El Archivo Histórico de Barcelona exhibe una "autobiografía" de la ciudad en documentos

Agencia EFE
·4 min de lectura

Barcelona, 18 nov (EFE).- El Archivo Histórico de Barcelona exhibe en una exposición la "autobiografía" de la ciudad a través de un centenar de documentos que abarcan desde 1249, cuando se creó el primer gobierno municipal (Consell de Cent), hasta 1979, con la restauración de la democracia.

El comisario de la exposición, Daniel Venteo, ha explicado que con esta muestra, que tiene "voluntad de colección permanente", aunque inicialmente se exhibirá hasta abril de 2021, se pretende "explicar pedagógicamente el patrimonio documental único que custodia el archivo, pero no lo hace de manera autocomplaciente".

La exposición, subraya Venteo, es "autocrítica con la historia de Barcelona" y la prueba, añade, es que "habla del trabajo infantil en las fábricas, de la discriminación de la mujer, de la pobreza, de las minorías (gitanos, judíos) o del impacto de operaciones urbanísticas como la apertura de la Via Laietana y su incidencia social".

En los cinco ámbitos de la muestra (el gobierno de la ciudad, la demografía, el mundo del trabajo, los servicios urbanos y la arquitectura y urbanismo) se pueden contemplar documentos originales, facsímiles, reproducciones gráficas de libros, fotografías, carteles y recursos multimedia.

En el ámbito del gobierno de la ciudad, una quincena de documentos ilustra la trayectoria ininterrumpida de gobierno municipal a lo largo de siete siglos y medio, entre ellos una edición facsímil del primer volumen del Libro Verde de Barcelona, del siglo XIV, el libro de privilegios más importante del Consell de Cent, o los carteles electorales de las primeras elecciones municipales democráticas en Barcelona después del franquismo.

Gracias a los fogajes se conoce el número aproximado de habitantes de la Barcelona gótica, a pesar de que hasta los primeros registros sistemáticos de población´,a finales del siglo XVIII, no se cuantificó el número de personas que vivían. En los últimos ocho siglos, se ha pasado de unos 25.000 a más de un millón y medio.

En el apartado demográfico se puede ver un informe de ciudadanía de 1407 del marinero Gabriel Salvador, en el que demuestra que vive en la ciudad aportando el testimonio de sus vecinos; tarjetas de visita del estudio Napoleón que ilustran el impacto que tuvo la fotografía a partir de 1830; o la representación de "un africano esclavizado recién llegado al puerto de Barcelona dibujado al margen de un folio del libro del subadministrador de las plazas, de 1471.

En este ámbito se presenta la versión táctil de la web "Las Rúbriques de Bruniquer", una cronología de la historia barcelonesa desde 1249 hasta 1714.

La sección dedicada al trabajo está presidida por un mapa de la segunda mitad del siglo XIX obra de Alfred Guesdon que muestra la industrialización de la ciudad con la construcción de numerosas fábricas y como contrapunto, subraya Venteo, una fotografía, de hacia 1900, de trabajadores de la fábrica Camilo Mulleras, conocida popularmente como Can Janas, cuya primera fila está ocupada por niños.

Un mapa del siglo XVIII con los campos de cultivo que abundaban en el llano que hoy ocupa la ciudad se exhibe junto a una fotografía con un rebaño de cabras paseando por las Ramblas a principios del siglo XX.

La gestión de los servicios ha sido competencia del gobierno municipal a lo largo de los siglos, garantizando el abastecimiento de agua y alimentos, la salud pública, el urbanismo y las obras, los servicios de atención social, la beneficencia, la seguridad pública y la enseñanza.

Desde final del siglo XIX, con la aparición de medios de transporte de masas, en el espacio público empezaron a proliferar los tranvías, automóviles, autobuses y, bajo tierra, el metro.

En este ámbito se puede ver un grabado de finales del siglo XVIII del paseo de la Explanada lleno de carruajes, un ejemplar del número 1 del Diario de Barcelona, o una página del Llibre de les ordinacions del mostassaf, oficial municipal encargado del abastecimiento de los mercados y la vigilancia de pesos y medidas.

El último apartado, centrado en la construcción de la ciudad, ofrece una lectura de la transformación urbanística de la Barcelona contemporánea a partir de mediados del siglo XIX, con el derribo de las murallas medievales y el plan del ensanche de Cerdà, así como con la anexión de buena parte de los antiguos pueblos independientes del plan de Barcelona.

En este ámbito se presenta la versión táctil de la web "Darrera mirada", un viaje a la arquitectura y el urbanismo de la Barcelona de 1860 a través de los 'quarterons' del arquitecto municipal Miquel Garriga Roca; un plano topográfico de Cerdà de 1855 y "la Barcelona imaginada" por Cerdà en 1859, que situaba el centro de la ciudad en la actual plaza de las Glorias, donde pretendía ubicar el nuevo ayuntamiento.

(c) Agencia EFE