Arreglarse los dientes a los 40 ya no va de brackets

arreglarse los dientes a los 40
Arreglarse los dientes a los 40 no va de bracketsEdward Berthelot

La sonrisa está entre uno de los elementos de nuestro cuerpo que más complejos nos genera. Y es que nuestros dientes son una auténtica carta de presentación. Piensa sencillamente cuando conoces a alguien: ¿no te fijas casi de inmediato en su boca? Puede que no de forma consciente, pero tu inconsciente, créenos, ya lo ha hecho.

Así que recayendo sobre nuestra sonrisa tanta importancia, no es de extrañar que llegadas a determinados momentos de la vida, queramos poner punto y final a esos pequeños complejos que hemos ido arrastrando durante la juventud. Entre los complejos que más acusan los pacientes de doctores como Nuria Obradors, directora médica de las clínicas dentales Abaden, están los dientes torcidos, la falta de alguna pieza (la falta de dientes envejece, da aspecto descuidado y empeora la apariencia), la sonrisa gingival (cuando se muestra mucha cantidad de encía superior al sonreír) o los dientes muy decolorados, fruto de mala alimentación, tabaco o café entre otros motivos, dando un aspecto amarillento a la sonrisa muy poco favorecedor.

Complejos que, en la mayoría de los casos, ya no requieren de unos brackets como los que han marcado la adolescencia de un gran número de personas. Además, por suerte, los tratamientos de brackets han evolucionado hasta planos más discretos y eficientes que los hacen más llevaderos. Pero vayamos por partes. ¿Qué arreglar cuando tienes más de 40 en tus dientes y cómo? Analicemos complejo por complejo.

arreglarse los dientes a los 40
Edward Berthelot

Complejos dentales

Los dientes torcidos

Es uno de los complejos más comunes en consulta y aunque es habitual verlo en niños o adolescentes que requieren de ortodoncia, hoy en día muchas personas en la edad adulta que quedaron insatisfechos con tratamientos del pasado con poca eficacia quieren recular y arreglarlo en condiciones.

Los expertos lo confirman: lucir una sonrisa alineada y perfecta sin haber llevado ortodoncia alguna vez, es casi imposible. "Es infrecuente que una persona que no haya utilizado ortodoncia en el pasado tenga los dientes correctamente colocados. El desarrollo dental tiene lugar durante años y en él intervienen una gran cantidad de factores. Por ello es muy habitual tener que recurrir a algún tipo de aparatología", dice la doctora Obradors.

Haz la prueba en tu grupo de amigos, ¿cuántos lo han llevado en su adolescencia y cuántos tienen la sonrisa perfecta?

Dicho esto y precisamente en el momento en el que la ortodoncia de adultos vive su época dorada, ¿qué opciones tenemos para corregirla a los 40?

"Ahora vemos una gran cantidad de padres que llevan ortodoncia a la vez que sus hijos. Animados por los buenos resultados que ven en los niños, cada vez se decantan más por la ortodoncia invisible. Esta es una técnica indolora, que prácticamente no se ve y que está basada en unos alineadores muy cómodos de quita y pon", dice la odontóloga.

arreglarse los dientes a los 40
stock_colors

Ortodoncia invisible: cuidado con las propuestas 'low'

Ya lo advierten los expertos, "el problema no es la técnica, ni el software, ni los alineadores. la tecnología siempre será una gran aliada, pero sin un correcto diagnóstico de un dentista y su planificación no se consiguen resultados. Los alineadores transparentes no se mueven por sí solos", explica la doctora Eugenia Cervantes, especializada en Estética Dental y directora de la Clínica Eugenia Cervantes. Habla de esos anuncios que, seguro, te han saltado más de una vez en un pop up cuando navegabas en los que te proponen comprar tratamientos de ortodoncia invisible por internet sin tener que ir a ninguna clínica, recibiéndolo en tu casa y en menos de 6 meses.

Con este tipo de alineadores en el ojo de la tormenta, la doctora cuenta que no hacen más que salir pacientes ahora que cayeron ante este reclamo durante la pandemia y ahora sufren las consecuencias. Los problemas de esto se traducen en problemas de mordida, retracciones de envías, dolores cervicales, problemas de movilidad y hasta algunas complicaciones respiratorias. Y no, no es algo que sorprenda a la especialista: "no me sorprende que estos tratamientos fracasen al no tener un seguimiento de un dentista. Si bien las visitas con la ortodoncia invisible son más espaciadas, hay que revisar cada mes si el paciente usa correctamente los alineadores, cómo lleva la higiene, cómo está su salud bucodental en general... Ese es el fin de las revisiones periódicas".

arreglarse los dientes a los 40
D.R.


Así que si estás buscando hacerte un tratamiento de ortodoncia invisible, aquí tienes algunos consejos para no arrepentirte después.

  • No caigas en el reclamo de lo rápido y económico. No es viable en todos los casos. "No es lo mismo un caso de dientes ligeramente torcidos que uno severo, como una mordida que le impide al paciente cerrar la boca completamente. Esto no se puede corregir sólo con un aplicativo móvil y sin acudir a la clínica", dice Eugenia Cervantes.

  • La ortodoncia, casi siempre, es un tratamiento multidisciplinar. "Se pueden combinar tratamientos quirúrgicos, periodontales y de estética. No es sólo alinear los dientes. La planificación busca un resultado, primero saludable y funcional a largo plazo", explica.

Falta de dientes

Llegar a la edad adulta con la falta de alguna pieza dental es otro de los motivos principales para acudir a consulta por insatisfacción con tu sonrisa. Las razones, obvias: nada envejece más que una sonrisa a la que le faltan dientes (ni siquiera las arrugas). Empeora la imagen y apariencia, dando un aspecto descuidado, por no hablar de problemas como la dificultad en la masticación e incluso impedir comer algunos alimentos con normalidad.

Y puede que relaciones la falta de dientes con las personas mayores, pero esta percepción queda totalmente tumbada por los datos arrojados por la última encuesta publicada por el Consejo General de Dentistas, según la cual más del 59% de las personas entre 35 y 44 años necesita algún tipo de implante o prótesis para sustituir los dientes perdidos.

arreglarse los dientes a los 40
Edward Berthelot

¿Lo más eficaz para cuidarlos y conservarlos? Pues como explica la doctora Obradors, "cepillarse los dientes después de cada comida y acudir al dentista una vez al año".

Sin llegar a perder piezas pero sí con el objetivo de mejorar lo que tenemos, son también bien conocidas las famosas carillas. Hablemos de ellas.

Carillas

Las carillas, según explica la doctora Patricia Palma Maldonado, fundadora de P&P Clinic, "son láminas pequeñas y finas que se colocan encima de los dientes para modificar tamaño, color, forma, cerrar espacios y cubrir cualquier fractura, mancha o imperfección".

Las carillas sirven para resolver alteraciones dentales como el diastema, el color amarillento del esmalte o el oscurecimiento dental, desgastes o irregularidades en los dientes. Pero cada paciente requiere de un tipo de carillas concreto y para ello vuelve a hacerse fundamental una atención personalizada, pues entran factores como las proporciones, las medidas de cada persona o la forma de la dentadura.

arreglarse los dientes a los 40
Edward Berthelot

Tipos de carillas

Las carillas son de dos tipos de materiales: porcelana, más resistentes y composite, menos duraderas pero con un resultado estético muy aceptable.

Respecto a las carillas de porcelana, la doctora explica que también hay subtipos dependiendo de su espesor y resistencia y no es mejor una que otra, sino que todo dependerá de cada paciente y de cómo sea su problema, qué busca corregir y cómo es su dentadura.

Por el contrario, las de composite también presentan muchas ventajas. Por ejemplo, se colocan más fácilmente y de forma más rápida que las de porcelana y se pueden colocar en una sola sesión. Y aunque son muy resistentes, su duración es menor que las de porcelana.

Sonrisa gingival

Se trata de la sonrisa en la que se ve mucha encía superior. Se la conoce vulgarmente como "sonrisa de caballo" y no es de extrañar que sólo este nombre ya ocasione complejos.

Obradors recuerda que tiene solución: "la sonrisa gingival se puede corregir de manera mínimamente invasiva mediante la gingivoplastia y las infiltraciones de ácido hialurónico. En casos más severos, hay que recurrir a una cirugía ortognática, que es un tratamiento más complejo". El objeto: reducir el protagonismo de la encía y dar más visibilidad a los dientes para una sonrisa más proporcionada y armónica.

arreglarse los dientes a los 40
Edward Berthelot

Dientes decolorados

Igual que el resto de partes de nuestro cuerpo, los dientes también envejecen. Y el paso del tiempo lo que ocasiona en ellos, además de malos hábitos como el tabaco, el exceso de café o mala alimentación, es un antiestético color amarillo al esmalte.

La doctora Obradors cuenta algo interesante si en la década de los 70 estabas embarazada o eras uno de los menores de 8 años a los que se le administró un grupo de antibióticos llamados tetraciclinas. "Con el tiempo se demostró que causaban tinciones severas en dichos grupos de población, pero el daño ya estaba hecho: esas personas sufrirían de por vida decoloraciones grises o marrones".

Pero tranquila, porque si tienes un problema dental como este, también hay solución: "las tinciones leves se pueden solucionar con un blanqueamiento dental. En cambio las severas requerirán un blanqueamiento y la colocación de carillas de porcelana", explica la doctora.

Diastema

Otro de los problemas que para muchas ha supuesto siempre su separación de dientes, llamada técnicamente como "diastema", ha supuesto cada vez más en los últimos tiempos un auténtico boom, así que ese "problema" podría estar resuelto si quieres sumarte a esta moda. Ahora bien, si no tienes diastema y quieres tener más espacio dental, cuidado, porque el diastema no es una moda... sino una malformación.

arreglarse los dientes a los 40
Sylvain Gaboury

Normalmente está asociado a las paletas, es decir, los incisivos superiores y quienes lo tienen de nacimiento puede venir por genética, herencia familiar incluso por malos hábitos si se ha desarrollado con el tiempo. Unos dientes demasiado pequeños, la mandíbula más grande que los dientes, dientes separados por un frenillo sobre-desarrollado o hábitos como chuparse el dedo o presionar constantemente la lengua contra los dientes pueden ser las causas pero, ¿qué riesgos tiene querer provocar a la fuerza esta malformación por pura estética?

Pues bien, según los expertos el diastema puede provocar desequilibrios en la mandíbula y en la fuerza que ejercen los dientes. Y esto, a su vez y con el paso del tiempo, puede desgastar el esmalte, las encías y la propia estructura ósea, llegando a causar muchas molestias.

Si tienes diastema, tranquila, porque puede corregirse. La solución mas habitual es un tratamiento de ortodoncia en el que no hacen falta brackets porque puede corregirse con alineadores transparentes invisibles, para hacer el tratamiento más discreto.

Sea como sea, recuerda: nunca es tarde.