministro de aire”, detalla. De hecho, está comprobado que pueden dejar de respirar 30 segundos o más varias veces durante la noche.

Cómo saber si tienes AOS

Si percibes algunos de estos síntomas es aconsejable que te sometas a un estudio del sueño:

  1. Pausas respiratorias

  2. Sueño “no reparador”

  3. Sueño durante el día

  4. Irritabilidad

  5. Dolor de cabeza al despertar (localizado en la sien)

  6. Fallos en atención o memoria

  7. Múltiples micciones en la noche

  8. Despertar frecuente con boca seca

  9. Sudoración nocturna

Si eres roncador...

Conviene que pongas en práctica estas medidas recomendadas por el Instituto de Investigaciones del Sueño, tanto por tu bien como por el de tu pareja:

  • Antes de irte a la cama, haz gimnasia con la boca, repitiendo en voz alta las vocales.

  • Coloca un humidificador en el dormitorio para evitar que la sequedad del ambiente irrite e inflame la mucosa nasal.

  • Evita dormir boca arriba. Esta posición favorece el ronquido.

  • Y según la Academia Americana de Medicina del Sueño, coser una o dos pelotas de tenis en la espalda del pijama evitará que te des la vuelta y vuelvas a roncar. ¿Cómo se hace? Mete dos bolas de tenis en una bolsa de tela y fíjala con dos imperdibles en los extremos superior e inferior al dorso de la camiseta o prenda con la que duermas.

  • En ocasiones puede ser suficiente elevar hasta 45 grados la cabecera de la cama.

  • Revisa tu dieta. Lo que comes puede provocar reacciones alérgicas que estrechen las vías aéreas y dificulten la respiración. Así que anota lo que tomas cada día (desayuno, comida y cena), a lo largo de tres o cuatro semanas, y también la severidad del ronquido.

  • Evita el alcohol, sobre todo por la tarde. El alcohol tiende a producir la relajación de la musculatura de la faringe, haciendo que vibre al pasar el aire y provocando el ronquido.

  • No fumes. El tabaco reseca las mucosas de las vías aéreas, inflamándolas.

  • Cuidado con la medicación. Los fármacos para dormir (benzodiacepinas) empeoran el ronquido y la severidad de la apnea del sueño.

  • Plantéate el uso de dispositivos de avance mandibular.

Y si eres quien lo sufre no dudes en recurrir a este truco, por muy anticuado que parezca el chasquido ¡funciona! Al hacer ruido el cerebro aumenta el impulso respiratorio y activa el tono de los músculos de la faringe, con lo que el ronquido desaparece.

¿Tu pareja ronca? ¿Qué haces para evitarlo? ¿Y qué hace él? ¿Ha probado algún tratamiento? ¿Qué síntomas notas después de pasar una mala noche?

También puede interesarte:

Por fin vas a dejar de roncar y de despertarte por las noches

Estos son los seis trastornos que te quitan el sueño

¿Otra noche en vela? Adoptar esta postura (en la cama) ayuda al descanso

Los 10 mandamientos del buen descanso