¡Apúntate a la compra sostenible!

Por María Larrocha
Photo credit: HBSS - Getty Images

From Diez Minutos

Según la OCU, el 73 por ciento de los consumidores ya hacen la compra teniendo en cuenta motivos éticos y de sostenibilidad. Seguimos confinados en casa, pero a la hora de ir al supermercado merece la pena intentar llenar el carro pensando también en el medio ambiente. Afortunadamente, las bolsas de tela ya están muy extendidas y cada vez vemos menos fruta y verdura envuelta en plásticos de un solo uso, un material que dejará de verse en 2021. Pero, ¿qué pasa con la comida que no queda más remedio que venderse envasada? Te proponemos que apuestes por recipientes más sostenibles y que tengas en cuenta las siguientes características:

-Si contiene papel, que proceda de bosques certificados. Esta cualidad está señalada en el envase con la etiqueta de un árbol y acompañado de la leyenda FSC. El Consejo de Administración Forestal verifica que los bosques de donde se saca ese papel cuentan con una gestión ambientalmente apropiada.

Photo credit: Elva Etienne - Getty Images

-Comprueba que sean cien por cien reciclables. El objetivo es que, tras consumir el producto, éste no se convierta en un problema medioambiental. El envase debe contar con un fácil plegado y ser totalmente reciclable a través del ya famoso contenedor amarillo.

-Que estén elaborados con materias primas renovables. La finalidad debe de ser que los polímeros de los envases, tradicionalmente derivados del petróleo, terminen por ser de origen vegetal. Ya existen en el mercado alternativas al plástico fabricadas con almidones de maíz y patata o creados a partir de caña de azúcar. El uso de estas materias reduce significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero, además de apoyar un crecimiento económico desligado de fuentes fósiles y finitas.

Photo credit: Richard Drury - Getty Images

-Apuesta también por las latas de aluminio. Ball, líder mundial en la fabricación de latas de bebidas, apunta que ésta es eternamente reciclable, independientemente de su color, formato, tamaño o diseño. En tan sólo ocho semanas, la lata que depositas en el contenedor amarillo puede volver como nueva al lineal del supermercado. Al estar compuesta únicamente de aluminio, no hay que separar de ella capas ni otros elementos para reciclarla.