Los arquitectos piden un esfuerzo de recuperación "en vez de tirar edificios"

·2 min de lectura

Logroño, 19 nov (EFE).- Diferentes arquitectos que trabajan en la recuperación de patrimonio han reclamado un esfuerzo, principalmente a las administraciones, para mantener los edificios singulares, también los que son de los siglos XIX y XX, en lugar de tirarlos, aunque, en muchas ocasiones, eso es más económico.

Esta es la principal idea en la que se basan las XXI Jornadas Internacionales de Intervención en el Patrimonio Histórico, que organiza el Colegio de Arquitectos de La Rioja y que han comenzado este viernes con un acto en el que han intervenido varios de los arquitectos participantes.

Además, se ha celebrado un acto de apertura de las jornadas, en el que ha intervenido el arquitecto Rafael Moneo, quien este jueves ha recibido la Medalla de Oro del Logroño, de cuyo edificio consistorial es autor.

Moneo, Premio Pritzker de Arquitectura en 1996 y Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 2012, ha agradecido la invitación a estas jornadas, "que tratan sobre cómo actuar en el patrimonio histórico artístico".

"Aunque no sé si al hablar de arquitectura podemos ser tan específicos", ha dicho, porque en el trabajo del arquitecto "siempre hay que estar pendiente de establecer una continuidad con el medio y que a lo mejor hay que extender ese concepto de pensar solo en lo histórico y artístico".

En el acto previo de apertura han participado varios de los arquitectos asistentes, como Carlos Enrich, quien ha subrayado que "el pensar qué hacer con el patrimonio es un tema de debate muy actual", en un momento en el que "la covid ha puesto de manifiesto la necesidad de más espacios abiertos".

Así, ha puesto como ejemplo su trabajo en el Espacio Santa Eulalia, en Gironella (Barcelona), una antigua iglesia que vaciaron "para ir a la esencia de su espacio y darle una segunda vida".

En la misma línea, Francesc Rifé ha relatado como rehabilitó la "Casagrande" de Grañón (La Rioja) para convertirla en un hotel, en un proyecto en el que sus dueños "asumieron el gastar un poco más para conservar partes del edificio que podían haber tirado, pero querían dejar esa huella", a pesar de que "conservar siempre es más caro que hacer algo nuevo".

El coordinador de las jornadas, Octavio Pérez, ha considerado que la intervención en elementos patrimoniales pone de manifiesto el compromiso de los arquitectos con las administraciones y los ciudadanos y "con la obligación de preservar nuestra historia" porque "si simplemente derribamos los edificios, la perdemos".

Ha reclamado a las administraciones que, "al menos, fomenten el debate" y estimulen que los clientes privados también opten por conservar los edificios, "aunque rehabilitar sea más caro" y "mucho más complejo en la tramitación administrativa", algo que "a veces paraliza los proyectos".

"El patrimonio, además, no es solo del siglo XV, también el del XIX y el XX" y "si no tenemos eso en cuenta, pronto habrá quien se plantee derribar el Ayuntamiento de Logroño, que es de Rafael Moneo", ha dicho.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente