'Archivo 81' de Netflix esconde una conexión inesperada con Hannibal Lecter

·4 min de lectura

El género de terror suele ser uno de los más infalibles para Netflix, y el reciente estreno de Archivo 81 es otra prueba de ello tras colarse entre lo más visto de la plataforma desde el momento de su lanzamiento -a la hora de escribir este artículo ocupa el puesto 4 del Top 10 en España-. La serie producida por el padre de la saga Expediente Warren, James Wan, recurre a la idea del found footage (grabaciones encontradas como El proyecto de la bruja de Blair) para contar una historia con saltos en el tiempo, un culto demoniaco y universos paralelos.

Pero ¿y si les dijera que la serie esconde una conexión con Hannibal Lecter aunque sus historias no compartan absolutamente nada?

Dina Shihabi como Melody Pendras, Mamoudou Athie como Dan Turner en Archivo 81. Cr. Cortesía de Netflix
Dina Shihabi como Melody Pendras, Mamoudou Athie como Dan Turner en Archivo 81. Cr. Cortesía de Netflix

A primera vista parece imposible. ¿En qué pueden estar conectadas una serie sobre la búsqueda de la verdad en torno a un culto peligroso con el asesino caníbal de El silencio de los inocentes? Pues nada menos que una figura clave de la historia.

La serie gira en torno a Dan Turner (Mamoudou Athie), un joven que perdió a su familia en un incendio de pequeño que trabaja restaurando cintas de video. Pero su vida cambia cuando un magnate lo contrata para restaurar una colección de cintas encontradas en un incendio en 1994. Cobrará $100.000 pero debe hacer el trabajo en una casa aislada en el medio de un bosque. Dan acepta pero el desafío se torna más complicado cuando descubre que las cintas en cuestión albergan el misterio de otro incendio, con una relación directa con su propio padre.

La protagonista de los vídeos es una estudiante llamada Melody Pendras (Dina Shihabi) que pretende finalizar sus estudios haciendo un análisis sobre un viejo edificio, el Visser. Allí graba y filma cada momento, entrevista a los vecinos y se escabulle por rincones descubriendo en el camino la existencia de un culto peligroso y sacrificios humanos, creando una conexión paranormal en el tiempo entre el Dan del presente viendo las cintas y la Melody de los 90s.

Y es precisamente en la conexión de ese culto que encontramos la relación con el asesino en serie protagonizado por Anthony Hopkins. Si algo se puede aplaudir de Archivo 81 es que lograr crear un universo muy prometedor a largo plazo como, por ejemplo, la historia de este culto que venera a una deidad llamada Kaelego. Los responsables de la serie dedicaron muchos esfuerzos en crear la estética de todo este universo ocultista, con lenguaje propio, mitología y la creación del demonio en cuestión con una estatua.

Estatua de Kaelego en Archivo 81. Cortesía de Netflix
Estatua de Kaelego en Archivo 81. Cortesía de Netflix

Para crear dicha estatua -que aparece en los rituales, celebraciones sectarias, dando forma a la manifestación del demonio más tarde- los responsables lo diseñaron sin centrarse en otras deidades en general, sino que el primer punto de inspiración fue Hannibal Lecter.

Está un poco basado en Hannibal Lecter” dijo Rebecca Sonnenshine en una entrevista a EW. “En la forma en que mira hacia arriba, con la cabeza inclinada hacia abajo y mirando arriba. Así comenzó el diseño, como un personaje muy quieto que observa muy atentamente” explicó. Lo cierto es que jamás lo hubiéramos relacionado pero si observamos la estatua de Kaelego con atención podemos comprender la conexión, al usar esa misma postura acechante del asesino caníbal que Hopkins hizo tan famosa en el cine.

La siguiente inspiración surgió de las religiones mismas. “había esta noción de como estábamos representando a un dios o demonio, la cabeza debía llegar algún tipo de corona, porque estábamos haciendo referencia a representaciones medievales de Jesús con María. Espero que no resulte blasfemo para nadie […] Quería algo con ese elemento y así surgió lo que llamaríamos la corona de Kaelego” explica Sonnenshine en relación a la corona que vemos en personajes que lideran los rituales.

Archivo 81 es una serie que a lo largo de ocho episodios va tejiendo una trama de manera lenta y cuestionablemente previsible, pero que logra resarcirse gracias a su desenlace. El último capítulo apuesta por lanzar giros repentinos y sorpresas de última hora mientras los cabos sueltos dejan la puerta abierta a una segunda temporada. Y si bien Netflix todavía no ha dado luz verde a la producción, viendo el éxito de la serie y el universo que propone la historia, no resulta descabellado imaginar que pronto lo hagan. Al menos su showrunner confirma que así pensó la serie, con miras a más temporadas, asegurando que esos cabos sueltos tendrían respuesta si la hubiera: como la nueva realidad de Dan en el final, los viajes en el tiempo, la existencia de puertas de entrada a universos paralelos o quien fue responsable de la muerte de su familia.

Archivo 81 es el tipo de serie con papeletas para expandirse. No solo está basada en un popular podcast sobre historias paranormales y de found footage que permite expandir la serie durante varias temporadas, sino que, sobre todo, cualquiera que haya visto los ochos episodios puede confirmar que la serie propone la expansión de una trama que podría dar pie a una serie de larga duración. Es decir, hay más potencial en el futuro que promete la historia que en lo visto hasta ahora.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Estas son las series y películas más vistas en la plataforma.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente