Un apartamento decorado con un minimalismo cálido en blanco

·2 min de lectura
Photo credit: José Filemón
Photo credit: José Filemón

Isabel y Peter –un matrimonio belga–, ya disfrutaban de una segunda residencia frente al campo de golf de Campoamor, pero este apartamento de 110 metros cuadrados presentaba la típica apariencia y morfología de las múltiples viviendas para extranjeros que se construyen a lo largo de la costa alicantina: espacios muy compartimentados, materiales básicos y un torpe guiño a la arquitectura mediterránea mediante el uso del color blanco. Transformar la apariencia de la casa con la mínima intervención posible para lograr una atmósfera limpia y neutra, de inspiración mediterránea, y con una clara apuesta por la naturalidad, ha sido la premisa fundamental para afrontar esta reforma parcial.

Photo credit: José Filemón
Photo credit: José Filemón

El monocromo como guión

Una austera paleta de materiales y recursos, centrada en los tonos blancos y beige, es la hoja de ruta de este restyling. Espacios claros y frescos, con abundante luz y con la presencia de materiales naturales, reconocen la esencia mediterránea del conjunto. Maderas claras, textiles como yutes y linos, y pequeños detalles en negro complementan el moodboard.

Photo credit: José Filemón
Photo credit: José Filemón

La poética de la arquitectura tradicional, con sus formas amables y abovedadas, también se hace eco en el diseño.

Se mantienen los pasos en forma de arco que exhibe la zona de día, aunque desnudando su apariencia con un lenguaje sencillo. Las paredes recuperan una estética imperfecta, propia de los revocos de cal presentes en las casas del litoral. La artesanía se convierte en el valor añadido. Así, los pequeños detalles, como los tiradores de cuero, el atrezo o las piezas de mobiliario seleccionadas, complementan armónicamente los interiores sosegados.

Photo credit: José Filemón
Photo credit: José Filemón

El living se conforma por un sencillo salón junto a la zona de comedor, compuesta por un banco de madera y una hornacina de obra, con estantes minimalistas que recogen la decoración. Este banco es el que actúa como conector con la cocina, funcional, pulcra y sencilla, con armarios que combinan el blanco y la madera.

Photo credit: José Filemón
Photo credit: José Filemón
Photo credit: José Filemón
Photo credit: José Filemón
Photo credit: José Filemón
Photo credit: José Filemón

La cocina también dispone de una barra de desayunos con dos taburetes negros.

El diseño natural de los dormitorios, junto a los baños neutros y cálidos, resueltos en microcemento, persiguen la continuidad material y estética.

Photo credit: José Filemón
Photo credit: José Filemón
Photo credit: José Filemón
Photo credit: José Filemón
Photo credit: José Filemón
Photo credit: José Filemón

Proyecto e información: Cortesía de Manuel García Asociados.