Asa Larsson: "Ahora me siento libre y esperando una buena historia"

·4 min de lectura

Barcelona, 20 sep (EFE).- La escritora sueca Asa Larsson termina con la novela "Los pecados de nuestros padres", de la que este martes ha hablado en Barcelona, la saga iniciada en 2009 con "Aurora boreal", protagonizada por la fiscal Rebecka Martinsson, sintiéndose "libre" y "esperando pacientemente a que una buena historia llame a mi puerta".

En rueda de prensa, la autora de Kiruna, con millones de ejemplares vendidos en todo el mundo, ha explicado que ha tardado casi diez años en armar este título, después de "Sacrificio a Mólek", porque entremedias quiso resolver un asunto que la tenía muy preocupada, puesto que su hijo de entonces 11 años dejó de leer.

Tras consultar con diferentes expertos, acabó juntándose con Ingela Korsell, especialista en literatura juvenil, y con el ilustrador Henrik Jonsson para crear otra saga, la de Pax, una serie de aventuras fantásticas con tintes de misterio y de terror con la que también ha conseguido éxito y, lo más destacado, que su vástago volviera a engancharse al universo de las letras.

Centrada de nuevo en la pequeña Rebecka Martinsson, para su despedida, publicada en castellano por Seix Barral y en catalán por Columna, ideó una historia en la que no puede faltar un muerto desde el principio, en este caso dos, uno de los cuales tiene que ver con su familia, mientras que el otro es el padre de un famoso boxeador desaparecido en 1962 sin dejar rastro.

En el relato, tampoco se obvia el problema de la ciudad sueca de Kiruna, que debe trasladarse de su ubicación actual a causa de la mina que ha acabado "devorando sus cimientos".

Larsson está feliz de encontrarse en España, ya sin cargas familiares porque sus hijos, a diferencia de su anterior visita de 2013, ya no están viviendo con ella, y, por tanto, "antes era una madre demacrada, con cosas pendientes, mientras que ahora, esto es un lujo, no un infierno, sin ningún tipo de responsabilidad", con lo que podrá disfrutar más de los encuentros con periodistas, lectores y editores.

Feliz también por la recepción que está teniendo la novela en varios países y de que en castellano, tras llegar a las librerías la semana pasada, ya se esté preparando una segunda edición.

Asa Larsson no ha escondido, sin embargo, que volver a Rebecka y a su mundo ha sido "como reavivar un matrimonio medio muerto, pero también lo he hecho con alegría y con la satisfacción de que ha pasado el tiempo y ahora soy mayor y he madurado", lo que le ha permitido sentirse más cerca de algunos personajes.

Ha rememorado que cuando inició la serie no tenía un esquema, si bien es cierto que tuvo claro desde el principio que escribiría un primer título "y si me lo publicaban me dije que iría a por seis en total. Como soy una mujer de palabra, hasta aquí he llegado".

De hecho, al final de la novela incluye una nota en la que da su adiós a la fiscal que creó y que "luego tu me creaste a mí", sin obviar sentirse apenada y sin saber si será capaz de "tomarme en serio a mí misma".

"Rebecka -ha proclamado este mediodía- me ha dado de comer en los últimos casi veinte años y yo he estado en permanente diálogo con ella, cambiándome la vida".

A lo largo de este tiempo, el personaje ha evolucionado y en el último título incluso reflexiona sobre lo que ha recorrido y se plantea y se cuestiona que "igual es ella la que tiende a repetir patrones y la que tiene un problema y no el resto del mundo".

Larsson es de las que cree que "el pasado nos marca el patrón de quiénes somos y de mucho de lo que hacemos", lo que refleja en la obra, y en este relato ella, junto a Rebecka, ha descubierto "a la vez, la historia de su madre, que resuelve un bucle familiar".

Preguntada por nuevos proyectos, ha respondido que "ojalá los supiera. Ahora es el proyecto de la libertad, sabía que este momento llegaría algún día, con los chicos que ya no vivirían en casa, con mi ciudad natal que se hundiría y que acabaría la saga de estos libros".

"Me siento libre, es un privilegio y algo bueno, aunque también noto una cierta inseguridad, ansiedad, por lo que me encontraré al girar la esquina, pero estoy esperando pacientemente a que una buena historia llame a mi puerta", ha apostillado.

Lo único que tiene claro es que aunque ella resida desde hace años en el sur de Suecia su escritura "está muy arraigada a todo lo que tiene que ver con el norte del país". "Si juego sola, no como en las novelas juveniles, me quedo en el norte", ha concluido.

(c) Agencia EFE