Apple TV+ tiene una de las series más espectaculares de la televisión

·7 min de lectura

Le está costando, pero poco a poco Apple TV+ se va haciendo hueco en el mundo del streaming, y también en la conversación seriéfila. Si con Ted Lasso ha conseguido su primer (y hasta ahora único) gran éxito, dando que hablar todas las semanas y triunfando en la pasada edición de los Emmy con 7 estatuillas, con Fundación nos presenta la que es sin duda su serie más ambiciosa hasta la fecha.

La compañía de Tim Cook no ha escatimado en gastos para llevar la mítica e influyente obra de Isaac Asimov a la pantalla, erigiendo una de las series más espectaculares y épicas de la televisión. Ojo, porque Apple no se anda con chiquitas y va a por todas con esta ficción monumental que ya desde su inicio nos da muchas razones para adentrarnos en su fascinante universo de ciencia ficción y quedarnos para comprobar hasta dónde es capaz de llegar.

Fotograma oficial de 'Fundación' (Apple TV+)
Fotograma oficial de 'Fundación' (Apple TV+)

Fundación no es la primera serie de ciencia ficción de Apple TV+ (antes llegaron For All Mankind, See y Cuentos asombrosos), pero sí es con diferencia la de mayor escala hasta la fecha. Creada por David S. Goyer y Josh Friedman, la adaptación de la serie de novelas de Asimov nos traslada a los límites de la galaxia para narrar una historia de proporciones gigantescas sobre el declive de la sociedad humana, poniendo el foco en un grupo de exiliados que deben salvar la humanidad por todos los medios y reconstruir la civilización ante la caída del Imperio Galáctico.

El primer episodio de Fundación es una carta de presentación excepcional en todos los aspectos. Pero centrémonos primero en el que llama más la atención a primera vista: su impresionante acabado visual y sus increíbles imágenes, con planos a cada cual más bello y efectos visuales de primera, dignos de la mayor superproducción cinematográfica. Salta a la vista que Apple ha depositado un cuantioso presupuesto para levantar el colosal universo de Asimov, dotándolo de un empaque visual que sitúa a la serie como una de las producciones de streaming más fastuosas que se han visto hasta ahora.

Afortunadamente, el carácter grandioso de sus imágenes también se refleja en la historia que nos cuenta la serie. Una historia que actualiza el relato de Asimov para extrapolarlo a nuestros días y establecer más de un paralelismo con nuestra sociedad. Sus responsables han acometido el complicado reto de condensar la obra original para adaptarla al medio audiovisual, una hazaña que hasta ahora parecía imposible. Y es que Fundación cuenta con un elevado número de textos que dan forma a una densa saga que abarca varios siglos e incluye cientos de personajes y localizaciones, lo que dificulta enormemente la tarea de traducirla a la pantalla.

Aunque no siempre han dado en la diana, David S. Goyer y Josh Friedman tienen amplia experiencia en la ciencia ficción (el primero es guionista, entre muchas otras, de Dark City y El caballero oscuro, y el segundo escribió La guerra de los mundos de Spielberg y se ha encargado de la próxima secuela de Avatar), y esto les ha llevado a trazar un plan muy claro para la serie. Goyer ya ha dejado caer que su idea es llegar a los 80 episodios (Loving Malta), un número que elevaría a la ficción a 8 temporadas, las mismas que Juego de Tronos. Desde luego, la inabarcable obra de Asimov pide una adaptación de larga duración, pero quizá el plan de Goyer no sea del todo realista. Habrá que esperar.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Pero dejemos el futuro a un lado y hablemos del comienzo de esta absorbente historia. Los dos primeros episodios de Fundación, ya disponibles en la plataforma, sientan las bases de la serie y apuntan a una historia con muchas posibilidades. La trama moderniza los escritos de Asimov mediante licencias creativas para hacerla más actual y diversa, y sigue a tres personajes de procedencias y estratos muy diferentes que conforman las tres aristas principales de la historia. Gaal Dornick (interpretada por la actriz londinense de ascendencia española Lou Llobell) es una joven y brillante matemática que vive en un planeta que rechaza la ciencia y se rige por la fe. La chica deja atrás a su familia para viajar a Trantor, la capital del Imperio Galáctico, a petición de Hari Seldon (Jared Harris), un hombre especializado en psicohistoria, disciplina mediante la que, según él, se puede predecir el futuro a través de las matemáticas.

Y aquí es donde empieza el conflicto. En realidad, Gaal ha sido enviada a Trantor para detener a Hari. Seldon asegura que, acorde a sus cálculos, la civilización se derrumbará en 500 años, tras lo cual el universo se sumirá en 30.000 años de oscuridad y caos. Gaal es la única persona de la galaxia que ha sido capaz de resolver el teorema de Seldon y, por tanto, la única esperanza del Imperio para demostrar que sus cálculos son erróneos. El tercero en discordia, el Hermano Día (Lee Pace), es uno de los emperadores de la dinastía Cleon, un tirano poderoso y despiadado que se niega a creer las predicciones de Seldon y hará cuanto esté en su mano para preservar su poder y su imperio.

Sin embargo, un ataque terrorista a una de las estructuras principales de Trantor, una torre-ascensor que conecta la capital con una base espacial, deja millones de muertos y pone en jaque al imperio, demostrando que después de todo, Hari podría estar en lo cierto. La solución es enviar al matemático y la joven, convertida en su protegida, a un planeta desierto en los confines de la galaxia llamado Terminus, donde tienen la misión de construir la Fundación, un depósito de todo el conocimiento humano que sirva en el futuro para reducir la era de oscuridad que se avecina tras la caída de la humanidad.

Así arranca Fundación, con una premisa que apunta lejos, muy lejos, y apenas acaba de comenzar su viaje. Además de remitirnos a Star Wars o Battlestar Galactica (sagas evidentemente muy influenciadas por Asimov), en el contexto sociopolítico de la serie acoge ecos del imperio romano y sus intrigas dinásticas, que ejercen como base para la sección de Trantor y el personaje de Lee Pace, tal y como Asimov concibió en sus textos. Pero la adaptación también se puede conectar a nuestra propia sociedad actual, como toda buena pieza de ciencia ficción que se precie. Teniendo en cuenta los acontecimientos de las dos últimas décadas, Fundación parece estar hablándonos directamente de cómo nuestra civilización se va al traste, relacionando el ataque terrorista a Trantor con los acontecimientos del 11-S, que cambiaron el mundo para siempre, al igual que en el universo ficticio de la serie.

Y más allá de su interesante discurso político y sus reflexiones filosóficas y existencialistas, esta serie es un regalo para los sentidos, llena de localizaciones imponentes (filmadas en Malta, Fuerteventura y Tenerife), ciudades futuristas y naves que dejan con la boca abierta. Así como hermosas panorámicas que nos permiten contemplar el universo en todo su esplendor sci-fi y creaciones digitales de última tecnología, a lo que se suma un suntuoso diseño de producción y vestuario y, por supuesto, un reparto a la altura de las circunstancias.

Lee Pace en 'Fundación' (© Helen Sloan; cortesía de Apple TV+)
Lee Pace en 'Fundación' (© Helen Sloan; cortesía de Apple TV+)

Todos están impecables. La prometedora Lou Llobell, un siempre soberbio Jared Harris -curiosamente interpretando a otro hombre que advierte de una catástrofe, como en Chernobyl-, y Lee Pace, el actor del que más se está hablando en redes sociales por su elegante y majestuosa presencia (con sus 1,96m de altura) como el temible emperador galáctico, un papel que le viene como anillo al dedo, sobre todo después de sus incursiones en otras sagas épicas como El hobbit o el Universo Cinematográfico Marvel. Sin olvidar a Alfred Enoch, conocido por sus papeles en la saga Harry Potter y la serie Cómo defender a un asesino, que aporta aquí la nota romántica junto a Llobell.

Resumiendo, Apple TV+ da un golpe sobre la mesa con Fundación, un proyecto con el que pretende demostrar que su incursión en el streaming no es un capricho, y que tiene los medios para plantar cara a las series más grandes de otras plataformas. Exquisita, grandilocuente y titánica en su ambición, su existencia prueba que las series son capaces de albergar las historias más épicas y aparentemente imposibles de adaptar. Habrá que esperar para comprobar si llega a buen puerto, pero por ahora, el inicio del viaje es muy alentador y el límite son las estrellas.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente