Arda dispuesto a mudarse por Damla en ‘No sueltes mi mano’

Por Telenovela
Photo credit: Productora

From Diez Minutos

El comportamiento rebelde que está teniendo Damla y su acercamiento a Arda llevan a Baris a tomar una drástica decisión. “Voy a mandarla a Londres”, comparte con Sumru. Esta le da su apoyo y no pierde la oportunidad de malmeter: “Cuanto más lejos esté de los Çelen, más feliz será”. Cenk acompaña a Azra a la empresa y Sumru los ve en actitud cariñosa desde una de las ventanas. Decidida a impedir que sean felices, habla con su enemiga. “Estás viviendo una mentira. ¿Por qué lo perdonaste? Seguro que no te dijo el motivo de su abandono”, comenta con malicia. Y añade: “Cenk me buscó y llegó a un acuerdo conmigo. A cambio de sacarte de la cárcel, renunciaba a tu amor”.

Azra descubre el motivo del abandono de Cenk

Damla sigue muy atormentada por su implicación en el accidente de Mert y pide ayuda a Gamze para deshacerse de su coche. “Si me descubren mi vida acabará”, afirma. Por eso, ve con buenos ojos alejarse de Estambul y viajar a Londres. Esa misma noche, Baris celebra una cena para despedirla e invita a Sumru. Mientras conversan, el móvil de la chica no deja de sonar y esta al ver que es Arda, se retira con la excusa de poder hablar con una amiga. “Estoy en la puerta de tu casa. Sal o entraré”, dice Çelen.

Cenk sorprende a Azra con una romántica velada, pero ella se muestra distante. “Me volviste a engañar. Nunca pensé que te aliarías con mi enemiga”, le recrimina sin poder contener las lágrimas. “Lo hice por ti para que fueras feliz. Yo fui el causante de la muerte de tu hermano y no podía permitir que estuvieras presa”, trata de justificarse el joven, pero es en vano. Su mujer no lo escucha y se marcha.

Mientras Sumru y Baris continúan cenando y muestran gran complicidad, Damla sale a hablar con Arda. “Por primera vez en mi vida me haré responsable del amor que siento. Me iré contigo a Londres”, declara él.