Armie Hammer tenía una obsesión sexual por el BDSM

·4 min de lectura
Armie Hammer credit:Bang Showbiz
Armie Hammer credit:Bang Showbiz

Desde 2021, Armie Hammer ha estado envuelto en una ola de escándalos por las acusaciones de canibalismo, sadomasoquismo, violencia física, depravación, abuso psicológico y sexual en su contra.

Si bien el intérprete ha negado vehementemente dichas afirmaciones a través de sus representantes, al parecer el reciente estreno de 'La saga de los Hammer: Escándalo y perversión', un documental de tres episodios sobre la historia de su familia, no le permitirá cerrar la página muy pronto.

El documental, que llegó a la pantalla este viernes a través de HBO Max, reitera las acusaciones de abuso de las ex novias de Armie, quienes aseguran que el actor las tomó por la fuerza a través de la práctica sexual BDSM. Una de ellas, conocida como Effie, afirmó que la estrella la agredió durante su relación de cuatro años.

Además, una fuente anónima que trabajó como asistente del intérprete también aseguró que Hammer le obligó a entrar en un club de striptease a las 10 de la mañana para conseguirle un baile erótico.

"Yo estaba en contra, no quería hacerlo. Me hizo creer que no tenía elección. Podía haberme marchado, pero me asustaba la magnitud del asunto", dijo el informante.

El primer episodio de la serie, titulado 'Love Bomb', se centra en la tumultuosa vida amorosa de Hammer y su aparente obsesión por el BDSM. La producción abre con un mensaje de voz en Instagram del actor sobre una apuesta a un destinatario desconocido.

"Esta va a ser la apuesta: si gano, puedo ir a tu casa con mi bolsa de golosinas. Dentro de mi bolsa, hay varios tamaños diferentes de cuerda Shibari. Shibari es el arte japonés del bondage con cuerda", se escucha a Hammer decir.

"Mi apuesta iba a consistir en presentarme en tu casa, atarte completamente e incapacitarte, para luego poder hacer lo que quisiera en cada uno de los agujeros de tu cuerpo hasta que terminara contigo", añade la grabación.

Una de las supuestas ex parejas del intérprete, Courtney Vucekovich, relató en la emisión que durante su relación con Hammer se sentía como un "cuento de hadas", antes de que las cosas tomaran un giro oscuro.

Dijo que mientras ella consentía al actor en sus fantasías BDSM, Hammer llevó las cosas demasiado lejos durante unas vacaciones de tres semanas que tomaron cerca de Palm Springs.

"Fue algo que nunca me habían hecho", relató Vucekovich, negándose a dar más detalles. "Es muy degradante y muy despreciable. No me gusta sacarlo a la luz".

Por su parte, la modelo y actriz, Julia Morrison, contó que Armie se puso en contacto con ella en Instagram después de que publicara una foto de una sesión en la que aparecía asfixiada.

"He querido atarte desde que vi esas malditas fotos y te envié un mensaje al respecto”, habría escrito el actor.

Vucekovich y Morrison también compartieron los mensajes de texto que dicen que Hammer envió, describiendo más fantasías sexuales violentas que quería que llevaran a cabo - incluyendo el infame texto "Soy 100% caníbal".

Armie también les dijo supuestamente que quería quitarles las costillas, asarlas y comérselas.

Paige Lorenze, que mantenía una relación con el intérprete, también le acusó de haberle cortado la letra 'A' en un muslo antes de chupar la sangre de su herida fresca. "Está obsesionado con la carne", afirmó. "Me lo quité de encima, pero creo que iba en serio".

Hammer ha negado repetidamente haber actuado mal afirmando que todas sus relaciones fueron consentidas.

El segundo y el tercer episodio profundizan en los detalles de las denuncias de Casey Hammer contra su familia, que según ella perpetuó una historia de violencia que acabó afectando a su sobrino.

La hermana del padre de Hammer, que se distanció después de que fuera ignorada en su mayor parte en el testamento multimillonario de su abuelo en 1990 -que, según se informa, tiene un valor de unos 800 millones de dólares-, dijo que la violencia viene de familia.

"Por fuera éramos una familia perfecta. Pero si creen en hacer tratos con el diablo, los Hammers están en la cima del tótem. Cada generación de mi familia ha estado involucrada en oscuras fechorías y cada vez es peor".

El bisabuelo y tocayo de Hammer, Armand Hammer, ganó millones en la industria petrolera, pero dejó a su familia profundamente dividida en su testamento de 1990, que favoreció a algunos y despreció a otros.

El padre de Hammer, Michael, heredó la mayor parte de la fortuna, mientras que Casey y su padre recibieron 250.000 y 500.000 dólares respectivamente.

La violencia y el escándalo han asolado a la familia a lo largo de su historia, ya que Armand fue condenado por homicidio en 1920 por un aborto fallido que intentó practicar, y el abuelo de Hamer, Julian, mató a un hombre en 1955 por una deuda de juego. El abuelo de Hamer, Julian, mató a un hombre en 1955 por una deuda de juego.