Armie Hammer se 'hospeda' en una casa de Robert Downey Jr.

·2 min de lectura
Armie Hammer credit:Bang Showbiz
Armie Hammer credit:Bang Showbiz

Armie Hammer ha estado enfocado en recuperar su salud física y mental después de una serie de escándalos por las acusaciones de canibalismo, sadomasoquismo, violencia física, depravación, abuso psicológico y sexual en su contra, por lo que ha recurrido a su gran amigo Robert Downey Jr., quien continúa siendo una importante pila de apoyo para el actor.

Una fuente cercana al intérprete ha revelado que Armie ha estado viviendo en una de las casas de la estrella de 'Ironman', semanas después de que se asegurara que estaba vendiendo multipropiedades en las Islas Caimán.

"Está viviendo en una de las casas de Robert. Se ha mantenido sobrio y ha pasado mucho tiempo con buenos amigos y con sus hijos", dijo el informante a Page Six.

El actor de 'Call Me By Your Name' -que estuvo casado con la periodista Elizabeth Chambers desde 2010 hasta 2020 y tiene con ella a sus hijos Harper, de siete años, y Ford, de cinco- es actualmente investigado por la policía de Los Ángeles por presuntos delitos sexuales.

Si bien el intérprete ha mantenido su sobriedad, a sus amigos les preocupa que el reciente estreno del nuevo documental 'House of Hammer’, de HBO Max, que se centra en la tumultuosa vida amorosa de Hammer y su aparente obsesión por el BDSM, le desestabilice.

"Está sobrio y se ha comprometido a ello. Sus amigos están nerviosos de que el documental lo aplaste. Tiene una idea de lo que se avecina. A pesar de ello, ha tratado de avanzar todo lo posible en el plano emocional y en el de su carrera", asegura la fuente.

El tráiler de la producción, que se emitió a principios de este mes, incluía el testimonio de dos mujeres que supuestamente fueron objeto de sus fetiches sexuales.

Un mensaje de texto, aparentemente enviado por Armie a una de sus presuntas víctimas, decía: "Soy 100% caníbal. Quiero comerte".

Courtney Vucekovich, una de las dos mujeres que afirman que el actor de 35 años la agredió, detalló el abuso que supuestamente sufrió, diciendo que las cosas empezaron de manera fantástica "pero luego cambiaron” a medida que él "sobrepasaba los límites poco a poco".

La mujer detalló cómo la simple mención de la palabra canibalismo hizo que pasara años "enloqueciendo" y que era la única cosa de la que Armie "quería hablar".

Courtney también dijo que recibió un mensaje de él que decía: "Voy a morderte" y fotos de una cuerda que él le envió por mensaje de texto.

"Las cuerdas estaban alrededor de su cuello, su muñeca, sus tobillos, y estaba completamente inmovilizado. Cerraba los ojos hasta que terminaba", señaló la mujer.