Apple se enfrenta a una demanda que podría cambiar las compras de películas en plataformas de streaming

Cine 54
·2 min de lectura

El alquiler o la compra de películas online es una de las modalidades habituales de muchas plataformas streaming como Prime Video, Apple, Google Play o Microsoft. La alternativa permite el acceso a producciones que no forman parte de los catálogos disponibles dentro de la suscripción del usuario, dando la opción de alquilar por 48 horas una vez iniciada la reproducción o comprarla como hacíamos con los DVD hasta hace unos años.

Sin embargo, la práctica podría cambiar a raíz de una demanda interpuesta contra Apple que acusa al servicio de engañar a los clientes.

Foto de Kelly Sikkema en Unsplash
Foto de Kelly Sikkema en Unsplash

A diferencia de la colección de cajas de DVD o VHS que solían rellenar nuestras estanterías, la compra de películas en streaming no supone que las adquirimos para siempre. La plataforma donde se haya comprado puede tener los derechos hasta cierto tiempo determinado, haciendo que la compra tenga una fecha de caducidad que el usuario desconoce. Y un grupo de clientes no están de acuerdo después de haber visto cómo las películas que habían comprado en la plataforma desaparecían de la noche a la mañana.

De esta manera, un juez federal de Sacramento, California, ha aceptado la demanda colectiva putativa que acusa a Apple -a través de sus plataformas iTunes o Apple TV- de engañar a sus usuarios con “publicidad engañosa y competencia desleal”.

Así lo argumenta la demanda en cuestión, alegando que Apple se reserva el derecho de cancelar el acceso al contenido adquirido, excusándose en la idea de que “ningún consumidor razonable creería” que la compra permanecerá en iTunes de forma indefinida.

Según explica The Hollywood Reporter, Apple intentó presentar una moción para que se desestimara la demanda, pero el juez del Tribunal de Distrito de Estados Unidos, John Méndez, dictaminó el pasado jueves que la empresa deberá enfrentarse a ella. Es más, dejó abierta la posibilidad de tomar medidas cautelares que podrían obligar a Apple a cambiar la forma en que vende o comercializa con el contenido, ya sea cambiando su publicidad o añadiendo una cláusula informativa

"Apple sostiene que ningún consumidor razonable creería 'que el contenido comprado permanecería en la plataforma iTunes indefinidamente", escribe Méndez. "Pero en el uso común, el término 'comprar' significa adquirir posesión sobre algo. Parece plausible, al menos en la etapa de la moción para desestimar, que los consumidores razonables esperarían que su acceso no fuera revocado".

De perder la demanda, los servicios streaming que ofrecen la compra de series o películas de forma individual podrían enfrentarse a una sacudida importante en sus servicios. Sin ir más lejos, Amazon se enfrenta a una demanda similar interpuesta en octubre de 2020. La compañía argumenta que los usuarios no poseen el contenido al comprarlo sino que dicha compra equivale a obtener una licencia limitada para ver el contenido.

Más historias que te pueden interesar: