Antonio Canales: "Llegué a tocar el infierno con la punta de los dedos"

·5 min de lectura
Photo credit: Pablo Sarabia
Photo credit: Pablo Sarabia

Antonio Canales llegó a ganar en un año más de mil millones de pesetas (6 millones de euros). Corrían los años noventa y el bailaor era una estrella, pero que tocó fondo por amor y se refugió en las drogas. Ahora, a los 59 años, Antonio vuelve a estar enamorado de su "asturiano" y también de la vida. El andaluz, que ha sido reconocido con la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes, también está ilusionado en el trabajo. Acaba de terminar su película documental, 'Toda una vida', que no descarta llevar a los escenarios en un gran espectáculo de danza. Padre de tres hijos, a Antonio se le cae la baba cuando habla de sus dos nietas, Lola y Sofía.

¿Te has reinventado?
Lo he tenido que hacer, porque en la vida hay que regresar muchas veces para recordarse. Hay momentos donde te atascas o no te montas en el tren adecuado. Siempre tienes que enchufarte a la ilusión.

¿Ir a 'Supervivientes', te ayudó o perjudicó?
En el fondo me ayudó, porque para empezar, aprendí a nadar y a enfrentarme a mi soledad y a mis miedos. Y también a ganar mucho dinero. Cuando el rey Felipe me dio la medalla, me preguntó por 'Supervivientes', porque ellos me veían.

¿Esa Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes vale más que el reconocimiento del público?
El reconocimiento del público es lo más importante. Lola Flores decía que me iba a pasar como a ella, que no era famosa, era popular, porque era del pueblo. Y es verdad. La medalla es el galardón más importante que se da en la Cultura española. Ahora tengo tratamiento de Excelentísimo Señor. Mi padre, desde el cielo, me estará admirando.

"Me he grabado su nombre en el pecho"

¿Llegaste a tocar fondo?
Yo llegué a tocar el infierno con la punta de los dedos. Si no tocas fondo, no te impulsas para salir. Y, además, lo hice por amor, porque es muy peligroso. El amor es lo que más miedo da.

¿Y te sigue dando miedo? Porque dices que a los 59 años incluso se hace mejor el amor.
Siempre hay algo que te da miedo. Pero ahora es otra forma de amar. Ahora tengo los radares encendidos por si me vuelve a pasar lo mismo.

¿Te has vuelto más celoso?
Eso menos. También es verdad que cuando estoy con él, no dejo que nadie lo mire. Yo creía que no me iba a llegar esta tercera oportunidad de amar.

¿La tercera es la definitiva?
Sí, porque me he grabado su nombre en el pecho y le he dicho: "Eres el último".

¿Te casarías?
Eso me ha dicho. Hace diez años que nos conocemos, pero solo tres que estamos juntos. Estamos comprometidos. Los dos ya nos hemos casado con nuestras respectivas mujeres.

Hay diferencia de edad entre los dos.
Sí, de diez años.

¿Te han dado la espalda tus amigos?
Hubo un momento que se cruzaban de acera. Yo creo que me hice invisible, también es verdad que no quería que la gente ni me saludara.

¿Has necesitado ayuda psicológica?
Sí, porque cuando llegas a ese punto, tienes que decir: "Socorro, necesito ayuda". Mi hermano, mi padre y el que era mi representante fueron fundamentales para que yo aceptara esa ayuda, porque en un primer momento no la aceptas. Tuve que ingresar y luego seguí un tratamiento en Barcelona.

"Mis hijos respetan a mi pareja"

¿Tus hijos te han echado en cara algo?
Los hijos somos muy crueles y echas en cara muchas cosas a los padres. Pero cuando ven que hay amor y claridad, todo cambia.

¿Se llevan bien con el "asturiano"? Porque no le has puesto nombre.
Sí, y le respetan porque es una persona muy buena. Yo también me llevo bien con su madre, mi ex mujer, Malena.

¿Echas de menos aquellas giras? Porque te hiciste millonario.
Yo con 31 años no sabía el dinero que tenía, porque llegué a cobrar más de mil millones de pesetas. Ningún bailarín ha ganado más dinero que yo. Sí, echo de menos aquellas giras, pero ahora solo hago coreografías.

¿Tú eres un director duro?
Yo soy muy exigente. Soy mejor amigo para tomar tapitas que coreógrafo, porque soy muy duro.

¿Echas de menos el arte de antes?
Hay mucha gente que me falta, como Camarón o Lola Flores. Hace 20 años ibas a casa de alguien y solo había arte.

¿Existía esa rivalidad entre Cortés, Amargo y tú?
Entre nosotros no, pero sí la había a nivel del público, como en los toros. A España le gusta eso, y nos venía muy bien. También nos hemos enfadado, pero como amigos. Los tres están en mi película.

Vuelves a Japón.
Sí, voy con la compañía el 26 de junio al Parque del Emperador.

Eres un ejemplo de que se puede seguir viviendo.
Pues sí, porque cuanto más tiras la toalla, te das cuenta de que la vida es un regalo.

"Las estrellas somos de carne y hueso"

¿Ya no piensas en la muerte?
No, porque tengo que seguir deshojando margaritas. No solamente para seguir amando, sino para seguir trabajando. La ilusión no se tiene que perder, y hacer que cada proyecto enamore a la gente.

Las estrellas, ¿sois de otro planeta?
Somos de carne y hueso. Yo ahora estoy deseando llegar a casa para comerme los garbanzos que me ha echo mi niño.

¿Te alegras de no estar ya en 'Sálvame'?
Pues sí, porque no era mi balcón. Me equivoqué totalmente, porque no era mi perfil. Estaba deseando que terminara mi contrato. Yo no quería traicionar a ningún amigo por dinero. Yo no encajaba, parece que iba a merendar.

Volviendo al tema de tus tres hijos, Antonio, de 36 años; Pepe, de 32, y Sara de 27. ¿Cómo has hecho para que estén alejados de este mundo?
Fue una decisión de ellos. Uno es periodista deportivo, otra es diplomática y el pequeño se dedica a la hostelería.

Les has dado una buena educación.
Los he querido mantener al margen de mi vida, que era un remolino. Además, aunque ellos tienen arte, dicen que siempre habrían sido "el hijo de". Por eso no quisieron. Es una de las cosas que ha sido un regalo y me alegro.

Texto: Daniel I. Carande. Fotos: Pablo Sarabia. Ayudante de fotografía: Ariadna Sánchez-Albornoz. Estilista: Isabel Dorado. Maquillaje y peluquería: Pablo Cerdán. Agradecimientos: Tablao Flamenco Villa Rosa. Plaza de Santa Ana, 15. Telf.: 914 915 056.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente