"La arquitectura debe hallar opciones más saludables para afrontar la covid"

Agencia EFE
·3 min de lectura

Madrid, 18 nov (EFE).- El nuevo decano del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), Sigfrido Herráez, considera que la pandemia del coronavirus ha revelado que la arquitectura y el urbanismo no sólo deben buscar "la calidad de vida del ciudadano", sino que también han de hallar soluciones "más saludables".

"Tenemos que pensar los parques y pensar los edificios, no sólo de viviendas, para que tengamos salud", declara Herráez en una entrevista con Efe, donde destaca la importancia de responder a la crisis de la covid con edificios que impliquen "una mejora en la salud de los que los utilizan".

El arquitecto, que entre 1991 y 2005 fue concejal de Vivienda del Ayuntamiento de Madrid, plantea por ejemplo que los metros cuadrados correspondientes a balcones, terrazas o azoteas "no computen" al calcular el coste de las licencias urbanísticas, dado que estas estructuras se han demostrado "fundamentales" durante el confinamiento.

Asimismo, subraya la importancia de construir inmuebles eficientes y modernos, y reconoce que "entre los años 50 y los 90, ha cambiado mucho más cómo se hace un coche que cómo se hace un edificio de viviendas".

Herráez tomó posesión este martes como decano del COAM, después de haber ganado el jueves pasado las elecciones celebradas en el seno de la institución, después de la anterior decana, Belén Hermida, dimitiese tras prosperar una moción de censura en su contra.

Aterriza ahora en su cargo con una situación "no delicada, pero sí complicada", debido al impacto de la crisis, que ha afectado en gran medida a las dos principales fuentes de ingresos de la institución: el alquiler de espacios, que "ha ido a cero", y la expedición de visados.

Por ello cree que es indispensable "dimensionarlo todo" y adaptar el Colegio a las circunstancias y a los que deben ser "los objetivos primordiales".

Las líneas maestras del programa de Herráez, según explica, pasan por pulir los servicios de la institución y mostrar una actitud "proactiva" hacia las administraciones para hacer valer su criterio.

A nivel interno, el nuevo decano quiere que la expedición de los visados se realice en un máximo de 24 horas, y adaptar las condiciones de la colegiación a los distintos perfiles profesionales que aúna la institución, de modo que las cuotas no sean especialmente gravosas para jóvenes, jubilados o arquitectos de instituciones públicas.

Por otro lado, Herráez quiere "convencer" a los Ayuntamientos de que "las licencias no pueden tardar seis u ocho meses", y aunque ve con buenos ojos la reciente reforma de la Ley del Suelo aprobada por la Asamblea regional, que sustituye gran parte de las licencias por declaraciones responsables, considera que hay que ser "más ambiciosos" en esa línea.

Respecto a los concursos públicos dirigidos a arquitectos, defiende que "no pueden hacerse con jurados que no sean arquitectos" y que "no se pueden subastar los honorarios".

Por último, el nuevo decano avanza que será un tanto "beligerante" en la defensa del patrimonio, dado que "el COAM tiene que ser un referente siempre" a la hora de proteger la obra de sus colegiados.

Todas estas metas las abordará en un contexto de crisis cuyos efectos en el sector, según Herráez, aún no se pueden calcular con precisión porque "la incertidumbre en los números es total". "Ahora mismo vemos una dirección que es complicada en lo económico, pero ojalá nos equivoquemos", concluye.

Por Juan Vargas

(c) Agencia EFE