Antonio Ruz regresa a la CND, como coreógrafo, con "In Paradisum"

Agencia EFE
·4 min de lectura

Madrid, 5 abr (EFE).- El bailarín Antonio Ruz vive uno de los momentos más intensos de su carrera al abrir las puertas de su arte al cine y estrenar su primera coreografía con la Compañía Nacional de Danza (CND), "una responsabilidad muy grande".

Antonio Ruz (Córdoba, 1976), Premio Nacional de Danza 2018 en la modalidad de Creación, conoce al dedillo la Compañía Nacional de Danza, de la que formó parte como bailarín hasta que decidió crear la suya propia. Ahora regresa a ella como coreógrafo con una pieza propia "In Paradisum".

"Es una gran responsabilidad porque la institución me produce mucho respeto. Hay un nivel de excelencia muy alto", ha comentado a Efe Ruz, que se siente expuesto en una función, la de coreógrafo, "en la que pones al servicio de una idea todo tu ser" y con la que busca que todo el mundo reme en la misma dirección para lograr una conjunción perfecta.

"Mostrar cualquier creación es una manera de exponerte al público y lo vivo con ilusión, agradecimiento y muy motivado. Los bailarines han entrado en mi lenguaje. Solo puedo decir cosas positivas", apunta ante la invitación del actual director de la CND, Joaquín de Luz.

"In Paradisum", se estrena el 8 de abril en los Teatros del Canal dentro de un programa triple que incluye la recuperación de "Remansos", de Nacho Duato sobre música de Enrique Granados y "Arriaga", de Joaquín De Luz, Pino Alosa y Mar Aguiló.

"Es un honor que una pieza mía forme parte de este programa. Nacho Duato ha sido mi maestro y mi director".

A modo de viaje en el tiempo, "In Paradisum", una pieza de danza contemporánea, propone un diálogo entre la música sacra y la popular, entre lo sagrado y lo mundano, la colectividad y el individuo. Una pieza que rinde homenaje al compositor del Renacimiento Tomás Luis de Victoria y se ambienta escenográficamente en las pinturas de El Greco.

Ruz asegura que se trata de un acto colectivo en torno al cuerpo y a la música "buscando esa unión" con una intención clara "poner en valor el patrimonio español con un repertorio musical barroco y renacentista. Era perfecto".

Un espectáculo que, según detalla Ruz, surgió junto a su amigo y colaborador el músico Pablo Martín Caminero, hace varios años, donde la voz se fusiona con el movimiento, en un canon de polifonías "que me fascinan y enmarcan la idea de lo sacro y cómo se puede relacionar hoy por hoy".

Una pieza de gran formato con dieciocho bailarines en escena, en un escenario "perfecto para llevar un proyecto así".

Ruz comenzó bailando flamenco, pasó a la danza española, luego ballet clásico para llegar después a la danza contemporánea, una carrera labrada desde la "intuición" y el deseo de buscar distintos caminos, un aprendizaje en el que ahora vuelca, según el proyecto, "un bolsillo de la mochila. Creo que todo puede convivir, soy un artista, un bailarín y coreógrafo. Soy ecléctico y me siento orgulloso".

TELEVISIÓN Y DANZA

Pero no es el único proyecto que tiene en marcha, de hecho su agenda es todo un frenesí. "Estoy recolectando -dice sonriente- esa cosecha de muchos años de esfuerzo". Celebra los diez años de su compañía, con un ballet argumental y ha realizado una coreografía para la zarzuela "El barberillo de Lavapiés".

En un momento como este "estoy muy agradecido de tener trabajo, en el que he abierto el abanico al mundo audiovisual".

El cine ha entrado en su vida con dos proyectos. Actualmente, rueda uno de los próximos estrenos de la plataforma Netflix,"Las niñas de cristal", de Jota Linares, donde el creador dirige el movimiento de 30 bailarines, entre ellos a la actriz y bailarina María Pedraza.

Pedraza se pone en la piel de Irene, sustituta de la gran estrella del Ballet Clásico Nacional tras su inesperado suicidio.

Pero este no es el único momento en el que Ruz se ha dejado envolver por cámara. En diciembre en el Círculo de Bellas Artes se rodó la primera película de la Compañía Antonio Ruz titulada "Aún", una pieza de danza contemporánea, en formato gran pantalla.

"Vivo una época preciosa, pero en el mes de julio inicio una pausa creativa porque creo que es necesario un momento de reflexión para vaciarme y decidir hacia dónde quiero ir, para poder llenarme otra vez".

Inmaculada Tapia

(c) Agencia EFE