Ara Malikian y la bofetada de realidad ante la guerra de Ucrania

·4 min de lectura

La última entrega emitida de Planeta Calleja, que por cierto firmó un 8.2% de cuota de pantalla y reunió a 857.000 espectadores, tuvo como invitado a Ara Malikian. El músico viajó junto al presentador de Cuatro Jesús Calleja a Armenia en una nueva aventura que destacó especialmente por la confesión de este libanés, con ascendencia armenia, de una infancia marcada por la guerra.

Un testimonio que, inevitablemente, en estos instantes de actualidad conduce a los espectadores a posar su mirada sobre el conflicto que se libra en Ucrania desde que el pasado 24 de febrero el presidente ruso Vladimir Putin anunciara la invasión de este país ubicado en Europa Oriental.

©Mediaset
©Mediaset

Tras la entrega protagonizada por Silvia Abril y Toni Acosta, el violinista Ara Malikian acompañó a Jesús Calleja hasta Armenia. El músico tuvo la oportunidad de conocer de cerca sus raíces a la par que el presentador disfrutó de una experiencia inigualable cuando el invitado tocó el violín. Un instrumento que, todo sea dicho, maneja desde pequeño ya que es muy simbólico en su familia puesto que su abuelo, que tuvo que huir de Armenia en el año 1915 por culpa del genocidio que sufrió el país, salvó la vida tras fingir ser el miembro de una banda europea.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

“Cuando está el genocidio los armenios huyen donde pueden, como pueden. Por la decisión de un psicópata. 1915 era una época de follón total en el mundo entero, estaba la Primera Guerra Mundial y todos contra todos. Nadie controlaba lo que estaba ocurriendo en Armenia. Se quedó solo mi abuelo. Siempre cuenta mi madre que su padre era un tipo de héroe y pudo salvar a toda su familia", explicó el músico sobre este conflicto que se produjo entre 1915 y 1923 y en el que casi dos millones de armenios fueron asesinados por el imperio otomano.

Lo cierto es que Ara Malikian abrió su corazón a las cámaras reconociendo que él también tuvo sufrió los estragos de la contienda y que tuvo una infancia que no fue precisamente de color de rosas. El violinista nació en Beirut, capital del Líbano, el 16 de septiembre de 1968 en el seno de una familia armenia que tuvo que soportar las difíciles circunstancias de la guerra civil libanesa.

De primeras Ara Malikian recordó sus primeros años de vida con cierta añoranza, reconociendo que “tenía unos padres maravillosos, unas hermanas maravillosas. Mi padre era violinista”. Sin embargo, cuando tenía seis o siete años estalló el conflicto en su país y se pasaba los días refugiado bajo tierra para protegerse de los ataques. Una experiencia que, según sus propias palabras, te marca para toda la vida. “Vivíamos semanas en los sótanos, veíamos las bombas caer. Veíamos los muertos. Veíamos los soldados”.

Pese a que en la actualidad Ara Malikian tiene 53 años y ya ha pasado mucho tiempo de aquella época, la realidad es que no ha podido olvidar dicha tragedia y todavía hoy se acuerda de aquellos amigos y gente del barrio que perdieron la vida: “Hasta primos”.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

El presentador de Planeta Calleja se quedó completamente descolocado ante este testimonio y no pudo evitar hacer la comparativa con la actual contienda que se libra en suelo ucraniano. “¿Qué haces? Te escondes. No te queda otra”, apuntó Ara Malikian demostrando que él entiende mejor que nadie el sufrimiento que están atravesando miles de familias que han tenido que abandonar sus hogares y dejar su vida atrás para sobrevivir ante el horror de las bombas.

El violinista incluso reconoció que “hay mucho miedo, especialmente si estás en un sótano y oyes las bombas y en el sótano falta un vecino”. O sea, Ara Malikian entiende el temor que rodea el cuerpo de quienes actualmente han decidido refugiarse en el subsuelo, ya sea en sótanos o en estaciones de metro. Porque si bien la invasión rusa ha provocado que muchos ciudadanos ucranianos emprendan un viaje hacia países colindantes para iniciar una nueva vida en calidad de refugiados, hay otros que sobreviven con la incertidumbre en la nuca ante los ataques de misiles que están causando una gran destrucción.

A pesar de que los ucranianos están resistiendo, Ara Malikian no solo hizo mirar con otros ojos el conflicto actual en base a su experiencia en otra contienda, sino que puso de relieve que es algo que nunca se olvida por mucho que seas un niño. Es decir, él experimentó en sus propias carnes la crudeza de un conflicto y, de alguna manera, le robaron una infancia de paz como ahora mismo ha ocurrido con tantos críos que han dejado de jugar en parques y aprender en los colegios para simplemente sobrevivir. En algunos casos hasta han sido separados de sus familiares, experimentando a una corta edad un auténtico drama que posiblemente les marcará para el resto de sus días.

De todos modos, aunque hay historias muy duras protagonizadas por menores, Ara Malikian reflejó en Planeta Calleja la esperanza que siempre permanece en los ojos de un niño. Igual que han corrido como la pólvora imágenes de pequeños jugando, cantando y bailando como inocente forma de plantar cara a la tragedia, el invitado se escudó en su talento. O sea, su habilidad para tocar el violín fue reconocida tempranamente a pesar de estudiar durante largos periodos en los refugios antiaéreos.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Mediaset

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente