Argentinos y sindicatos protestan para exigir al Gobierno de Fernández que frene la inflación

·2 min de lectura

Una marcha a favor, y en contra del Gobierno argentino, en medio del aumento del coste de la vida.

Miles de argentinos marcharon hasta la sede del Congreso junto con las principales confederaciones sindicales aliadas del Gobierno. La primera protesta encabezada por la Confederación General del Trabajo (CGT) en los tres años de presidencia de Alberto Fernández.

"La CGT hoy ha hecho una marcha contra la inflación, pero de apoyo al gobierno. Y esta es la única marcha que hace el sindicalismo combativo y la izquierda en Plaza de Mayo, apuntando contra el poder político en nuestro país, que es categóricamente contra el ajuste del gobierno, por aumento de salario y por desembarazarse argentina del pacto de sometimiento con el FMI", explicó Juan Carlos Giordano, diputado nacional de Izquierda Socialista.

Con el sector empresarial en el blanco, el reclamo principal fue la falta de medidas efectivas para controlar la subida de precios.

La inflación en julio fue del 7,4%, mientras que la tasa interanual subía al 71%, situando a Argentina entre los países con mayor inflación del mundo. Los analistas prevén un aumento de precios superior al 90% para 2022.

"Se hace necesario un urgente aumento general de salarios y empezar a repensar, como venimos diciendo hace muchísimos años en este país, no tenemos que discutir la pobreza. La pobreza se combate. Lo que se tiene que discutir es la riqueza, la que se llevan todos, siempre y en cada momento más duros de nuestro país", declaró Marina Joski, miembro de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP).

Al concluir la masiva movilización que colapsó el centro de Buenos Aires, los organizadores señalaron en una rueda de prensa que les preocupa la inflación, la "especulación financiera" y también "la especulación política" de sectores opositores de cara a las elecciones generales de 2023.

La escalada de precios -sobre todo de los alimentos- está agravando la crisis económica, que ha visto aumentar los niveles de pobreza hasta alcanzar el 40% de la población argentina.