Aprende a quemar calorías mientras activas tu concentración

Para un correcto equilibrio es fundamental la concentración. Lo sabes si practicas yoga o pilates pero pasa desapercibido en otras disciplinas. El Bosu (Both Side Up) fue inventado en 1999 por David Weck. Consiste en una semiesfera de 65 centímetros de diámetro y está pensada tanto como  para que mantengas el equilibrio de pie sobre la parte plana como para que le des la vuelta y utilices la zona cóncava. Son resistentes porque la mayoría de ellos está fabricado en látex y ambas caras son antideslizantes. 

Es un ejercicio pensado para tonificar la musculatura mientras empleamos la concentración y el equilibrio. La zona abdominal es la que primero suele mostrar resultados y la que mejor responde a esta disciplina. 

Leer más: Claves para amortizar (por fin) la cuota del gimnasio

Objetivos del BOSU

La práctica del BOSU tiene como finalidad tres objetivos básicos: La postura, el equilibrio y el rendimiento cardiovascular. Algunos profesionales lo utilizan, además, para tratar lesiones puntuales en articulaciones o ligamentos cruzado. 

Controlar la postura

¿Cuántas veces al día echas hacía atrás los hombros o enderezas tu espalda? Si tienes un trabajo que te mantiene sentada, frente a un ordenar o muchas horas de pie es probable que a lo largo de la jornada descuides la posición de tu cuerpo. Es como la pescadilla que se muerde la cola. La mala postura genera dolencias o contracturas que a su vez impiden que mantengas los hombros erguidos y la espalda recta. 

VER GALERÍA

Aprende a quemar calorías mientras activas tu concentración

Para que el BOSU te ayude con ello es fundamental que trabajes tu percepción corporal. Con la práctica lograrás un balance perfecto entre el equilibrio físico y el ejercicio muscular. No es una técnica compleja pero requiere tiempo y cuidado.

Ejercicio cardio

Es uno de los resultados más buscados, la actividad cardiovascular ayuda a perder peso, aumenta la resistencia física y tonifica los músculos. Si practicas meditación de manera regular esta clase de método es el ideal para ti. Que permanentemente se busque el equilibrio para poder lograr el ejercicio hace que te concentres en el aquí y ahora. Práctica a la que llegarás muy pronto si eres una adepta al mindfullness.

Leer más: Cómo puedes evitar que te duela la cabeza al hacer ejercicio

Mantener el equilibrio la base de todo

Es el fuerte de este aparato legendario y efectivo. Una vez que controles el equilibrio evitarás las malas posturas físicas y utilizarás tu musculatura de manera pareja.

El BOSU está diseñado para soportar unos 140 kilos dependiendo del modelo. Es importante que las primeras veces seas consciente de algunos peligros que esta plataforma puede representar.  Si no sueles realizar actividades donde el equilibrio sea uno de los ejes principales es conveniente que vayas de a poco. Una mala caída puede causarte lesiones graves y mantenerte alejada de esta y otras prácticas durante algunas semanas. No es recomendable para personas con mucho sobrepeso, consulta con tu entrenador si este es tu caso.

Las actividades que se pueden realizar con este aparato no solo están centradas en el equilibrio, aunque sea la base del trabajo físico. En algunos centros los utilizan para hacer sentadillas, abdominales laterales y fuerza de brazos. 

Los expertos recomiendan hacer tres series de por lo menos 30 segundos cada una. Si tienes pensado comprar uno, ten en cuenta algunos consejos. Puedes trabajar casi toda la musculatura de tu cuerpo, pero es recomendable establecer prioridades. Primero logra controlar y mantener el equilibrio y luego añade series de ejercicios según la zona del cuerpo que quieras trabajar.  

Si tu idea es solamente probarlo para incorporarlo a tu rutina del gimnasio si te gusta, puedes encontrarlo en muchos centros, recuerda que está de moda, pero no es una técnica nueva. La ventaja de hacerlo en un gimnasio es que estarás supervisada por un profesional.

El BOSU es una herramienta fitness muy asequible. Puedes encontrarlo en el mercado por 15 €, dependiendo de su origen, su tamaño y su peso puede llegar a costar hasta 130 €.

Como accesorio complementario es recomendable porque es fácil de transportar y permite que entrenes al aire libre, en tu casa o en un gimnasio. Sin embargo es la clase de aparato que si no tienes una constancia rigurosa termina en el trastero a las pocas semanas. 

Leer más: Destinos donde poder hacer turismo y deporte