Ashley Graham y su empoderador 'selfie' dando el pecho a sus gemelos

·2 min de lectura
Photo credit: D.R.
Photo credit: D.R.

Ashley Graham fue la primera top model de talla grande que irrumpió en las firmas de alta costura sin cumplir el estereotipo de modelo 90-60-90. Unas medidas imposibles de lograr que por suerte están cada vez menos de moda gracias al ejemplo y al camino iniciado por Ashley. "Estoy gorda, pero me cuido. Lo que la gente tiene que entender es que pesar poco no es sinónimo de salud en todos los casos. Yo siempre he practicado mucho deporte y como sano, pero mi cuerpo es el que es", les decía a sus seguidores en un Instagram en directo antes de quedarse embarazada de sus gemelos.

Ahora, y cuando está en plena crianza de ambos, y de su hijo mayor de casi tres años, Ashley ha querido visibilizar lo que es la lactancia materna cuando se es madre de gemelos. Una imagen que la modelo comparte para que este acto natural comience a dejar de ser un tabú en nuestra sociedad.

Una imagen que no es inusual en la cuenta de Instagram de la modelo. Fue el 6 de mayo cuando Ashley volvía a causar furor cuando mostraba cómo amamantaba a la vez a sus dos hijos recién nacidos.

Un parto en casa con complicaciones

A pesar de tenerlo todo organizado, Ashley Graham compartió a través de un ensayo publicado en la revista Glamour que el nacimiento de sus gemelos se complicó, y mucho.

Al recordar la noche de su nacimiento, la modelo explicó que dio a luz a ambos niños de manera segura en su casa, ya que se puso de parto mientras estaba en el baño a las 03:45 am. Poco después, comenzó a sangrar víctima de una hemorragia y perdió el conocimiento. Por fortuna, el equipo médico que allí se encontraba (ya que había preparado el parto) actuaron a la mayor brevedad posible.

"Lo siguiente que supe fue que miré a mi partera y le dije: "No me encuentro bien. Creo que necesito acostarme y me desmayé. Todo lo que puedo recordar es sentir un ligero toque en mi mejilla, que luego descubrí que en realidad era alguien que me golpeaba la mejilla, alguien me tomaba la mano, mi esposo Justin en mi oreja, rezaba y alguien me pinchaba con un aguja en mi brazo. Y recuerdo haber visto oscuridad y lo que parecían estrellas. Cuando finalmente volví en mí, miré a mi alrededor y vi a todos. 'Simplemente me decían: 'Estás bien. Estás bien. Estás bien." No me querían decir, en ese momento, que había perdido litros de sangre", escribió.

Por suerte, todo quedó en un gran susto, pero ya es cosa del pasado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente