'¡Schmigadoon!': encontré la serie más feliz para el verano en Apple TV+

·6 min de lectura

Las temperaturas suben y estar fuera se hace cada vez más insoportable según qué horas. Si la pandemia ya nos complicaba la vida en el exterior, el calor solo añade problemas. Por eso, los que llevamos regular el verano recurrimos a lo de siempre para ocupar el tiempo libre sin derretirnos al sol: las series.

Por culpa de la crisis del Covid-19, en los últimos meses hemos notado un bajón importante en los estrenos seriéfilos y en julio, además, entramos en horas bajas, con las cadenas y streamers reservando sus pesos pesados para después del verano. Sin embargo, entre los lanzamientos estivales siempre hay alguna joya nueva que te alegra la semana, y este año he encontrado la mía en Apple TV+: ¡Schmigadoon!, mi nuevo lugar feliz televisivo.

¡Schmigadoon! (cortesía de Apple TV+)
¡Schmigadoon! (cortesía de Apple TV+)

La plataforma de Apple sigue estrenando series de calidad que pasan desapercibidas. Con la excepción de la excelente Ted Lasso, que ha arrasado en las nominaciones a los Emmy 2021, sus ficciones suelen ser injustamente ignoradas: Dickinson, Mythic Quest, Central Park, Physical o Servant son muy buenas, pero casi nadie las ve. Con su nueva apuesta, ¡Schmigadoon!, dudo que encuentren el éxito masivo, pero aun así merece la pena reivindicarla y recomendarla como uno de los estrenos más refrescantes y divertidos de la temporada.

¡Schmigadoon! es una comedia musical creada por dos habituales del cine de animación, Ken Daurio y Cinco Paul (Gru, mi villano favorito, Lorax), junto al productor Lorne Michaels, la leyenda de la televisión estadounidense detrás de Saturday Night Live, y cuenta con el veterano del cine familiar y de aventuras Barry Sonnenfeld (La familia Addams, Wild Wild West, Men in Black) a la dirección. Como su llamativo título indica, se trata de un homenaje/parodia al clásico musical de 1954 Brigadoon, del que toma prestada su premisa, actualizándola para el público del siglo XXI, con canciones originales (compuestas por Cinco), irreverente comentario social y mucho sentido del humor.

La trama sigue a una pareja, Melissa (Cecily Strong) y Josh (Keegan-Michael Key), cuya relación atraviesa un bache importante después de una primera fase de romance idílico. Dispuestos a resolver sus problemas, los dos se apuntan a una excursión de terapia de parejas, pero acaban discutiendo aun más. Caminando por el bosque, descubren un puente que conduce al pueblo mágico de Schmigadoon, donde todos los días son un musical del Hollywood clásico. Atrapados allí, Melissa y Josh no podrán salir hasta que encuentren el verdadero amor… con ellos o con otros.

A partir de este concepto nos encontramos todo un caramelo para los amantes de los musicales y del cine clásico; una carta de amor a los clásicos de Broadway y las películas de los grandes estudios de Hollywood durante la era dorada del cine, con destellos multicolor de la fantasía de El mago de Oz y una trama que también recuerda a Pleasantville en su manera de mirar bajo el optimismo y la fachada perfecta de un lugar donde todos parecen felices y rompen a cantar en cualquier momento. Todo salpicado con ese humor característico de las producciones de Lorne Michaels, como SNL o 30 Rock, títulos con los que comparte muy claramente parte de su ADN -aunque sin llegar (por ahora) a sus cotas de surrealismo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Con solo dos capítulos disponibles hasta el momento, ¡Schmigadoon! ya me ha conquistado por completo. Sí, reconozco que yo era un blanco fácil. Me chifla el estilo de comedia de las series mencionadas y soy un nerd absoluto de los musicales. Ante la idea de una comedia musical con algunos de los mejores talentos cómicos de Estados Unidos, canciones originales al estilo showtunes y ese diseño de producción directamente sacado de los escenarios y las majors de los 40 y 50, me tenían ganado desde el principio.

Es cierto que el musical no es para todo el mundo, así que seré muy claro en mi recomendación. Todavía hay gente que ve un musical y se sorprende al comprobar que tiene… ¡muchas canciones! Ocurrió con Central Park, serie animada también de Apple TV+ que se presentó claramente como tal, pero que pese a esto, se encontró con muchos detractores que opinaban que sería mejor sin canciones. Así que por si todavía cabe alguna duda: ¡Schmigadoon! es un musical de los pies a la cabeza. El que avisa no es traidor.

El género ha tenido una acogida más bien irregular a lo largo de los años. Nos dio un fenómeno global en Glee, series como Smash o Galavant fracasaron en audiencias, pero fueron abrazadas por los fans y recientemente el género está viviendo un resurgir en televisión gracias a títulos como la mencionada Central Park, Zoey’s Extraordinary Playlist (ya cancelada, pero también muy querida), la muy pop Girls5eva, la serie de High School Musical y por supuesto el omnipresente fenómeno Hamilton, estrenado en Disney+.

¡Schmigadoon! se desmarca de todos ellos proponiendo un regreso a los orígenes con una puesta en escena teatral que hará las delicias de los más nostálgicos a la vez que trata de modernizar los clásicos en los que se inspira. Al transcurrir en un pueblo mágico donde el tiempo se ha detenido y sus habitantes viven según los valores de hace siete décadas, la serie explora con mucho acierto e ingenio temas tabú en los productos de la época, así como las relaciones, el sexismo y el conservadurismo del pasado en general, reescribiendo los estereotipos del cine clásico a través de la mirada de los protagonistas (y del espectador) y una historia que oculta más de lo que parece bajo la superficie.

Y por supuesto, tenemos que hablar de los actores. ¡Porque vaya repartazo! Cecily Strong (Saturday Night Live) y Keegan-Michael Key (La Navidad mágica de los Jangle) son dos grandes aciertos de casting, pero es que además la serie cuenta con un elenco secundario de talentos de Broadway y la pantalla que quita el hipo: Aaron Tveit (Los miserables), Alan Cumming (ganaron del Tony por Cabaret), Jane Krakowski (Unbreakable Kimmy Schmidt), Ariana DeBose (The Prom), Dove Cameron (Los descendientes) y Fred Armisen (Portlandia), con la hilarante participación de Martin Short como leprechaun.

Pero mención aparte merece la leyenda del musical Kristin Chenoweth, que ya está haciendo méritos para ser nominada al Emmy el próximo año. Su interpretación como la estricta, conservadora y villanesca Mildred Layton, la mujer del pastor (Cumming), que se encarga de preservar la moral en el pueblo y mantener a raya a todos sus habitantes -incluidos los recién llegados-, es uno de los mayores puntos fuertes de la serie. Cada vez que Chenoweth aparece en pantalla es un espectáculo en sí mismo.

Ya solo por Chenoweth la serie merece la pena, pero ¡Schmigadoon! tiene encantos de sobra para encandilar al espectador; especialmente al amante de los musicales y el cine clásico, pero en realidad a cualquiera que se deje llevar por la propuesta y se anime a sumergirse en su irresistible mundo Technicolor. Cruzar el puente junto a Melissa y Josh es lo mejor que puedes hacer si necesitas un toque de luz y alegría para animar este segundo verano pandémico. Además, la emisión es semanal y, aunque algunos prefieren las temporadas de golpe, eso significa que la diversión se extiende a lo largo del tiempo.

Con canciones que parecen directamente sacadas de clásicos del pasado, coreografías de primera, una puesta en escena de ensueño, humor chispeante y un elenco al 150%, ¡Schmigadoon! llega al universo de las series cuando más la necesitamos, para refrescarnos el día en un viaje nostálgico que hechiza y divierte a partes iguales.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente