Antonio Zabalburu: "He pasado de estar esperando que suene el teléfono a cogerlo yo y crear mi propio negocio"

Por Paula Olvera.-Los inicios interpretativos de Antonio Zabalburu tuvieron lugar en Madrid donde el actor vasco se trasladó en su juventud para estudiar Arte Dramático. En 1998 llegó su primera gran oportunidad incorporándose al elenco de la mítica serie de Antena 3 Compañeros. No obstante, el personaje que ha marcado su trayectoria profesional, e incluso personal, fue Javier Sotomayor en Hospital Central. Echamos la vista atrás junto al intérprete para recordar una de las épocas más intensas de su vida.

Antonio Zabalburu (©Cuco Cuervo)

-¿Cómo recuerdas tus inicios interpretativos?
A los cinco o seis años ya estaba con la idea en la cabeza. Mi padre tenía una cámara en casa, la agarré y a mis hermanas las usaba de figuración. Recuerdo a los trece años que me acerqué a mi padre para decirle que quería hacer Arte Dramático y me contestó: “Tú ocúpate del arte que yo me ocupo de lo dramático”. Y fue así directamente: acabar COU e irme para Madrid.

-Formaste parte del reparto de la primera temporada de Compañeros, ¿cómo viviste el éxito de esta serie de televisión?
Era muy jovencito. Luego la vida se encargó de ponerme los pies en el suelo, porque empecé con una productora fuerte, un papel fijo e hice los primeros 13 capítulos pero ahí se acabó porque me despidieron. No me contrataron para continuar porque la familia se desintegró: Concha Velasco tenía que hacer teatro y decidieron no continuar con la trama y me fui a casa.

-¿Cuál dirías que fue tu serie adolescente de referencia?
No te puedo decir que me marcara una serie que yo recuerde, me están marcando más las series de ahora que cuando yo era pequeño. En la adolescencia tampoco veía yo tanto la tele, veía dibujos como Dragones y mazmorras. Recuerdo Verano azul que era la única que había, pero poco más.

-¿Consideras que en la actualidad los más jóvenes tienen suficientes series donde verse reflejados?
Hoy en día hay de todo para sentirse reflejado. Hay series por un tubo. Como ya te puedes meter en los canales digitales hay muchas americanas y de todo tipo de edades. Hay un montón de opciones, ahora es magnífico.

-¿De qué manera te afecta este cambio en la industria televisiva a la hora de afrontar tu trabajo como actor?
Objetivamente me parece genial como oferta para todos los actores que haya más plataformas y más posibilidades para todos.

-Tu papel más reconocido fue Javier Sotomayor en Hospital Central. ¿Qué dirías que te aportó el personaje?
Todo. Cuando entras en una serie y renuevas tienes la posibilidad de darte a conocer, de que el público te sitúe en la industria. En los inicios fue un espectáculo la respuesta que tuvo. Me lo dio todo, no solamente hablo económicamente que está muy bien porque ya vives de ello, pero a nivel actoral trabajar todos los días haciendo miles de secuencias te da una práctica y un saber impresionante. Y luego la cantidad de actores que pasaron por ahí, poder trabajar con todos ellos fue una fuente de formación y de crecimiento.

-¿Sientes que, de alguna manera, el público te ha encasillado y que esta serie condicionó el futuro de tu carrera interpretativa?
Sí. ¿Y si hubiera dejado en el mejor momento para planificar mi carrera por otros lares? Claro que se me pasó por la mente, pero ¿y si lo mejor es estar encasillado, pero estás viviendo al final? Nunca sabes cuál es la fórmula ni lo que pueda pasar. Lo que sí se ahora, a posteriori, qué ha pasado: cuando cayó la crisis tan brutal me fui a vivir fuera, tuve familia y mi mejor momento personal coincidió con mi peor momento profesional. Y cuando quise volver sí que me di cuenta que realmente había desaparecido o estaba muy presente mi pasado. Era curioso haber conseguido lo más complicado, que es que la gente te conozca, y descubrir que al final todo eso lo que hace es empañar tu futuro porque lo que buscan es gente nueva y fresca.

-Te alejaste de la televisión para involucrarte en un proyecto empresarial. ¿Qué te aporta esta faceta de empresario?
Soy un coach de productividad para una empresa del sector inmobiliario y me dedico a ayudar a empresarios a levantar su propio negocio. Cuando no puedes seguir viviendo de lo que has estado viviendo o emprendes o eliges ser empleado en otra empresa. Cuando eres actor no dejas de ser empleado, trabajas para una productora o una cadena, y la diferencia en ser emprendedor es bastante destacable: en un lado estás esperando a que tu teléfono suene y en el otro haces tú que ese teléfono suene. Entonces, he pasado de estar esperando que suene el teléfono a cogerlo yo y crear mi propio negocio. Me ha supuesto un giro de 180 grados.

-Además te mudaste al campo. ¿Cómo fue ese cambio de levantarte y, en vez de ir a un plató, abrir la puerta de casa y ver todo verde?
Yo lo defino como estar toda tu vida dedicándote a ser otra persona y dedicarte a ser tú. Cuando llevas muchos años, no solamente haciendo televisión, estás siempre haciendo un personaje que no eres tú. Desde que dejé todo empecé a crear mi personaje con mi intimidad.

-Fuiste uno de los actores que más tiempo se mantuvo en Hospital Central. Durante tantos años, ¿qué dirías que aprendiste de la medicina?
A nivel técnico, y mira que tengo en mi familia doctores, no era lo que me atrapaba. Me despertaba mucho más interés el propio dolor que traía el paciente, cómo resolver esos estados emocionales que la parte más académica de las enfermedades y del día a día de la dinámica de un hospital.

-¿Te han llegado a confundir con un doctor?
Es impresionante. Parece que estuviéramos todavía en el 2010. Todavía es constante como si estuviera en antena. Algo que me sigue sorprendiendo. No me molesta en absoluto, lo agradezco porque son ellos los que me han dado de comer y veían la serie.

-Ahora que nos encontramos en una época donde se resucitan numerosas ficciones, ¿te gustaría que Hospital Central regresara a la pequeña pantalla?
Hipotéticamente te puedo decir que ahora mismo no podría. Pero habría que ver muy bien cuál es la situación: económicamente qué supone, cuántos meses son de trabajo. Yo no digo que no a nada de antemano porque no ha pasado.

-¿Es algo que has comentado con los compañeros de reparto?
Sí. Alguna vez se ha hablado pero mucha gente diría que no, supongo. Es como que ya has vivido eso, ¿para qué vas a revivirlo otra vez? Tienes que estar esperando a que suceda realmente y a ver en qué momento te pilla. A lo mejor te pilla en un momento de vacas flacas y necesitas la pasta.

-¿Qué le pides al nuevo año que acabamos de comenzar, quizás un nuevo proyecto televisivo?
No sería mi deseo. Para mí llevo desde el 2011 sin dedicarme a eso. He hecho alguna prueba, tengo mi representante y no he desaparecido, pero no es determinante. Realmente está ahí, pero no es un deseo primordial. Hay cosas prioritarias. Mi deseo personal es seguir ocupándome de mi familia, que estemos unidos y contentos, que nos levantamos con las ganas y la sonrisa.

Para seguir leyendo:
¿Qué ha sido de los actores principales de Hospital Central?
Laura Pamplona: “Mi paso por Aquí no hay quien viva lo recuerdo como una montaña rusa”

Imagen: ©Cuco Cuervo